Un día soñé

Un día soñé que había que tener muchos amigos.

También soñé que conseguirlos no iba ser tarea fácil. Ese sueño me dijo que al tenerlos, tenía que procurar que nunca se me fueran; es tu tarea más difícil, sí ¡más difícil!

No olvidé NUNCA este “mandato”. Lo quise llevar conmigo SIEMPRE.

Es lo más lindo que vas a tener. Esfuérzate siempre para tener contigo esta gran “obra”. Esta obra que vas a llevar  con gran orgullo.

Inicié este camino con  la mayor ilusión. Me decía ¡tienes que conseguirlo!, pero, y si ¿me falla ese amigo… esos amigos?

Nunca te des por rendido mientras tus impulsos, tus fuerzas, te acompañen. Y si en algún momento el amigo te falla; no llores, has luchado hasta el final.

Después verás la diferencia. ¡La gran diferencia!

La diferencia que tendrás siempre presente en tu retina, en tu corazón y cuando hagas el balance de la vida te dirás,  posiblemente, con las lágrimas en los ojos: ¿formaremos parte de un mismo ser?

Alguien tal vez te diga: sí es verdad, sólo os separa una muy pequeña distancia, pero os ha unido para siempre un cordón umbilical. Otro cordón umbilical muy fuerte: la amistad eterna de un amigo…de muchos amigos….

¡No dejes de soñar! ¡NO! Sigo soñando este momento para que se haga realidad siempre….

“A todos mis amigos”

 

 

Antonio Fernández

 

Take care. viagra tablets Your website offered us with valuable information to work on.

A %d blogueros les gusta esto: