Puerros con bechamel de jamón y queso

puerros
Los puerros son una planta herbácea de la familia de las liliáceas conocida también como ajo porro. Crece espontáneamente por todo el mediterráneo aunque su cultivo ya viene de muy antiguo (Egipto, Roma, etc.)
Siempre se ha valorado su rico sabor y sus propiedades medicina

Los puerros son muy apreciados por sus propiedades y su gran aporte de nutrientes como el Potasio siendo ideales en caso de retención de líquidos.

Su riqueza en potasio lo hace recomendable en casos de retención de líquidos, enfermedades reumáticas, gota, cálculos de riñón, arenilla y enfermedades del riñón y la vejiga.

En problemas bronquiales los puerros son una buena alternativa a la cebolla y al ajo ya que su sabor es más suave y aunque quizá no es tan rico en compuestos azufrados la verdad es que tiene propiedades parecidas.

Los puerros son recomendables para la artritis ya que es muy remineralizante y alcalinizante.

Buen efecto laxante ya que su fibra tiene un particular efecto mucilaginoso que favorece el deslizamiento de las heces. Los puerros son ideales pues para combatir el estreñimiento.

Es un gran aliado en casos de obesidad ya que tiene pocas calorías, es laxante y diurético.

Sobre todo en forma de sopa (añadir un chorrito de limón) es un excelente aliado en casos de fiebre, problemas renales y gastrointestinales.
Los catarros respiratorios y los problemas de garganta pueden beneficiarse en gran medida del puerro.

Los puerros se eligen más bien pequeños y hemos de evitar la parte más verde ya que es más indigesta.
A las personas a las que los puerros les producen muchos gases les recomendamos que tomen poca cantidad y sobre todo en forma de sopa.

Internet.

Ingredientes

  • Para 4 personas:
  • 8 puerros
  • 100 gr. de jamón serrano
  • 2 cucharadas de harina
  • ½ l. de leche
  • 100 gr. de queso
  • 4 rebanadas de pan de molde
  • 12 hojas de espinaca
  • agua
  • aceite de oliva
  • sal
  • nuez moscada

Elaboración

Retira la parte verde de los puerros y ponlos a cocer en una cacerola con agua y sal. Deja que se cocinen a fuego moderado durante 16-18 minutos. Escurre y reserva.

Aplasta las rebanadas de pan con un rodillo y colócalas en una bandeja de horno. Hornea a 220ºC hasta que se doren bien por los dos lados.

Pica el jamón en dados pequeños y dóralos en una cacerola con un chorrito de aceite. Cuando estén bien dorados añade la harina y rehoga bien. Incorpora la leche poco a poco sin dejar de remover con la varilla. Trabaja la masa durante 15-20 minutos, hasta que quede una bechamel espesa. Ralla un poco de nuez moscada sobre la bechamel y mezcla bien.

Corta los puerros por la mitad. Coloca cuatro mitades de puerros cocidos sobre cada pan tostado y cubre con la bechamel de jamón. Agrega el queso cortado en dados y gratina en el horno hasta que se dore bien.

Fríe las espinacas en una sartén con un chorrito de aceite. Escurre.

Sirve en un plato los puerros con bechamel y acompaña con las espinacas.

A %d blogueros les gusta esto: