Yo me quedo en casa: El arte de tirar

Yo me quedo en casa: Y ahora ¿qué hago? El arte de tirar; es un libro que puede sernos útil.

En este momento, con una pandemia alterando nuestras vidas, es el momento de no abandonarnos en el sofá. Estar activos estableciendo horarios y rutinas evitará sentirnos desorientados y enclaustrados. Si no llenamos nuestra vida de una cierta actividad nos sentiremos prisioneros del coronavirus. No es bueno estar todo el día pendientes de las noticias.

No podemos cambiar la realidad. “Yo me quedo en casa”, pero podemos sacar mucho partido a esta circunstancia, hacer todo lo que vamos dejando por falta de tiempo.

¿Son necesarias todas las cosas que saturan nuestras casas?, ¿es necesaria toda la ropa que  hace años que no usamos? Somos hijos de la  generación del consumismo.

Hoy os proponemos, que ya que no queda más que estar en casa, hacer una revisión de todo lo que la satura.

Es una forma útil de ocupar el tiempo. Las casas diafanas tienen más energía y menos que limpiar.

No se trata de tirar lo que tiene valor o nos es útil, se trata de deshacernos de todas esas cosas materiales que nos roban espacio o ya no nos dicen nada, y saber lo que realmente nos importa conservar.

El arte de tirar, escrito por Nagisa Tatsumies, es un pequeño libro  de lectura fácil, puede ayudarte a desprenderte de todo lo que nos sobra sin sentirte culpable.

En los primeros capítulos, nos enumera las excusas que empleamos para no deshacernos de lo inútil.

Como este no es momento de salir a compra libros os dejamos un enlace para leerlo de forma gratuita previo registro. También podéis leer sus primeras páginas.

Este libro ha inspirado a múltiples blogs,  aquí podéis ver una interesante entrada sobre al tema.

Carmen CB

Un comentario en “Yo me quedo en casa: El arte de tirar

  • el 05/04/2020 a las 6:51 pm
    Permalink

    Qué difícil es para mí tirar cosas. Le cojo cariño sentimental a muchos de mis objetos que me han acompañado en la vida. Muchos cuentan un poco mi biografía, mis buenos y malos momentos. Pero, tienes razón, también hay otros que se guardan por codicia, por no sé bien qué. Me pongo a ello poco a poco. Gracias por el libro

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: