Verduras salteadas en wok.

 En problemas bronquiales, los puerros son una buena alternativa a la cebolla y al ajo ya que su sabor es más suave y aunque quizá no es tan rico en compuestos azufrados la verdad es que tiene propiedades parecidas.

Su riqueza en potasio lo hace recomendable en casos de retención de líquidos, enfermedades reumáticas, gota, cálculos de riñón, arenilla y enfermedades del riñón y la vejiga

El calabacín pertenece a la misma especie que la calabaza. Sin embargo, presenta propiedades nutritivas propias. Su principal componente es el agua, seguido de los hidratos de carbono y pequeñas cantidades de grasa y proteínas. Todo esto, unido a su aporte moderado de fibra, convierte al calabacín en un alimento de bajo aporte calórico, idóneo para incluir en la dieta de personas con exceso de peso.

En relación con su contenido vitamínico, destaca la presencia discreta de folatos, seguido de la vitamina C. También contiene vitaminas del grupo B como B1, B2 y B6, pero en menores cantidades.

La cebolla es uno de los alimentos más utilizados en la cocina y con más posibilidades: puede consumirse cruda, cocida, caramelizada, rallada o en trozos. Pero sus aplicaciones no son sólo culinarias. Desde el punto de vista nutricional, destacan sus propiedades diuréticas y depurativas. Además, es un remedio para las afecciones respiratorias como la tos, el catarro o la bronquitis y es un efectivo desinfectante. Consumirla cruda protege el organismo de posibles infecciones. Es digestiva, anticancerígena, afrodisíaca y bactericida. Por si fuera poco, también goza de unas excelentes propiedades antimicrobianas que la hacen una candidata perfecta para usar como conservante natural.

Encontramos que los beneficios y propiedades de la zanahoria cruda son un gran aporte para nuestra salud, llegando a ser considerada un elixir de la juventud. Gracias a todas las propiedades que contiene, los científicos no se cansan de estudiarla.

La zanahoria aporta muchos beneficios para la salud entre ellos ayuda a retrasar el envejecimiento, gracias a que posee un gran contenido de antioxidantes y betacaroteno; también por tener estas cantidades de betacaroteno ayuda a mejorar la visión y evita la ceguera; también ayuda a que expulsemos los cálculos biliares y efectiva en la eliminación de las toxinas del organismo

El principal componente del pimiento verde es al agua seguido de los hidratos de carbono, lo que hace que sea una verdura de bajo aporte calórico. Es buena fuente de fibra que mejora el tránsito intestinal, además de poseer un efecto saciante. Al igual que el resto de verduras, su contenido proteico es muy bajo y apenas aporta grasas. Es destacable su contenido de provitamina A (beta-caroteno y criptoxantina, que el organismo transforma en vitamina A conforme lo necesita), folatos y de vitamina E. En menor cantidad están presentes otras vitaminas del grupo B como la B6, B3, B2 y B1. Su contenido en las citadas vitaminas A y E, convierten al pimiento verde en una fuente de antioxidantes, sustancias que cuidan de nuestra salud.

Los orientales emplean mucho el wok porque conocen sus ventajas. Hacen casi todo en él, con un gasto mínimo de aceite y en poco tiempo.  Ahora está muy de moda en occidente, no sólo por la poca grasa que se precisa para guisar, sino además porque las verduras no pierden vitaminas ni minerales y quedan al dente, con una excelente textura sin perder color.

Ingredientes:

300 gr de puerros

300 gr de calabacín

300 gr de cebolla

4 cucharadas de aceite

300 gr de zanahoria

Sal y pimienta

Elaboración:

Limpiar los puerros, cortar la zona blanca en rodajas finas y guardar lo verde para hacer caldo. Pelar y picar la cebolla y raspar el calabacín y la zanahoria.

Cortar la mitad del calabacín y de la zanahoria en juliana y el resto en dados pequeños. Calentar el aceite en una sartén y freír la cebolla y el puerro.

Antes de que tomen color, añadir la zanahoria y el calabacín en dados y pasados unos minutos, los que están cortados en juliana, sazonar y servir.

Raquel

A %d blogueros les gusta esto: