Roscón de Reyes

Todos hemos probado muchos roscones (unos buenos y otros mejores aún) pero, qué tal probar a hacerlo en casa?. Aromático, con el matiz de las frutas, el agua de azahar … y la satisfacción de la confección casera! Si sigues paso a paso esta receta conseguirás un roscón de reyes que te sorprenderá.

Antes que nada vamos a disolver la levadura fresca en la leche y la dejaremos 15 minutos para que vaya activándose la levadura. La leche tiene que estar templada (tibia, no caliente) y lo mejor es meter el bloque de levadura en la leche y con las manos muy limpias disolver la levadura frotándola con los dedos.

Ahora de los 350 gramos de harina de la receta reserva 30 gramos para amasar. El resto de la harina (320 gramos) la ponemos en un bol grande bien tamizada . Añadimos en el centro la ralladura de naranja y el azúcar y esperamos que pasen los 15 minutos del paso anterior. Cuando hayan pasado añadimos también en el centro la leche con la levadura. Ahora mezclamos con una espátula removiendo en el centro del bol incorporando poco a poco la harina del fondo y de alrededor (pero sin incorporarla toda) hasta que se forme una papilla.
Cuando tengamos esa papilla formada añadimos la mantequilla en punto pomada (ver al final de la receta), el ron, el aroma de azahar, la yema de huevo (la clara la guardas en la nevera para otra cosa) y la sal.

Mezcla con la espátula igual que antes incorporando poco a poco la harina de alrededor. Al final quedará una bola muy pringosa.

Ahora llega el momento más importante de la receta. Espolvorea la mesa con un poco de la harina que tenemos reservada y enharínate las manos. Pon la masa del roscón sobre la harina y empieza a trabajarla. Al principio se pegará, pero conforme vayas amasando la masa cogerá cuerpo y se irá despegando de la mesa. Si ves que no hay forma de que se despegue añade un poco más de la harina que tenemos reservada (pero solo si es necesario). La masa tiene que quedar pringosa pero en un punto en el que si desplazamos rápido la masa por la mesa no se pega pero si la dejamos quieta se pega un poco. Es un pelín liado cogerle el punto la primera vez pero el truco está en conseguir una masa que ruede por la mesa sin pegarse usando la menor cantidad de la harina que teníamos reservada.

Cuando tengas la masa en su punto (recuerda que debe quedar pringosa, si te quedó seca quedará más denso el roscón) haz una bola con ella. Espolvorea un poco de harina en un bol grande y pon la masa encima. Cubre con papel film transparente y deja en un lugar cálido (si tienes una habitación con calefactor es una buena idea dejarla en esa habitación. La masa tiene que al menos doblar su tamaño esto tardará de 2 a 3 horas dependiendo de la temperatura de la habitación.

Cuando la masa haya crecido suficiente es el momento de darle forma. Primero que nada debemos tener preparada una bandeja con papel de hornear encima. A continuación sacamos la masa del bol y la amasamos 1 minuto para sacarle el aire. Formamos una bola con la masa y una vez en las manos le hacemos un agujero en el centro com los dedos pulgares de ambas manos. Sin soltar la masa vamos abriendo el agujero para ir formando el roscón.

Cuando lo pongas en la bandeja encogerá un poco, no pasa nada. Lo estiramos con cuidado en la bandeja hasta que tenga un buen tamaño, se pegará al papel de hornear así que costará un poco pero seguro que te sale sin problemas.

Lo cubrimos con otro papel de hornear (para que no se seque la masa con el aire) y lo dejamos crecer (levar) en un sitio cálido hasta que al menos doble su tamaño (entre media hora y una hora y media dependiendo de la temperatura). Cuando esté bien grande pintamos con huevo batido (con el huevo que nos faltaba) y decoramos a nuestro gusto

Mete en el horno caliente a 160ºC arriba y abajo.  Deja 25 minutos (que se ponga bien dorado) y saca del horno. Deja enfriar muy bien antes de cortarlo a lo largo si lo vas a rellenar. Fuera de la cocina y a disfrutar de tu roscón de reyes casero!!!!

Nota

La harina de fuerza, también llamada harina de panadería, es una harina rica en gluten que ayuda a que la masa tenga más fuerza. Cada vez es más fácil encontrarla en cualquier almacén bajo uno de estos dos nombres y en América del Sur también se conoce esta harina como harina manitoba. Si usas otra harina que no sea de fuerza no te garantizo que te salga bien el roscón de reyes.

Si no encuentras levadura fresca podéis usar levadura instantánea o levadura de panadería en grano o polvo. Lo que no se puede usar nunca en esta receta son los polvos de hornear tipo Levadura Royal, que son, a menos que en el paquete se indique lo contrario, levaduras químicas que solo actúan durante la fase de horneado de forma que el roscón de reyes no crecerá en ninguna de las dos fases de fermentación o leudado.

Yo siempre uso levadura fresca, pero si usas la instantánea o de panadería tienes que usar una proporción menor de levadura. Yo calculo que para esta receta bastarían con 10 gramos de levadura (no fresca) pero ojo, que es solo una aproximación, como ya he dicho yo siempre hago el roscón con levadura fresca y esta cantidad te la digo a ojo. Si usas levadura instantánea  no tendrás que mezclarla con la leche y la podrás añadir directamente a la harina.

¿Por qué uso aroma de azahar en vez de agua de azahar? Lo primero es que es más fácil de encontrar el aroma de azahar sobre todo en los grandes supermercados. Lo segundo es que al ser más concentrada que el agua de azahar me permite controlar la cantidad de líquido que añado a la mezcla. No me preguntéis cuanta agua de azahar se puede añadir en sustitución del aroma de azahar porque no tengo ni idea ya que tendría que cambiar la receta entera

La mantequilla en punto pomada es como su nombre indica cuando la levadura está cremosa como una pomada. Para conseguir que la mantequilla esté así hay que sacarla un buen rato antes del frigorífico pero con el frío de estas fechas es muy frecuente que la mantequilla no se ablande. Yo lo que hago para ahora tiempo es cortar la mantequilla a taquitos tal y como la saco del frigorífico. Luego la meto en un bol y al microondas a 800 watios durante 30 segundos. Con este tiempo y a esta potencia la mantequilla solo se derrite parcialmente, lo que haremos es coger un tenedor y batir la mezcla con si batiéramos unos huevos. De esta forma la mantequilla que solo se ha derretido un poco enfría a la que está derretida y viceversa, consiguiendo un mezcla casi de pomada. Luego mete en el frigorífico unos minutos (quizás con 5 basten) y la mantequilla te sale a punto de pomada perfecta.

Lo más importante de todo es que la masa no quede seca (debe estar pringosa) porque de ser así la miga quedará muy densa y el roscón no se disfrutará igual. De todas formas y aunque te quedara algo seca la masa,  me arriesgo a asegurarte que si sigues los pasos de esta receta vas a disfrutar de un roscón de reyes de categoría.

Espero que les guste la última receta navideña.

Internet

A %d blogueros les gusta esto: