Viajes

Imagen1En los últimos diez años los españoles de clase media estamos viajando dentro y fuera de España, tanto como los ciudadanos de cualquier país de Europa. En esto ha tenido que ver la mejora del nivel de vida del ciudadano español, los programas de bienestar social (viajes de la tercera edad), así como la cantidad de posibilidades que ofrecen las agencias de viajes animándonos y dando facilidades.

Disfrutamos desde el momento en que nos planteamos la posibilidad de ir a algún destino y no digamos planificando y ultimando los preparativos. Pero a veces  casi desde el momento en que salimos de casa comienzan los contratiempos y hasta los problemas con situaciones ajenas a nosotros

Ahora que llega la época de las vacaciones vamos a intentar proporcionaros información sobre este tema y desarrollar a lo largo de algunas semanas varios de estos problemas que pueden plantearse, así como sus claves para paliarlos.

GetAttachment.aspxEl transportista debe responder

Según el contrato de transporte, el viajero tiene la obligación de pagar el billete. A cambio, el transportista se compromete a trasladarle, a él y a sus bienes, en las condiciones de comodidad y rapidez pactadas, y sin sufrir daños.

Por tanto, la suspensión del servicio, los retrasos, la pérdida o deterioro de equipajes son un incumplimiento (o un cumplimiento defectuoso) de contrato por parte del transportista. Tendrá que indemnizar a los viajeros por ello, siempre que haya un perjuicio real y demostrable, y el incumplimiento no se haya producido por un caso de fuerza mayor.

Compensaciones en función del problema… y del transporte

El tipo de transporte influye a la hora de hacer valer sus derechos, tanto en lo que respecta al tipo de reclamación, como a la indemnización.

Así, en el transporte en carretera, el viajero que sufre un retraso tiene derecho a una indemnización que se calcula en función del daño que el incumplimiento haya causado al usuario. Si los daños se producen en el equipaje, la responsabilidad del transportista está limitada a 14,50 euros por cada kg de peso, salvo que se haya pactado otra cosa.

En los viajes en tren, las normas establecen que la empresa ferroviaria es responsable tanto por el retraso, como por la interrupción o cancelación del viaje, y también por los problemas causados al equipaje, salvo causa de fuerza mayor. El Reglamento del sector ferroviario es el encargado de establecer las distintas compensaciones.

En el transporte marítimo, si se cancela el viaje, el naviero sólo deberá devolver el precio del billete, salvo si es el responsable de la suspensión del crucero: entonces pagará daños y perjuicios. En caso de problemas con el equipaje, no hay límite de responsabilidad.

El transporte aéreo es fuente de muchos conflictos. Hay indemnizaciones previstas para la cancelación, retraso o los problemas con el equipaje, y también para el overbooking. La cuantía es variable (según la magnitud del problema, la distancia, etc.).

Así debe reclamar

Si tiene problemas reclame cuanto antes. En los viajes combinados, la agencia minorista y el organizador son responsables de lo que ocurra, así que suele reclamársele a la agencia pero dejando constancia de su queja ante quien la causa (hotel, guía, etc.).

  • Si compra un servicio suelto a través de una agencia y esta no le informa correctamente (por ejemplo sobre la obligación de llevar un visado), está incumpliendo con su deber por lo que ha de reclamarse a la agencia el perjuicio que de ello se origine.
  • Si se ha producido un daño, diríjase al llegar, a la ventanilla de atención al viajero o a la de la compañía a la que reclame, y rellene una Hoja de Reclamaciones. Si no le contestan o no le dan la razón, puede acudir a la vía del arbitraje (Juntas de Arbitraje de Consumo), pero el transportista no está obligado a someterse a la decisión de éstas. Si no logra una solución, piense en reclamar por la vía judicial
  • Los problemas de transporte terrestre se dirimen en la Junta Arbitral de Transportes Terrestres, que son de sometimiento obligatorio y están   presentes en todas las comunidades autónomas, que de forma rápida y gratuita tratan de estos conflictos (siempre que se discutan cantidades inferiores a 6.000 euros).
  • En caso de problemas con el transporte aéreo, puede dirigir sus quejas a la compañía aérea (si contrató sólo el vuelo), o a las agencias de viajes. También puede usar las hojas de reclamaciones de AENA. Ante un problema con el equipaje, debe rellenar un Parte de Irregularidad de Equipaje (P.I.R.). Si no atienden a razones, puede acudir a la Dirección General de Aviación Civil (Tel. 915 978 321).
  • Si tiene un seguro de reclamación de daños, úselo. Y no deje pasar los plazos
  • Acudir a los tribunales es la última alternativa. Si pide menos de 900 euros, no precisa abogado ni procurador
  • Si no sabe a quién reclamar (hotel, mayorista, minorista…), consulte a un experto o a alguna asociación del consumidor, por ejemplo a través de www.ocu.org/asesoria

vIAJAR

Atención a los plazos

  • Si sus peticiones se desoyen, no deje pasar el plazo y reclame cuanto antes.  Sobre todo en las reclamaciones por problemas con el equipaje, que tienen plazos muy breves.

En caso de daños de equipaje, en el transporte terrestre debe reclamar en las 24 horas siguientes a la entrega.

En el aéreo, tiene 7 días para reclamar si es por retraso, si es por pérdida el plazo de espera para que le entreguen el equipaje es hasta 21 días, a partir de los cuales habrá otros 21 días para hacer la reclamación por pérdida.

Por incumplimiento de un viaje combinado tiene 2 años.

Por impago de una indemnización a causa de un vuelo problemático tiene 6 meses si se trata de un vuelo nacional, o 2 años si se trata de un vuelo internacional.

La próxima semana continuaremos con más información sobre el tema.

Matuca

Informaciones recogidas de internet, de la OCU y de folletos de AENA.

Un comentario en “Viajes

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: