Roscón de pascua

 

roscón año 2016

Cuando era pequeña mi madre y mis tías se reunían en semana santa  con mi abuela en su casa para preparar estos roscones, preparaban los ingredientes, amasaban y luego bien tapadita con un mantel enharinado pasaba la noche en casa a los pies de la cama de mi abuela. A la mañana siguiente  se llevaban la masa bien tapadita con una manta para que no cogiera frío al horno del barrio, allí los formaban y los cocían. La verdad que no sé cuánto amasaban, pero salían 21 barras que se repartían en tres partes pues una de mis tías vivía con la abuela.

Ingredientes:

250 kg de azúcar y unas cucharadas más para decorar.

1 kg. de harina de fuerza  y un poco más por si es necesario.

100 gr de levadura de panadería fresca.

1/2 vaso de leche

8 huevos  y uno más para pintar antes de hornear.

200 g de manteca de vaca

Un poco de sal

Esencia de anís, según el gusto. (Para un kg medio botecillo de esos pequeñitos sería suficiente)

Preparación:

  • Poner la manteca a derretir, y una vez derretida dejarla templar antes de incorporar a la masa (tiene que seguir liquida)
  • En un recipiente grande se pone la harina y se le hace un hueco en el medio a modo de volcán. Si tienes un colador grande o un tamiz, mejor si está tamizada.
  • En otro bol, ponemos los huevos abiertos, le echamos el azúcar la sal  y la esencia de anís y mezclamos bien hasta disolver el azúcar.
  • Añadimos esta mezcla líquida al centro de la harina.
  • En medio vaso de leche tibia, disolvemos la levadura  (si está demasiado caliente la leche estropeara la levadura y la masa)
  • Empezamos a amasar, llevando la harina hacia el centro del volcán para que se vaya empapando. Seguimos amasando bien hasta obtener una masa que se despega. Si vemos que está demasiado líquida se puedo añadir un poco más de harina.
  • Una vez que la masa está homogénea y se despega, le añadimos la manteca líquida. Amasamos la masa bien con la manteca. Al principio dará la sensación de que está todo
  • demasiado líquido, pero no hay que preocuparse, se sigue amasando  y poco a poco la masa absorbe toda la manteca.  La masa queda homogénea, blandita, y no está para nada pegajosa.

Llegado a este punto, es cuando la dejamos levedar hasta que alcance el doble de su volumen. En casa, la tradición es envolverla bien en un paño enharinado para que no se pegue y en una mantita, bien apretadita, para que le de calor, y ayudar al levedado. Suele tardar al menos unas 3 horas.

Cuando ha terminado el levedado, la dividimos en porciones, del tamaño que más nos apetezca para darle forma a los roscones.

Sobre un papel de horno, le damos forma al roscón, en trenza o en rosca, como más nos guste.

Cuando los tenemos formados, los dejamos levedar otra vez, hasta que doblen el volumen.

Cuando estén crecidos, ponemos el horno a calentar, a 180ºC, y mientras calienta, pintamos con huevo batido (el huevo que no esté frio de la nevera) después le ponemos montoncitos de azúcar humedecido y terminamos la decoración con unas frutas confitadas.

Se hornea entre 15-20 minutos  con calor arriba y abajo o hasta que esté completamente dorado.

Raquel

Un comentario en “Roscón de pascua

  • el 16/03/2016 a las 1:29 pm
    Permalink

    Este roscón sí que tiene pinta de casero casero…de los que a mí me gustan hhhmmm. No como la mayoría de los comprados, que son casi todo AIRE.

    Saludos

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: