Tomates gratinados con queso

Crudo, frito, cocido, en salsa, en zumo o en un gazpacho, el tomate es un alimento nutritivo y refrescante que, por su sabor y bajo precio, forma parte de la dieta de la mayoría de los españoles, sobre todo en esta época estival. Sin embargo, el beneficio de esta sencilla hortaliza en la salud puede ser muy superior a cualquier fármaco, producto de costosas y complejas investigaciones, que el hombre haya inventado. Y es que, hasta la fecha, ningún medicamento ha conseguido tener tantas propiedades terapéuticas como ha revelado poseer el tomate, puesto que por sí solo previene el cáncer y el infarto, además de combatir muchas otras enfermedades.

Un tomate se compone ante todo de un 95% de agua lo que quiere decir que luego de comprar un kilo de tomates, transportamos 950 gramos de agua, 0,3 % de grasas, 1% de proteínas, 3% de desperdicios, 0,5% de celulosa y una serie de micronutrientes como calcio, hierro y fósforo, vitaminas A y C, mucho licopeno, y todo ello con apenas unas 25 calorías por cada 100 gramos.

Actualmente los científicos han descubierto que el licopeno  que es un pigmento de la familia de los carotenoides, y responsable del color  rojo característico de los tomates, y  donde se encuentra casi en  forma exclusiva, es  un compuesto soluble en grasas que no forma el hombre en su organismo, sino que se debe obtener a través de la alimentación y que previene contra el cáncer, sobre todo de  pulmón, próstata y tracto digestivo. Los expertos recomiendan ingerir entre tres y siete miligramos de licopeno al día, lo que supone consumir alrededor de siete comidas ricas en productos derivados del tomate por semana. Este pigmento actúa como protector de las células ante los efectos de la oxidación.

Resumiendo sus cualidades nutritivas podemos decir que el tomate es un alimento que contiene una  gran variedad de nutrientes esenciales para el organismo y que son benéficos para la salud.

Contiene vitaminas C, A, K y las de los grupos B, y minerales como fósforo, hierro, calcio, magnesio, manganeso, zinc, cobre, potasio y sodio.

Es rico en vitamina A y C,  un poderoso estimulante del apetito. Ideal  para preparar mascarillas contra las espinillas. La piel del tomate madura los forúnculos cuando  se coloca directamente en la zona afectada, así como para cualquier grano infestado de la cara, consumido en sopa  es bueno para las anginas, aliviando el dolor y utilizado como cataplasma ayuda a mitigar los dolores de lumbago.

Para los problemas de próstata es aconsejable consumir mucho tomate en ensalada acompañado de coliflor, escarola y rábanos pero evitando el consumo excesivo de grasas animales, café, especias, y alimentos picantes.

Internet.

Ingredientes:
4 Tomates medianos
300 gr. de carne picada
1 Cebolla
100 gr de queso para fundir

Elaboración
Se vacian los tomates, se ponen boca abajo y se dejan escurrir, se dora la cebolla y ahí mismo se sofríe la carne con el jugo del tomate, rellenamos los tomates y le colocamos el queso encima, lo metemos en el horno unos diez minutos hasta que el queso se funda.

Guía Gastronómica de Radio Vigo – Escuela de Hosteleria Harina Blanca

Raquel

A %d blogueros les gusta esto: