Telmo Comesaña en el Parlamento Europeo

Cuando la edad no es un freno.

Hoy queremos hablar, nuevamente, de nuestro compañero Telmo Comesaña.

Y volvemos a hablar de él porque, a sus 85 años, acaba de llegar del Parlamento Europeo donde realizó una ponencia .

Les ponemos el enlace al Atlántico   que recoge la información sobre su ponencia “Franquismo post Franco”.

Nosotros queremos felicitarle y hablar de él como un ejemplo claro de lo que es un buen envejecimiento. Hombre con una fuerte limitación visual que no le impide viajar, leer y, en definitiva, llevar una activísima vida cultural. Pero, además, hace deporte, camina , lee mucho, tiene una amplia vida social y, oh sorpresa, come y bebe sano sin obsesiones de dietas. Eso sí, mucha comida con los amigos y compañeros y luego a caminar.

Hace unas semanas nos sorprendía al grupo del taller del viajero con el dispositivo de sus gafas, un aparatito de “nanotecnología”, que le va leyendo textos, lo que no ve, etc. En fin, un dispositivo recién salido de la más alta tecnología. Tanto es así que requiere una serie de clases para llegar a manejarlo y sacarle el mejor provecho.
“Ahora ya tengo que invertir en mí “, me comentaba Telmo cuando le pregunté el precio del aparatito.

El es un buen ejemplo de lo que nos dijo el gerentólogo, Miguel Ángel Vázquez, hace unas semanas en una interesantísima charla que dio en nuestro Centro. Claro que sí, el cumplir años sólo es una etapa más de la vida. Y no tiene por qué ser peor que las otras. El no abandonarse, seguir con  ilusión aprendiendo y, sobre todo con una buena vida social, es fundamental para los mayores. Y como muestra de esta verdad aquí tenemos a nuestro compañero Telmo.

En la última reunión de la redacción, Telmo nos contó con el entusiasmo de un adolescente su experiencia en un Parlamento Europeo en plena ebullición, con las comisiones preparando las ponencias y su encuentro con  representantes de otros lugares.  Nos habló de su intervención memorizada, en parte debido a su baja visión, y como el no tener que leer le permitió mirar a la sala en todo momento y que su ponencia tuviera más fuerza.

Nos contó también que ese día, 20 de noviembre, en el Parlamento Europeo se celebraba  una conferencia de alto nivel con motivo del trigésimo aniversario de la Convención sobre los Derechos del Niño. Que tuvo la suerte de asistir a ella como público y que las intervenciones de los niños le parecieron de alto nivel.

Alex G.  y Carmen C.B. Foto destacada Atlántico Diario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: