Puding vegetariano

tarrina-con-tomates2Tanto las frutas como las hortalizas no contienen colesterol. Los expertos aconsejan tomar 3 piezas de frutas al día, y al menos 2 raciones de hortalizas, una de ellas en crudo.

El término hortaliza recoge en su definición a aquellas plantas cultivadas generalmente en huertas o regadíos, que se consumen como alimento, ya sea de forma cruda o preparada culinariamente. El término hortaliza incluye a las verduras y a las legumbres verdes como tomates, calabacines, cebollas, berenjenas, pimientos, lechugas, zanahorias, cebolletas, habas, guisantes, judías verdes… son algunas de las hortalizas más habituales en nuestros huertos que consumimos de múltiples maneras y que nos aportan infinidad de vitaminas y minerales.

Una belleza de colores

Aunque el color predominante es el verde, dentro de las hortalizas existen numerosos colores que hacen de su exposición una auténtica sinfonía de colores. Las hortalizas de color verde, que se debe a la presencia de clorofila, son las verduras, aportan pocas calorías y tienen un gran valor alimenticio por su riqueza en vitaminas A, C, el complejo B, E y K, minerales como el calcio y el hierro y fibra. Las hortalizas amarillas son ricas en caroteno, sustancia que favorece la formación de vitamina A. El caroteno se aisló por primera vez a partir de la zanahoria, hortaliza a la que debe su nombre. Hay otras hortalizas de otros colores, como la lombarda que es de color morado o la remolacha, éstas contienen poco caroteno pero son ricas en vitamina C y en las vitaminas del complejo B.

Cocción al vapor: la mejor de las opciones
Las vitaminas de las hortalizas se destruyen con la exposición a la luz, el aire y el calor. Las sales minerales se disuelven en el agua al cocer las hortalizas. Para poder beneficiarse de las vitaminas, de los minerales y del sabor, es preciso cocinarlas con poco agua o mejor con vapor y de una forma muy rápida, sumergiéndolas directamente en agua hirviendo. El recipiente de cocción debe mantenerse tapado y evitar moverlo lo menos posible. El agua de cocción debería aprovecharse para hacer sopas, consomés y otro tipo de caldos, porque en el agua de cocción es donde se concentran las vitaminas y minerales. Las hortalizas cocidas que no se vayan a consumir en el momento, deben enfriarse y guardarse en la nevera. Después se pueden volver a calentar pero durante poco tiempo.

Este puding de verduras se toma frío. Al cortar el puding para servirlo se pueden ver todos los colores de las verduras y queda muy bonito además de bueno.

Esta es una receta adecuada para despues de estas fiestas de Navidad, ya que estos días vamos un poco empachados de carne, pescados y dulces y este puding es muy suave al ser de verduras.

Ingredientes:

300g zanahorias

100g bróculi

50g queso rallado

6 cucharadas de harina fina de maíz (maizena)

2 huevos batidos

1/2 l. de leche

Sal al gusto

Nuez moscada al gusto

8 cucharadas de salsa  (ver preparación al final de la receta)

Elaboración:

Limpiar las zanahorias, cortarlas a trozos y hervirlas , cuando estén tiernas, escurrirlas y pasarlas por la batidora, menos unos cuantos trozos.

Desleír la maizena con media taza de leche fría, poner el resto de la leche a calentar y cuando hierva agregar la maizena. Llevar a ebullición sin dejar de remover y cuando espese añadir el puré de zanahoria,  el queso, y el huevo batido. Mezclar bien y dejar cocer unos 2 minutos, retirar del fuego y sazonar con sal y nuez moscada. Dejar enfriar un poco y añadir las 8 cucharadas de salsa, los trozos de zanahorias y el bróculi.

Verter en un molde engrasado con aceite de oliva, de una capacidad de  un litro.

Dejar enfriar unas 2 ó 3 horas en la nevera. Desmoldar en una fuente y adornar con los tomatitos cherry.

Preparación de la salsa

Mezclar 4 cucharadas de mayonesa con 3 cucharadas de agua, 2 de vinagre, 2 de queso rallado tipo holandés, 1/2 cucharadita de azúcar y 1 diente de ajo picado muy fino. Guardar en la nevera y servir fría, en una salsera aparte.

Raquel

Un comentario en “Puding vegetariano

  • el 13/01/2010 a las 2:46 am
    Permalink

    Muy acertada la receta después de los atracones navideños.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: