¿Propiedad intelectual o beneficio social? La polémica está servida

propiedad-intelectual-IILa propiedad intelectual tiene que ver con las creaciones de la mente: las obras literarias, musicales, artísticas, etc.
Esta claro que el problema de los trabajos «intelectuales» es cómo remunerarlos.
Hay gente que considera que el objetivo principal de las obras intelectuales debe de ser el disfrute personal del autor al realizarlas, así como también el disfrute o la utilidad de las demás personas al contemplarlas, leerlas o usarlas.
Cierto que la cultura es beneficiosa para todos, pero no por ello se espera que la entrada a museos, teatros, óperas etc. sea gratuita.
Lo mismo que un médico vive de su trabajo, cualquier creador sea artista, literato, etc. también, y es justo que se le pague por ello. El trabajo intelectual es tan importante o más que cualquier otro tipo de trabajo. Un artista ha trabajado duro para formarse, a veces con muchas renuncias, invirtiendo en sí mismo y corriendo riesgos, pues el éxito no siempre está garantizado. Cuando escriben o cuando hacen música le dedican su tiempo, su esfuerzo, su ilusión y hasta ponen dinero, por lo tanto es lógico que se les remunere ya que de no ser así, posiblemente tengan que buscarse otro medio de vida, pues la admiración por si sola no compensa, si no va acompañada de un rendimiento económico.
Algunas personas defienden que las obras intelectuales no son propiedad de su autor. Considero que la propiedad intelectual ha de ser tan respetada como los bienes materiales, los cuales son protegidos con registros notariales, así como las invenciones novedosas con patentes; de hecho los plagios y las copias son rechazados, menospreciados y a veces constituyen un delito. Para mí, autoría y propiedad intelectual son términos prácticamente sinónimos
En la legislación española se determina que la obra de un artista pasará a ser de dominio público, pasados los 70 años de la muerte del autor.
La gente que defiende el derecho a piratear se escuda en nombre de la cultura y de la libertad, pero la libertad es un valor que jamás justificaría el robo.
Los autores de obras sobretodo en el área musical y del cine, respiran aliviados ante la perspectiva de una inminente orden judicial sobre la aprobación del control y cierre de cualquier página de internet si se sospecha que promueve la descarga ilegal (piratería) de archivos ajenos sujetos a derechos de autor. Esta prohibición ya existe en algunos países. Al mismo tiempo dicha medida está siendo muy criticada sobretodo por la población más joven que alega no tener recursos para adquirir dichas obras pagando Los creadores de dichas páginas web que sacan un beneficio cada vez que son visitadas, ven como se les termina el negocio.
propiedad+intelectualExisten dos posturas en torno a la propiedad intelectual:
1.”Si algo merece el nombre de propiedad. es la propiedad intelectual y su legitimidad está fuera de toda duda, pues es la creación exclusiva de su autor”. Autoría y propiedad intelectual vendrían a ser términos prácticamente sinónimos. Esta tesis suele ir acompañada de la idea de que la remuneración es el único medio de incentivar la creatividad. ¿Es lícito que un autor musical pueda tener algún tipo de derecho sobre su obra, para evitar que ésta se use, por ejemplo, por organizaciones políticas que inciten al odio racial?
2.”La propiedad intelectual, al guardar una relación con la cultura. ha de estar regida por leyes que diferencien su uso público y su explotación comercial”.

La propiedad intelectual: ¿un impulso a la labor creativa o una limitación para la expansión de la cultura?

 Los comunistas rusos acusan a James Cameron de haber robado ideas de la ciencia ficción soviética para su nueva película “Avatar”.
 El presidente venezolano, Hugo Chávez, anunció una reforma del sistema de protección de la propiedad intelectual que permitirá eliminar las patentes establecidas por las compañías farmacéuticas para ciertas medicinas.
 Cuba continúa reclamando sus derechos sobre la marca de ron “Havana Club” frente a la transnacional Bacardí. El ron con la etiqueta Havana Club fabricado por esta empresa es una vulgar “falsificación” y un “pirateo” de la marca perteneciente a la República de Cuba, de acuerdo a lo expresado por bufetes de abogados y oficinas de propiedad industrial latinoamericanas.

La SGAE: Sociedad General de Autores y Editores es una entidad privada de gestión colectiva dedicada a la defensa de los derechos de propiedad intelectual de sus más de 90.000 socios (directores de cine, guionistas, compositores de todos los géneros de música, escritores dramáticos, coreógrafos, mimos…). Su misión es proteger la creación y defender los intereses de sus socios..Dichos autores le conceden su representación para reclamar los derechos económicos que les correspondan por la reproducción o ejecución pública de sus obras.
La SGAE se queda un 10% del dinero recaudado, en concepto de gastos de gestión.
Esta organización, está siendo acusada de actuar con un excesivo afán recaudatorio, y en su celo exagerado está incurriendo en bastantes errores como intentar que un instituto pague un canon por la representación de una obra teatral por parte de los alumnos, o pretender que en una fiesta de un pueblo, los paisanos paguen por bailar con la música de determinados autores, cuando es fácil deducir que únicamente buscan divertirse y no hacer negocio.
Según la sentencia emitida en el año 2.007 por el Juzgado nº 4 de Primera Instancia de Salamanca, la SGAE NO PUEDE recaudar los derechos correspondientes a autores que han renunciado expresamente a ese derecho, bajo la licencia de “música libre”
Otra polémica interesante es la resultante de las patentes de medicamentos

Las farmacéuticas aducen que son necesarias para proteger la gran inversión que en I+D hay que realizar para sacar un medicamento nuevo.

Habrá que preguntarse hasta qué punto es ético que una compañía privada tenga una patente sobre un producto que salva vidas (una vacuna contra la viruela, .por ejemplo.).

La patente permite que solo la farmacéutica pueda comercializar tal producto y por tanto establecer condiciones de distribución, precios, etc. Considero que esto es aceptable en productos como coches u otros bienes de consumo, pero no en los que resultan esenciales como un medicamento. La polémica se agrava cuando entran en escena los medicamentos genéricos que tienen los mismos efectos y resultados que los patentados, pues utilizan el mismo principio activo y además resultan más baratos porque no tienen la publicidad de los laboratorios. Es entonces cuando las farmacéuticas viendo que el negocio peligra (el genérico les hace la competencia), recurren a sus derechos legales.
¿Hasta qué punto esto es admisible en países del tercer mundo donde cada día mueren miles de niños/as por una simple diarrea? o en el caso de pandemias como el SIDA,

Últimamente se habla de la biopiratería. Hace alusión al hecho de que muchas multinacionales estén patentando productos farmacéuticos basados en ingredientes de origen natural (muchos de ellos de la selva del Amazonas) que ya los indígenas y nativos llevaban siglos utilizando en sus remedios caseros por sus probados efectos y cuyas tribus compartieron con extranjeros que a través de las multinacionales acabaron patentando esos vegetales y plantas y los pueblos indígenas se encuentran de la noche a la mañana con que ya no pueden utilizarlos

Matuca

Un comentario en “¿Propiedad intelectual o beneficio social? La polémica está servida

  • el 08/02/2010 a las 5:17 pm
    Permalink

    Matuca, estoy de acuerdo en que la propiedad intelectual que se comercializa con beneficios de terceros, hay que respetarlos y ya tienen canales de distribución. En lo relativo a los fámacos también estoy de acuerdo, cuando el principio activo está al alcance de todo el mundo su conocimiento. Es lo mismo que hizo Gandhi cuando quiso librar a su pueblo de la dependencia de pagar los precios de sal a los británicos, los llevo al mar.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: