Tres hombres que hicieron posible que Vigo heredase un Pazo

Castrelos

Marqués de Alcedo, Gregorio Espino y Manuel Rodríguez Cadaval.

El pazo de Castrelos o Museo Quiñones de León es uno de los edificios más representativos de la Ciudad Olívica. Es ese lugar al que todos llevamos o aconsejamos ir a nuestros conocidos que vienen a visitar la ciudad. Los vigueses estamos orgullosos de tener un Pazo como este y siempre se incluye entre los monumentos más representativos de Vigo.
Pero, ¿cómo llego Vigo a poseer dicho pazo?
El pazo de Castrelos fue heredado por Doña María de los Milagros Elduayen VIII Marquesa de Valladares y por su esposo Fernando Quiñones de León, Marqués de AlcedoAlcedo, los cuales reformaron el edificio. A la muerte de la marquesa, el pazo lo heredó su hijo Fernando, IX Marqués de Valladares, quien residía en el junto con su esposa, Maryanne de Wythe. En el año 1918 el marqués falleció a consecuencia de la gripe española y al no tener descendencia dejó a su padre como heredero y a su esposa como usufructuaria.
Manuel Rodríguez Cadaval, aconsejo al alcalde Gregorio Espino que hiciese gestiones para que su común amigo, el Marqués de Alcedo quien ya había heredado el pazo, lo cediese a la ciudad. Así, en 1924 el marqués legó a Vigo el pazo con la condición de que se siguiese llamando Pazo Quiñones de León y de que fuese destinado a museo de titularidad pública.
pazo_COLORMaryanne se casó posteriormente con el inglés Cecil Allanson con quien residió en el pazo hasta que el ayuntamiento de Vigo la indemnizó para que renunciase a su derecho usufructuario, en julio de 1.934. El 22 de julio de 1937 el pazo se abrió al público como museo.
Fernando Quiñones de León y de San Francisco-Martín era hijo de Cayo Quiñones de León y Santalla y de Ana de Francisco-Martín y Orrandía, I Marquesa de San Carlos, se  casó con la Marquesa de Mos y Valladares, Mª de los Milagros Elduayen. Tuvieron un hijo Fernando Quiñones de León y Elduayen quien como se ha dicho, falleció sin descendencia.
La ciudad le dedicó la calle que, paralela al Castro, llega desde la calle Placer a la calle de Manuel Olivié..
Adolfo Gregorio Espino, estudió magisterio y fue maestro en el barrio de Lavadores, más tarde estudió Derecho en la Universidad de Santiago de Compostela en 1901, colaboró con la revista Santiago de tendencia conservadora y simpatizante del maurismo. Fue miembro de la liga de Defensores de Vigo, con cuyo apoyo se presentó a diputado a Cortes siendo derrotado por Rafael Gasset Chinchilla, posteriormente fue alcalde de Vigo del año 1923 al año 1927. Falleció en Madrid en el año 1962.
Gregorio Espino tiene dedicada una calle que va desde la calle Arquitecto Palacios a la Travesía de Vigo.
Manuel Fernández Cadaval nacido en Sabarís estudió en el seminario y más tarde la carrera de Derecho en Santiago de Compostela para más tarde establecerse en Vigo. Como jurista su fama traspasó nuestras fronteras; fue también diputado provincial y consejero del Banco de España, recibió la Gran Cruz de Isabel la Católica por sus servicios. Presidió la Sociedad Recreo Artístico de Vigo que organizaba certámenes literarios y musicales.
Como dato curioso añadir que, cuando en el año 1884, el diputado Eduardo Vincenti, en nombre del pueblo de Pontevedra y la prensa local, pedía que se cerrara el Lazareto de San Simón aduciendo que se podía llegar a la costa andando, lo cual haría posible que los allá internados pudiesen salir del mismo y extender la plaga de cólera que en aquel momento había,  por toda la península. El Dr. Cadaval,  se destacó en la defensa en contra de esta falacia y junto con otros personajes destacados, entre ellos, Eduardo Chao, Manuel Bárcena, Hipólito Llorente, Antonio López de Neira, Joaquín Yáñez Rodríguez, Juan Tapias, Eduardo Iglesias, Antonio Aguiar, José Ramón Curbera, Eduardo Méndez Brandon y los directores de Faro de Vigo, La Concordia y El Diario de Vigo, se reunieron en el teatro Tamberlick, haciendo constar que el ánimo de dicha petición no era otro más que cerrar el lazareto que tanto había beneficiado a Vigo y trasladarlo a la isla de Tambo en Pontevedra.
En dicha reunión, los allí presentes propusieron separarse de Pontevedra y pasar a formar parte de la provincia de Orense.  Manuel Cadaval insistió en que la ciudad debía emanciparse de Pontevedra.
En vista de esto los periódicos madrileños restaron credibilidad a Vincenti y el Gobierno Civil y Sanidad emitieron un comunicado garantizando que la salud pública estaba asegurada.
La ciudad dedicó la calle que va de la Puerta del Sol a la calle Progreso a Manuel Rodríguez Cadaval, con el nombre de Dr. Cadaval.

Gloria Sánchez Álvarez
Información extraída de: www.vigocultura.org  www.geneall.net,   www.museodevigo.org _es.php, wikipedia  y La Voz de Galicia.

4 comentarios sobre “Tres hombres que hicieron posible que Vigo heredase un Pazo

  • el 7 de noviembre, 2015 a las 11:17
    Permalink

    Desconocía la mayor parte de la información que Gloria nos ofrece en este glosario tan bien configurado y con una estructurada recopilación de datos.

    Gracias a sus biografías, conocemos mejor a los ilustres personajes que vivieron y desarrollaron sus actividades en mejora de nuestra ciudad.

    Un saludo.

  • el 7 de noviembre, 2015 a las 21:33
    Permalink

    Como siempre, te felicito Gloria. Me gusta la información que nos proporcionas. Me parece muy interesante. Gracias.

  • el 8 de noviembre, 2015 a las 2:06
    Permalink

    Estupendo Gloria. Mucho esfuerzo y minuciosidad hay en estos artículos. Un abrazo.

  • el 10 de noviembre, 2015 a las 0:08
    Permalink

    Está muy bien conocer la vida de estas personas que hicieron tanto por Vigo.
    Atentamente
    Guadalupe Aguilera.

Comentarios cerrados.