Un visado para Ana Frank

retrato-de-ana.jpgEl padre de la joven pidió asilo a Estados Unidos

Ana Frank y su familia podrían haberse salvado de la persecución nazi. Unas cartas descubiertas recientemente por el Instituto Yivo de Investigaciones Judías de de Nueva York han desvelado que el padre de Ana, Otto Frank,, intentó tramitar visados para su familia antes de verse forzados a esconderse. Desesperado, en abril de 1941 se puso en contacto con Nathan Straus, que era hijo del propietario de los almacenes Macy’s, intentó en varias ocasiones sacar a la familia Frank de Holanda, pero las restricciones a la inmigración Un visado para Ana Frank

familia-de-ana.jpgque introdujeron tanto los nazis como los Estados Unidos lo impidieron. En septiembre, Frank intentó obtener visados cubanos con un coste de 2.500 dólares por persona. El 1 de diciembre el gobierno de Cuba emitió un solo visado a nombre de Otto Frank, pero fue cancelado diez días después, cuando Alemania declaró la guerra a EE.UU.

Otto fue el único que sobrevivió al holocausto. Fue deportado a Auschwitz, donde su mujer, Edith, murió de hambre, Ana y su hermana mayor, Margot, fallecieron en el campo de concentración de Bergen-Belsen.

Hª y Vida.

La vida de ésta niña que escribía todos los días en su cuaderno sus impresiones estando escondida ,también lo hacía antes , siempre me cautivó. Estuve en Amsterdam hace unos años y, como no, fui a visitar la casa donde esta pobre jovencita, junto con su familia y otros cuatro personas más, vivió durante dos años. La sensación fue muy fuerte, mi imaginación me trasladó a esos días, meses y años que esas pobres gentes sobrevivieron hasta que los descubrieron y los trasladaron a distintos campos de concentración; de los ocho sólo el padre de Ana sobrevivió.

La casa donde ellos pasaron esos años era donde su padre tenía el negocio, ellos estaban en la parte trasera,por casa-en-amsterdan.jpgsupuesto la zona que comunicaba las dos partes estaba disimulada. Por las noches bajaban a la parte delantera, sin encender las luces, lavaban la ropa en la cocina de abajo, se aseaban e incluso Ana entraba en el despacho de su padre, por el día no podían hacer ninguna clase de ruido pues la empresa seguía funcinando y los operarios podrían oirlos. Tenían contactos que les proveian de alimentos, algún que otro libro y periódicos. Muchos días escuchaban como la policia iba a hacer preguntas sobre su paradero, se echaban en el suelo, su hermana Margot tenía tos y debía contenerse para no delatarlo, según Ana, y le daban mucha Codeina.

tumba.jpgSobre principios de febrero Margot,que estaba enferma de tifus igual que Ana, durante un acceso de tos, cayó de la litera y se murió; pocos días despues falleció Ana.No pasó mucho tiempo llegó la liberación. Una compañera de cautiverio pudo guardar los escritos de Ana y posteriormente se los entregó a Otto Frank.

Esta es una muestra más de los terribles sufrimientos que producen las malditas guerras .

Ángeles

A %d blogueros les gusta esto: