Un burro en el parlamento

david2.jpgEl político británico David Lloyd George(1863-1945) ,nació en el seno de una familia muy humilde. Tanto qué, de pequeño, acudía a diario al mercado galés de Ty Newydd en un carro tirado por un burro para vender leche de sus propias cabras. Ya como parlamentario, un rival político que quería humillarle le espetó.¿Qué se hizo de aquel carro y de aquel burro?”. A lo que el premier  le respondió:”El carro lo vendimos y el burro…..¿cómo has conseguido acabar hablando?”.
Hª y Vida.

Bonita contestación para una pregunta tan venenosa. La mayoría de las personas que pertenecen a una clase social alta no perdonan el acceso a la cumbre de los que, en otros tiempos,  vivieron de un trabajo humilde, aunque honrado. El trabajo ennoblece a los humanos y,  si por circunstancias e inteligencia, se suben escalones en sociedad, deberían de rendírsele los máximos honores. Con la mentalidad del siglo XXI que tengo, no puedo comprender estas faltas de respeto al esfuerzo personal.

Ángeles

Un comentario en “Un burro en el parlamento

  • el 21/12/2008 a las 10:27 pm
    Permalink

    Que bonita opinión la tuya Angeles, los padres tendríamos que enseñarles a los hijos como valorar el trabajo de un barrendero, a la señora de la limpieza que encontramos en el portal y pedirle disculpas porque estamos pisando por donde acabó de fregar (distinto si ya está seco), recordar que el cirujano no opera (salvo excepciones) si antes el enfermo no pasó por las manos de las auxiliares, y un etc… muy grande, todos los trabajos son dignos e importantes (aunque no se tenga un título), valorar a los demás es señal de categoria humana.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: