Templos que deslumbran

Ha pasado sólo una semana desde mi última entrega, por aquí todo pasa muy intensamente… ahora estoy en un pais al poco en otro.

Salimos de Chiang Rai en bus y ya Chiang Mai.

Después  pasaron 3 duros e interesantísimos días de treeking por el norte de Chiang Mai

Sobrevivimos con todo lo que nos aportaba la naturaleza…Necesitaba un gorro, nuestro amigo que nos guiaba por los senderos con una hoja hacia un sombrero. Necesitabas un bastón para las dificultades del camino, cogía con su útil cuchillo un buen palo, y ya tenía apoyo. Los alojamientos inmejorables, cabañas hechas de bambú, unos buenos mosquiteros, y dormíamos debajo de las estrellas….Para ducharse unas buenas cascadas de agua natural. Para las comidas, desayunos y cenas, tocaba coger leña y hacer una fogata, y de ahí salían los mejores manjares con todos sus productos naturales. Y las grandes compañías eléctricas inesistentes…Luz natural de fogatas y de las estrellas.

CHIANG Mai fue u a ciudad amurallada en forma de cuadrilátero y rodeada por un foso de agua, aunque que de las paredes amuralladas de la ciudad apenas queda algo. Tiene importantes templos todos ellos muy venerados.

Estamos en uno de los templos más visitados y más bellos de toda Tailandia. Su origen está envuelto en una leyenda que hace alusión a un monje que en el 1.300 encontró allí una reliquia, que dicen que pertenecia al mismo Buda. El monte del Documento Suthed es un lugar sagrado, un santuario con 306 escalones bordeados por dos coloridas serpientes: Nagas o serpientes mitológicas. Son un motivo muy utilizado en la arquitectura tailandesa y aparece con frecuencia en las barandillas de los templos. Son símbolos de protección y seguridad.

Texto y fotos: María José García Castro

2 comentarios en “Templos que deslumbran

  • el 04/03/2017 a las 1:02 pm
    Permalink

    Que envidia.

  • el 05/03/2017 a las 12:58 pm
    Permalink

    Una preciosidad. Gracias por compartir.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: