Viaje a donde el mundo se llama "Terra de Celanova".

Me hubiera gustado que la definición que contiene el titulo fuera fruto de mi cosecha. Pero no, la poética frase corresponde al título de la excelente Guía Turística con la que nos obsequiaron en no sé que punto exacto de la excursión. Yo, con toda sinceridad no me considero capaz de parir semejante frase. Pero no olvidemos que cuando hablamos de tierras de Celanova afloran dos mundos maravillosos: la Poesía y la Historia. Y allá que nos vamos.El viaje.

El día 14, martes, 35 valientes partimos hacia los lugares donde conviven  esos mundos. El día, climatológicamente no resultaba muy esperanzador. No intensamente, pero llovía al comenzar nuestro periplo. Así que el paraguas resultó un elemento casi obligado como elemento preventivo. Error, el día fue mejorando hasta tal punto, que la jornada en general, y la tarde en especial y resultó de lo más agradable.

Advierto al amable lector, que al elaborar esta crónica del viaje, no es mi propósito transcribir todos lo detalles de carácter poético o histórico que conocimos, y que con un mínimo esfuerzo puede encontrar mejorados en una sencilla zambullida por Internet o en una modesta guía turística. Pretendo narrar la parte sencilla y personal del viaje que existe detrás de la convivencia, la amistad, la armonía, e incluso la anécdota.

Santa Comba de Bande.
Vamos con ella: Se trata de una excursión corta. En menos de una hora, y con ciertos titubeos en la ruta en su parte final, llegamos a Santa Comba de Bande.

En este lugar se encuentra una hermosa joya arquitectónica en forma de Iglesia Visigótica del Siglo VII. Reducida, pero bella. Allí nos atiende amablemente una voluntaria que nos ilustra sobre los aspectos más interesantes del lugar. Destacar si acaso la famosa Piedra de los Sacrificios y los murales situados en la bóveda. El secreto del voluntariado de esta persona, radicaba sin duda, en el discreto mercadillo de souvenirs que tenía instalado en la pequeña sacristía. Así que resultaba obligado comprar algo.

El lugar, como comienzo, no ha estado mal.

En Celanova.

Camino de Celanova, pasamos muy cerca de los restos del antiguo campamento romano que existe en la margen izquierda del río. Hubiera sido interesante visitarlo, pero el programa no daba para más.

Y ya en Celanova visitamos un lugar que no se distingue por su belleza arquitectónica, pero si tremendamente emocionante: La Casa de lo Poetas.

Se trata de un modesto edificio, restaurado con mucho gusto y minuciosidad, al que la historia le atribuye el indudable honor de ser el lugar donde vino al mundo, ni más ni menos que Don Manuel Curros Enríquez.

Es un lugar donde se respira poesía por todos los rincones. Cantidad de originales del autor, su vida, sus “herramientas “de trabajo como sus plumas y sus propias gafas. Poeta del pueblo y para el pueblo, que a través de sus obras dejan el poso inconfundible de su anteiglesia. Nace en Celanova en 1841, y muere 67 años después en La Habana.

Una visita, sin duda, a un lugar emocionante.

Monasterio de San Salvador.

Y para concluir la mañana, visita al Monasterio de San Salvador, al que algunos también llaman de San Rosendo.

Esta edificación de grandes dimensiones, antes morada de los monjes benedictinos, es la exposición del barroco en todo su esplendor y en todas sus variedades. Y se trata sin duda, del mejor exponente de la arquitectura monástica gallega. Destacar el gran retablo mayor de Castro Canseco, así como los dos coros y el magnifico órgano que según afirmó nuestra guía para esta visita, funciona maravillosamente. Nuestra guía también hizo hincapié en el carácter popular y libre del uso de las instalaciones de este monumento. Los detalles que se pueden aportar son casi interminables. Me permito recomendar, dada la cercanía, una  visita a este monumento, antes que tragarse varias páginas de Internet o la lectura de una Guía.

Junto al Monasterio, también visitamos la Capilla de San Miguel, joya mozárabe del siglo X.

Y antes del almuerzo, visita al Centro Social de Celanova que, casualmente se encuentra en un edificio anexo del Monasterio, compartiendo medianera con el Concello. Allí fuimos atendidos maravillosamente por su Directora. Realmente un encanto de mujer tanto por su trato, como por su dedicación.  Nada que ver con nuestro Centro de Coia. Si bien se trata de habitáculos espectaculares por su arquitectura, la carencia de espacio, iluminación, y calefacción es deprimente. Nos cuenta las enormes dificultades que tienen para encajar las actividades por falta de aulas adecuadas.

Como deprimente es que un centro de 1500 usuarios, de los cuales unos 400 ó 500 son habituales, todo la gestión recae en una Junta Directiva integrada por la directora y un colaborador. En fin, alguien debería de tomar nota de estas carencias.

Almuerzo austero y rápido, en línea con las necesidades del programa y la tesorería.

Santuario de Ntra. Sr. do Cristal.

Con excelente ánimo afrontamos la tarde con la visita al Santuario de Nuestra Señora do Cristal que se encuentra en la localidad vecina de Vilanova de los Infantes. Otra joya barroca para admirar. Somos atendidos por Don Adolfo, cura párroco de la localidad con una exposición detalladísima de toda la historia de esta iglesia.

Lo más sobresaliente es la joya diminuta de la Virgen incrustada de forma increíble, aún hoy mismo, en un cilindro de cristal de apenas 10 cm., que le da nombre a esta Iglesia, y que se nos permitió admirarla pasándola  de mano en mano.

En estos desplazamientos tanto a pié como en autobús, se admira la belleza brutal del paisaje y también con cierta envidia por algo más prosaico: Los cerezos mostrando su apetitoso y abundante fruto.

Cristo de Vilanova.

Un poco retirado y fuera del burgo, visitamos el Cristo Románico de Vilanova. La iglesia de San Salvador del siglo XII, de un Barroco muy aceptable en sus retablos, conserva en su interior uno de los grandes cristos medievales de la provincia.

La Torre del Homenaje como residuo del antiguo castillo bien puede ser el elemento histórico que mejor identifica a Vilanova dos Infantes. Derribado varias veces, fue reconstruido definitivamente en el siglo XVI. En su interior debidamente restaurado existen unas dependencias dedicadas a fomentar el turismo de la zona. Buena parte de los excursionistas ascendimos hasta su terraza desde donde se aprecia, además de un paisaje fascinante, el caserío concéntrico en torno a la torre, que conserva un evidente carácter medieval. Interesante el panel luminoso que se utilizó como soporte a la explicación de la responsable de la oficina turística.

La frase se propagó como un reguero de pólvora. .-“Vamos a visitar unas bodegas”. Y el que más y el que menos se preparó para una cata abundante de vinos del país. Tal bodega existe muy cercana a la torre. Lo que sucedió, es que se trataba de una bodega sin vino. Y uno se pregunta: ¿Para qué puede servir una bodega que no se dedica a la conservación de los buenos caldos?. Pues si señor. Puede ser habilitada para convertirse en un interesante museo dedicado al artesano por excelencia del lugar: Los Zapateiros de Vilanova. De esta villa salieron a millares zapatos, botas y zuecos. En el interior toda una exhibición de herramientas especificas para su elaboración. Aunque interesante, el que más y el que menos, sin decirlo, hubiera preferido la “otra” bodega.

Abandonamos la “Comarca Terra de Celanova” para enfilar el camino que nos llevaría A Merca.

A  Merca.

En este municipio, visitamos uno de los conjuntos de hórreos más interesantes de Galicia.

Construcciones típicas rurales que hablan de la importancia de los cereales en esta tierra, De planta rectangular, se construyen sobre cuatro pilares de piedra sobre las cuales se monta un habitáculo de madera y tejado a dos aguas.- Una bella imagen el contemplar la fila perfectamente alineada de este “Conxunto de Canastros”.

A Mezquita.

Y en A Merca realizamos nuestra última visita. Se trata de un magnifico ejemplar románico dedicado a la Iglesia de San Pedro de A Mezquita. El amable párroco que tuvo la gentileza de abrir el templo para nosotros nos obsequió con una larga exposición de la historia del monumento. Parece ser que su nombre obedece a que su construcción se ejecutó sobre las ruinas de una antigua mezquita. La fachada es de gran belleza ornamental, sobre los contrafuertes  unas esculturas con una loba amamantando a sus lobeznos y un lobo devorando un cordero.

Y un detalle que personalmente llamó mi atención, radicó en el hecho de que, con carácter general, nuestros antepasados mostraron un gran interés convertir en cementerios las explanadas que rodean las iglesias. Sin duda, deseaban situar a sus difuntos lo más cerca posible de Dios.

Fin de las visitas.

Y en pequeños grupos nos fuimos en busca de nuestro asiento en el autobús. Con la mitad del contingente sentado comenzaron a pasar los minutos, y el resto de la expedición no acababa por llegar, para desesperación de Pepe, el chofer, que encendió y apago el motor varias veces. Empezaba a cundir la alarma, cuando por fin llega el resto del grupo portando grandes ramas de cerezas con el fruto incluido.

La rama más grande la portaba Carmen, nuestra directora, (Hoy improvisada pero excelente guía), que con muchas dificultades dado su tamaño pudo introducirla en el autobús. Resultado: todo el mundo a tomar unas buenísimas cerezas. Todo ello con el mosqueo evidente de Pepe, por aquello del riesgo de convertir su flamante autobús en una huerta abandonada.

Todo terminó felizmente, y con el buen humor que existió en toda la jornada iniciamos el regreso por una ruta que nos permitió contemplar a Ourense nada más incorporarnos a la N-525.

Una sola jornada para admirar todo un mundo de poesía e historia. Galicia espectacular con maravillosos lugares donde el mundo se llama: “Terra de  Celanova”.

Isidro Martínez.-

Un comentario en “Viaje a donde el mundo se llama "Terra de Celanova".

  • el 29/06/2011 a las 7:44 pm
    Permalink

    PRECIOSO RELATO DUNHA VIAXE POR UNHAS TERRAS FERMOSAS.COMO OURENSAN ,DE MOI CERCA DE CELANOVA, ANIMO A CARMEN ,A NOSA DIRECTORA, A QUE REALICE MAIS VIAXES POR ESTAS TERRAS TAN FERMOSAS, TAN RICA EN MANANCIAIS TERMAIS , ZONAS DE ALTO VALOR ECOLÓXICO E CONSTUCIONS IMPRESIONANTES; TAMÉN ANIMAR A TODOLOS USUARIOS DO CENTRO A VISITAR ESTAS TERRAS,QUE POR OUTRA PARTE SON O LUGAR DE NACEMENTO DE MOITOS PAIS OU AVÓS DE GRAN PARTE DE VIGUESES.

    UN SAUDO.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: