Siete Pautas para el Cambio (1). Concienciación

cavernaConcienciación: ¿qué me pasa?

Por si no conoces el Mito de la Caverna de Platón, hoy lo recupero para hacerte ver, si fuera el caso, lo que puede estar ocurriendo en tu vida, tal como yo lo descubrí hace año y medio en la mía.
Platón (427-347 a.C.) El diálogo Platónico, es un método para tomar conciencia de la realidad y determinar la acción correspondiente. El autoconocimiento es la fuente real de todo proceso de coaching y me atrevería a decir, de una vida plena.
EL MITO DE LA CAVERNA Platón nos hace ver que no somos lo que creemos que somos sino que podemos C.A.M.B.I.A.R., de ahí el acrónimo de estas 7 pautas para el cambio (Concienciación,  Autocreencia, Miedos, Bienestar,  Ilímites,  Alegría,  Renovación) que iré compartiendo y que considero necesarias para entenderse y avanzar.
También refleja que nacemos y vivimos encadenados unos a otros durante toda la vida, viviendo una mentira, pues creemos todo aquello que nos cuentan y no tenemos ningún criterio para salir a verificar si lo que nos dicen es cierto. Hay quien pasa toda su vida sin plantearse siquiera si hay algo más ahí fuera y aquellos que nos damos cuenta de que sí, a tiempo, estamos ansiosos por contarlo, por convencer, por atraer fuera de la caverna al mayor número de personas posible, y sin son seres queridos mucho más… pero no funciona así, tristemente.
En coaching, como en cualquier metodología que se base en el respeto, “no debes salvar vidas que no quieran ser salvadas”, es decir, que de poco sirve que yo te diga, si cambias esto y esto, serás feliz… si tú no estás buscando cambiar nada. Porque si tú no me buscas a mí para que te ayude, faltará algo muy necesario para que el cambio pueda llevarse a cabo: TU COMPROMISO. Bien porque tengas miedo al cambio, porque estés bien sufriendo, porque no te creas nada de lo que te cuento… y yo insisto en ello “¡no te creas NADA de lo que te digo, pero experiméntalo!”.
El miedo te impulsa: Mi interpretación es que nacemos en la entrada de la Caverna, pero algunos somos tan “curiosos” que nos adentramos hasta el fondo y allí nos quedamos durante años, lamentándonos, quejándonos a otros de lo mal que nos va, creyéndonos que si la crisis… , que si el paro…, que si no hay trabajo…, qué dura es la vida…, uffff. Cuando empiezas a plantearte si eso es todo, (como fue mi caso), acabas descubriendo ciertas preguntas que te llevan a averiguar ciertas respuestas; poniendo acción y motivación, vas saliendo poco a poco de la Caverna, enfrentándote a tus miedos (que son sólo pensamientos) y subiéndote en ellos para salir al exterior y ser TÚ MISMO… esa es la libertad, cuando puedes pensar por ti mismo, sin que te manipulen o te digan lo que tienes que hacer. Desde mi experiencia, te recomiendo que pares un momento a examinar lo que te ocurre; ¿tu vida es como tú quieres?, ¿qué cambiarías?, desde la honestidad y el amor, se puede cambiar todo, pero antes de hacer nada, debes quererte TÚ. Trabaja en tu autoestima y en tu confianza, en tu FE y cambiarás tu mundo.
6_20140903RV5duSLevanta el culo y reacciona: Nadie puede hacer nada, si tú no quieres cambiar, yo debo respetarte; pero también te digo que a veces es duro ver cómo alguien se destruye por no confiar en su sabiduría interna para salir de su cueva. Lo que sí puedo decirte es que si tú haces “TU parte del trato” (dejando de juzgar al otro, hablando bien de ti, visualizando lo que quieres, deseando lo mejor a los demás,…) el Universo también cumple la suya, dándote lo que quieres. Esa teoría de que son las circunstancias las que deben cambiar, no es real… TÚ las cambias cuando ves quién puedes llegar a ser o de hecho quién ERES ya debajo de toda esa capa de máscaras que te pones para no brillar. Cuando buscas tu propósito y vives para DAR a los demás, todo empieza a ir mejor… ¿no te parece?
Créate buenos hábitos: busca la manera de compensar tus hábitos negativos por otros positivos que te sumen y te motiven:
No juzgar  a los demás  me dedico tiempo a mí y a mi bienestar (respiro lentamente, observo la naturaleza, me regalo paz mental, cada uno con sus “rollos”)
No tener la culpa todo el día presente, coge las riendas y la responsabilidad de lo que te ocurre, las enfermedades no surgen porque sí… ¿qué te haces?
El Tengo que cambiarlo por elijo hacer las cosas y soy consciente de que mi tiempo es valioso, por lo tanto no dejo que nadie gestione mis prioridades.
“¿qué beneficios obtendré cuando deje este mal hábito?”. Algo que a mí me ayudó realmente a entenderme fue darme cuenta de lo poco que me conocía. Empecé a hacerme la pregunta: “¿Y yo quién soy?” y no supe responderme más allá de mi nombre, mis apellidos y los títulos o diplomas que tenía en la pared… Y por medio de la meditación encontré (como encontrarás tú) múltiples respuestas a diversas preocupaciones. Meditar no es nada místico, si no pararse un ratito, un ratiiitoooo…. a escuchar tu respiración, a observar tus pensamientos, (sin juzgarlos, 5 ó 10 minutos diarios) y te llevará a entenderte y a auto gestionarte mucho mejor. Sabrás que recibirás respuesta y ayuda siempre que busques dentro de ti y ten presente la idea de que no debes dejar que tu EGO te manipule a su antojo; desde ahí podrás ir dando pasitos hacia la transformación en esa persona maravillosa que ya eres pero que aún no ves, pues el EGO te convence de que no puedes… destrónalo de TU reino y dirige tú tus huestes… fomenta el AMOR interno y el dar a los demás (sonrisas, buen rollo, armonía…)
Deja de ser infeliz: porque eso sí lo estás eligiendo TÚ. Por supuesto que las enfermedades están ahí y los seres queridos que sufren también, pero tu actitud ante el sufrimiento propio y ajeno lo cambia TODO. Ahora, sin darte apenas cuenta, estás teniendo una actitud basada en creencias que no son realmente tuyas, son una especie de máscaras (que tu EGO te facilita) para ser aceptado, querido y no juzgado en exceso por los demás. ¿Qué busca todo ser humano desde que deja de estar en el vientre materno? cariño… por eso nos pasamos toooda la vida buscando ese afecto en algo externo: ya sean personas, objetos o situaciones para sentirnos importantes. Esta actitud tan común que la gran mayoría experimentamos es un “sinsentido” muy grande porque buscamos fuera de nosotros algo que creemos firmemente no tener dentro. Ese es el error…
Habla bien de tí: en confianza te contaré que los mensajes del tipo “no merece la pena”, “soy muy despistad@”, “no tengo dinero para…” contribuyen mucho a tu carácter y a tu estado de ánimo, pues tu mente se centrará siempre en aquéllo que tú le digas. Si le dices “no puedo”, “no tengo”, “no sé”… no podrás, no tendrás, no sabrás…; ahora bien, como le digas “yo puedo”, “yo tengo, “yo sé”, cambiará mucho el cuento. Mi experiencia con los números y las matemáticas, cuentas, etc. son nefastas porque durante mucho tiempo yo me decía y decía a otros “yo soy muy mala con los números”, “soy de letras” y me escudaba en ello para no ejercitar en exceso la mente. Es hoy el día en que me cuesta horrores hacer cálculos no muy complejos pero ya he comenzado a trabajar en deshacer aquel entuerto. Algo que parece tan inocente porque creemos que las palabras son inocuas, que no hacen daño pero si supiésemos lo poderosas que son y las vidas que pueden destruir, valoraríamos bastante más el silencio…
Llévatelo puesto: ANTE CUALQUIER SITUACIÓN ESTRESANTE, PLANTÉATE
-¿QUÉ HAY/PODRÍA HABER DE BUENO…?
-¿QUÉ NO ES PERFECTO TODAVÍA?
– ¿QUÉ PUEDO HACER PARA REMEDIAR ESTA SITUACIÓN MIENTRAS ME DIVIERTO?
*La actitud con la que te tomes la vida, será lo que marque tu día a día y tu actitud con los demás será lo que marque su actitud hacia ti. Si crees que tienes éxito y te esfuerzas en perseguir aquello que quieres lograr, con compromiso y responsabilidad, el éxito vendrá a ti porque el universo cumple siempre su parte del trato.
**Anécdota del monje sabio y su discípulo que viene a contarle un chisme/ rumor:
-“Maestro, maestro, tengo que contaros algo!” y el sabio maestro le responde con una pregunta (debía de ser gallego porque tenemos esa fama)
-“¿Eso que vienes a contarme es positivo para mí?
-“¡No, Maestro!”
-“¡Entonces, déjalo morir!”
IMG_20150430_201215~2Mónica Martínez

2 comentarios sobre “Siete Pautas para el Cambio (1). Concienciación

  • el 24 de mayo, 2015 a las 19:28
    Permalink

    Muy profundo el estudio de esta primera pauta. Seguiré leyendo las otras seis que faltan.

  • el 12 de junio, 2015 a las 10:19
    Permalink

    Qué bueno!

Comentarios cerrados.