Tierra fértil

tierra¡Oh, tierra! Cubre con tu manto su bendito rostro
Sella la hermosura de sus ojos cansados de mirar
Pégate a ella como fiera a sus despojos
Y su llanto ahoga que no la sienta suspirar

Ella no tenía preguntas, no tenía respuestas
Introducida y oculta en fructífera tierra
Ella no tenía amantes, ni puertas abiertas
El alma tranquila, soportando sus penas

La oscuridad, más clara que la luz del mediodía
El silencio, más musical que cualquier canción
Su mismo corazón que en mi pecho ardía
Hasta la mañana en que me dejó

¡Oh, tierra! Cuida su figura primorosa
Con el cuidado de quien ahí la posó
Para que siempre se vea hermosa
Cuando despierte del sueño que empezó
CENEME

A %d blogueros les gusta esto: