Un resumen de la bella historia del olivo de Vigo.

[UNSET]binary-1414324_960_720 Nuestra compañera Esther, recopiló el siguiente resumen de un texto que circula por internet, sobre el origen e historia del famoso olivo vigués. Como nos pareció un relato interesante , recopilamos un resumen de dicho artículo, que pueden ver entero en : “sucedioenvigo.blogspot.com”, blog interesante de 

La ciudad de la oliva.

“Vigo fue conocida algún tiempo con el sobrenombre de “Ciudad de la oliva”, y actualmente “Ciudad Olívica” debido a que en el atrio de la iglesia de la Colegiata de Santa María existía desde muy antiguo un gran olivo. El templo se construyó en el año 1403 aproximadamente. Este olivo fue plantado en el siglo XV por los Caballeros monjes Templarios, cuando éstos regían la feligresía.”

Símbolo de la paz
“El viejo Olivo, símbolo de la Paz, tantas veces desgajado para conmemorar (con sus ramas) la entrada del Salvador en Jerusalén, desapareció al construirse la actual iglesia en el mismo lugar donde había existido el predio templario.
Existe constancia documental de que frente a la fachada principal de la antigua Colegiata existía un corpulento árbol que desapareció cuando se construyó la iglesia actual, es decir tras el derrumbe de los muros del viejo templo en 1813 y el inicio de las obras del nuevo, en 1816.”

“Dice la documentación antigua que el olivo tenía un tronco tan ancho que a su alrededor se podían poner a trabajar hasta siete zapateros o sastres sin molestarse entre ellos. Alrededor del Olivo había unos bancos de piedra que daba una sombra estupenda proporcionada por sus ramas.
Al ser derribado el olivo, D. Manuel Ángel Pereyra, recogió una de sus ramas y la plantó en el huerto de su casa, delante de la Puerta del Sol.”

[UNSET]1
“Allí creció hasta que el desarrollo de la ciudad lo hizo desaparecer, no sin antes ser plantado de nuevo en el Paseo de Alfonso XII, por sus descendientes, para que no se perdiese la vigorosa estirpe de aquel simbólico árbol de la tradición viguesa. Se sabe que en 1811 ya existía dicha plantación, por un cuadro pintado de Verísimo, en el cual ya aparece el Olivo. Aunque según un estudio hecho en el 2010 el actual Olivo tendría 157 años y tiene una esperanza de vida de 200 años más.”

Viejo pero con buena salud.

“La tomografía señala que el Olivo, de 16 metros de altura y 3,47 metros de perímetro en el cuello alto, está en su fase senil. Por dentro existe podredumbre, pero la estabilidad está asegurada por la salud de la parte externa. Desde el punto de vista estructural está en buenas condiciones.
En 1914, un profesor y dibujante de largo recorrido llamado Cecilio López de Veiga, junto un par de amigos, coloca una pequeña verja bastante rudimentaria alrededor del Olivo.
En 1932 un conjunto de vigueses consiguieron recaudar dinero mediante una suscripción popular. Los principales impulsores fueron el periodista y cronista local Avelino Rodríguez Elías y los comerciantes Jesús Lorenzo Gil y Gerardo Campos. Con el dinero conseguido se le encargó al arquitecto Jenaro de la Fuente Álvarez el proyecto para una verja que se hizo en Vulcano (Enrique Lorenzo Docampo).
La inauguración de dicha verja tuvo lugar el 14 de agosto de 1932 y a ella asistió un buen número de vigueses, además de los anteriormente mencionados, y una representación municipal presidida por el concejal Javier Soto Valenzuela.  En la placa conmemorativa forjada se lee: “Dentro de esta verja, ofrenda de los vigueses a su árbol simbólico, queda hoy depositada por ellos la promesa firme de su amor, de su lealtad y de su abnegación por la ciudad amada”.

En ese año y por la república el nombre de la calle no era Paseo de Alfonso, si no Paseo de Ramón Franco (Mayo-Junio 1931)
Resumen de un artículo del blog de Beni Garcia.

Esther

5 comentarios sobre “Un resumen de la bella historia del olivo de Vigo.

  • el 2 de junio, 2016 a las 11:20
    Permalink

    Muy bien Esther

  • el 2 de junio, 2016 a las 14:40
    Permalink

    Un bonito reportaje. Es una otra forma de dar a conocer la historia.

  • el 3 de junio, 2016 a las 0:39
    Permalink

    Pienso que es interesante curiosear por otros blog, como muy bien hizo Esther, para descubrir crónicas tan interesantes como esta que nos resumió nuestra compañera. Gracias

  • el 5 de junio, 2016 a las 14:34
    Permalink

    En el artículo hay un dato que yo no conocía. Que el Paseo de Alfonso, durante la república pasó a llamarse Ramón Franco, que como todos sabemos era aviador, republicano y tal vez, masón y fue el primero en cruzar el mar Altlántico y desde España llegar a Sudamérica. Lo cual, aún siendo una gran proeza lo ignoran en España y en el extranjero.
    Lo digo, porque hace años viendo un documental sobre aviación se hablaba de los logros de los primeros aviadores y con gran decepción pude ver que se silenció a Ramón Franco.
    Gloria.

  • el 8 de junio, 2016 a las 8:51
    Permalink

    Muy interesante tu reportaje Esther pues yo no conocí
    a esta bonita historia del olivo

Comentarios cerrados.