Regresa El payaso sin circo

Regresa El payaso sin circo.

Regresa El payaso sin circo, después de su estreno en el Cine Salesianos.

Los actores estuvieron magníficos.

El público se lo pasó en grande.

Lo menos bueno es que vino muy poca gente.

Patito y Ardilla nos cuentan los sucedido en el estreno y como regresa El payaso sin circo.

Ardilla llega comiendo una nuez.

Patito pensativo contempla las hojas que se lleva la corriente del río.

Ardilla se acerca con sigilo y de repente grita:

-¡Buenos días Patito!

Patito se cae de espaldas del susto.

El fotógrafo
Un fotógrafo en el parque de El payaso sin circo

-Eres muy traviesa Ardilla.

-Es mi naturaleza Patito.

-Vamos a hablar de Camaux.

-Y de El payaso sin circo.

-Estuvo bien ¿verdad?

-Muy bien. Aunque poco público.

-Así mismo. Con la amenaza de tormenta la gente no se animó.

-Pero todavía hay oportunidad de verla para los que no fueron.

-Así es.

-Si. En primer lugar el sábado 16, a las 20,00 en el Centro Cultural de Bembrive.
-Y al día siguiente, domingo 17, a las 19,00 en el Centro Cultural de Beade.

-Por lo tanto hay dos días para verla.

-Una doble oportunidad para El payaso sin circo.

-Es tan divertida.

-Yo creo que iré los dos días.

-Y yo, no me la quiero perder.

Y Patito y Ardilla se fueron muy felices por la ribera del río cantando: En el mundo hay personas…

El payaso sin circo es una obra puesta en escena por el grupo Camaux, artistas aficionados de todas las edades, tan bueno como los profesionales, entusiasmados y felices sobre el escenario, que transmiten toda su alegría interior al público.

En la obra veremos a un payaso sin circo y también algunos números de circo, y escenas mudas, que nos recuerdan al cine de nuestros abuelos.

Todo un mundo de fantasía, aderezado con una música divertida y canciones con mensaje que permiten disfrutar de una hora maravillosa.

El niño que todos llevamos en nuestro interior disfrutará.
Y si además se puede recaudar un poquito para los proyectos de la Fundación Lusekelo-Alegría, mucho mejor.
Será una buena contribución para subvencionar becas de estudios, además de la construcción de un molino y un poco en Zambia.
Disfrutar del teatro y contribuir solidariamente a que el mundo sea un poco mejor es hacer un doblete en el partido de la vida.

Texto: Jesús Muñiz González.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: