Yo me quedo en casa moviendo el cuerpo

Lo peor que le puedes hacer a tu cuerpo es no moverlo

El centro tiene las puertas cerradas pero sigue teniendo actividad, un ejemplo de ello es la redacción de esta revista. También los  monitores intentan mantener la normalidad creando contenidos para sus alumnos, y difundiénlos a través de WhatsApp, en sus grupos de clase.  Es una forma de seguir activos y en contacto, sobretodo para aquellas personas que están solas. Para ellas, lo más importante es el contacto.

Os dejamos a continuación uno de los  trabajos de la monitora de yoga, Victoria Ambrós, creado para sus alumnos y alumnas.

En muchas ocasiones, las alumnas y alumnos dejan de asistir a clase porque tienen algún dolor articular, y me cuentan que mientras no les pase el dolor dejarán de venir.

Lo peor que le puedes hacer a tu cuerpo es dejar de moverlo.

Esto no es que tienes que seguir, con la práctica produciendo daño o aumentando un daño en tus articulaciones o en tu columna. No.

Se trata de que una vez superado la fase inicial del daño o, pasada la crisis inflamatoria, si dejas de movilizar tu cuerpo o tus articulaciones lo que estás propiciando es la pérdida de tono muscular y de movilidad.

La ausencia de movilidad lejos de producir una mejoría en tu cuerpo, produce una rigidez cada vez mayor que propicia a su vez una peor movilidad y posiblemente en la mayoría de los casos una mayor incidencia de tensiones, contracciones y aparición de más  dolor.

Además cuanto menos te mueves, peor será la circulación sanguínea y eso llevará a una mayor dificultad de movimiento.

Cuanto mayor movilidad le das a tu cuerpo, mejor será su estado general a nivel físico y también mejor será tu estado de ánimo.

El ejercicio  realizado de forma consciente y constante mejora tu calidad de vida en todos los sentidos.

El ejercicio genera en tu organismo sustancias  como las endorfinas, que facilitan un estado emocional más saludable y te ayudarán a atenuar los estados de ansiedad y depresión.

Así que te propongo que, aunque en algunas ocasiones no sea apetecible asistir a tu práctica de yoga, no dejes que la apatía le gane a tu motivación.

Realiza la práctica de forma adaptada al estado de tu cuerpo, de forma más suave y consciente pero continúa con la práctica.
Recuerda que lo peor que le puedes hacer a tu cuerpo es no moverlo.

Crado por universoyoga

Redacción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: