Relato corto: “Funcionaria de más de 50”

trabajo socialLlevaba más de veinte años de profesión: trabajadora social  en un Centro de  Mayores y esto le daba muchas satisfacciones, pero lo de aquel día no sabría como calificarlo.

Juan, que ya pasaba de los setenta, hacía poco que se había quedado viudo y en ella había encontrado consuelo para  asumir el proceso del duelo.

Últimamente estaba más vital, debía ser la primavera, había observado como su atuendo intentaba ser informal sin perder la elegancia del que siempre ha vestido de traje, había adelgazado, seguramente como consecuencia de la falta de la cocina amorosa de Lucia. Se había dejado una perilla que le daba un aire intelectual, participaba activamente en diferentes actividades…

Ese día se sentó en su despacho y tras recordar lo que quería a su mujer y lo mucho que la echaba de menos le confesó que había llegado al punto de asumir  que la vida sigue… el resto de la conversación la dejó sorprendida.

          Creo que ya es hora, sin dejar de recordar a mi Lucía, de tratar de buscar una  compañía, te lo digo porque sé que eres la más indicada para ayudarme en esta nueva etapa.

          Bueno, eso sería hacer de casamentera, no sé si tendré aptitudes para ello, desde luego que no es de mi competencia… pero lo tendré en cuenta.

          Yo lo que quiero es una mujer sin cargas familiares que no estoy yo para hacer de padre ni de abuelo, que no pase de los cincuenta y pocos ya que aunque yo si paso tengo un espíritu  muy joven, que sea activa y organizativa, que le guste viajar, estar con la gente… que sea independiente económicamente ya que aunque tengo algunos ahorrillos he de guardarlos para la vejez y mis hijos… una funcionaria estaría bien, por su seguridad en el trabajo…

          Pero Ud. ya sabe que muchas funcionarias de cincuenta y  solteras no vienen por el Centro.

          Si, alguna si que viene…- dijo con mirada pícara –

Me puse colorada.  No podía dar crédito a lo que oía, Juan estaba haciendo una descripción exacta de mi perfil.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Margarita

3 comentarios sobre “Relato corto: “Funcionaria de más de 50”

  • el 30 de abril, 2014 a las 13:50
    Permalink

    Querida Margarita, me sorprendió el final porque a una amiga le pasó algo parecido. Ella era enfermera y la declaración del señor seguía estos pasos que narras. Pero el final es que dicho pretendiente le declaró, sin titubeos ni rubores, que para él resultaría muy interesante llevarla a su casa, como esposa o compañera, para que lo cuidara ya en esta etapa donde, tal vez, necesitara una buena enfermera. Mi amiga también se puso colorada, pero de ira. Imaginen la respuesta. Saludos y gracias por estos divertidos relatos. Alex

  • el 30 de abril, 2014 a las 20:27
    Permalink

    Hay ocasiones que no queda más remedio que “andar por las ramas” por miedo a una respuesta negativa… Pero yo creo que lo mejor es ir directo al grano y muchas veces, sin querer, suena la flauta… Aunque, la verdad, eso solo pasa en las películas.
    Espero, Srta. o Sra. Margarita, nos siga deleitando con sus relatos, que si bien son cortos, también son muy apetitosos.
    Un saludo afectuoso.

  • el 1 de mayo, 2014 a las 13:14
    Permalink

    Me gustan tus relatos que ya se sabe “lo bueno si breve, dos veces bueno”

Comentarios cerrados.