Recuerdos

Calle Príncipe 08Esta vivencia de mi niñez, que pensaba contarles el otro día y luego me fui por otros derroteros, se lo cuento hoy esperando que les haga recordar aquellas vivencias lejanas pero que siguen estando ahí en nuestra memoria.

Les contaba un poco de la emisora R. Vigo cuando D. Eugenio González de Haz, se hizo cargo de ella. Como locutores estaban Pepe Vázquez y Esperancita Criado “Sita” una pareja extraordinaria, ella la primera locutora que tuvo Vigo y él la mano derecha de D. Eugenio que lo quería como a un hijo. Los dos eran muy jóvenes, pero muy grandes en su profesión. Vázquez pasó toda su vida fiel a la emisora hasta su jubilación.

Aún me parece escuchar la sintonía con la que empezaban y terminaban las emisiones: La leyenda del beso del maestro Soutuyo, preciosa. Tenían un programa infantil por las tardes, donde el hacía de tio y ella de sobrina, hablaban de todo, contaban cuentos, chistes, en fin, bastante entretenido, nosotros en casa lo escuchábamos siempre.

Una tarde con un calor sofocante (estábamos en pleno verano) empezaron a comentar:
-Que bien nos venía un helado ¿verdad?
-Uy, no me hables de helado, que se me hace la boca agua
-Pues qué bien nos vendría, ¿no habrá algún alma caritativa que nos invite?.

Entonces mi padre me dijo que fuera a la Ibense y que le mandara dos copas de helado a la emisora. Me fui toda contenta, cuando llegué me dijo la dependienta que no podía llevarlos pues estaba sola y no podía dejar la heladería, al ver mi desilusión me dijo por qué no las llevaba yo pues total era cerquita, así que allá me fui yo con los helados a la emisora con mucha vergüenza, pues me parecía que todo el mundo me miraba por la calle. Los dejé en recepción y me fui corriendo a casa para saber que decían cuando se los dieran. Bueno, los comentarios eran todos alabanzas a la persona anónima que los mandara, de pronto cuando acabaron se escucha un ruido de cristales rotos, se los rompió una copa, ¡que vergüenza, Dios mío! ¿Cómo iba a entregar yo la bandeja? pero bueno, allá me fui, me pidieron mil perdones y disculpas, cuando llegué a la Ibense la chica se estaba riendo, pues tenía la radio puesta y escuchara todo y ya se suponía como estaba yo de volada, mi padre me diera dinero para pagar la copa, pero no me la cobró, me compré un helado pues también me dio dinero para eso, un cucurucho grande, creo que me lo tenía merecido por todos los nervios que pasé

Esto me hace pensar que antes, en la etapa de la niñez éramos un poco tontas, todo nos daba vergüenza y así lo pasábamos tan mal, le pasa esto a una niña ahora y no le da importancia ninguna y me alegro pues así no pasan tan malos ratos como los que yo pasé.

Hasta la próxima. Saludos

ESTRELLA

2 comentarios en “Recuerdos

  • el 08/02/2010 a las 5:44 pm
    Permalink

    Estrella, esto nos pasa porque no nos enseñaron que en el mundo todos somos amigos y de los amigos no se puede esperar nada malo, si lo ofreces con amor, lo reciben con amor y el amor siempre vuelve a la persona que lo da, es reciproco. Ceneme

  • el 10/02/2010 a las 9:37 pm
    Permalink

    Buena anecdota, eran otros tiempos y otras actitudes…un fuerte abrazo.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: