¿Por qué matan a las mujeres? Respuestas de un Sociólogo

Hoy hemos entrevistado a nuestro compañero Javier, estudiante de Sociología, para que nos ayude a entender, si es que hay algo que entender, de  por qué un hombre puede llegar a matar a una mujer.

 

 

Seguimos  escuchando noticias de maltratos y muertes de mujeres. Hace unas semanas se habló del Dia Internacional de la Mujer, y así muchos noticias más referidas al tema. Pero siguen muriendo mujeres a manos de sus parejas. Es un hecho tan terrible que intentamos buscar explicaciones a lo inexplicable para ver posibles soluciones. Por eso hoy hemos entrevistado a nuestro compañero Javier, estudiante de Sociología, para que nos ayude a entender, si es que hay algo que entender, de  por qué un hombre puede llegar a matar a una mujer.

Cuando estoy escribiendo la presente entrevista, leo en un semanal del periódico que, incluso en la civilizadísima Suecia, se dá una de las mayores tasas de violencia machista de la Unión Europea. Les dejo el enlace para que lean el artículo completo que es de lo más interesante:  http://elpaissemanal.elpais.com/documentos/suecia-laboratorio-la-igualdad/#?id_externo_nwl=newsletter_eps20170309

Empezamos con la pregunta que nos hacemos todos, ¿por qué un hombre mata a una mujer?

“La naturaleza humana tiene sus luces y sus sombras-nos comenta Javier- y la violencia forma parte de las sombras. La violencia en todas sus formas se encuentra inmersa en la conducta humana, y ello nos guste o no, se trata de un concepto universal, que afecta a todas las sociedades independiente de los pueblos y categorías sociales.” “La naturaleza humana, como ser de la especie, no desarrollaría tendencias violentas, pero esa naturaleza humana se encuentra moldeada por la cultura, en este caso por la mala cultura. Como diría Georg Simel, La tragedia de la cultura.”

“El machismo, como ideología, abarca una serie de actitudes y conductas que mantienen la creencia de que la mujer, ya no sólo como inferior, sino que el varón considera que la mujer es de su propiedad y por lo tanto puede ejercer la dominación hasta los últimos extremos”.

“Las diferentes culturales, en toda su extensión, son el determinante para expresar conductas asesinas contra la mujer, y ello explica las diferentes tasas de la violencia de género en diferentes culturas, en diferentes sociedades, incluso situadas territorialmente próximas” Por ejemplo, las tasas de maltrato machista en los países nórdicos superan a las de España, pero también hay diferencia entre poblaciones, entre nuestras Comunidades Autónomas”

¿Cuál es el perfil del maltratador?

“El perfil psicológico del maltratador reúne unas características variadas, pero es suficiente que se den unas pocas para que se pueda desencadenar episodios de violencia, que no necesariamente pueden terminar con la muerte de la mujer, hay hechos muy sutiles de maltrato.”

“Las características del agresor en el escenario de la familia, no difieren de las expresión violenta en otros escenarios, como en el mundo del trabajo, en la escuela, en la forma de conducir, etc., pero llama la atención que en multitud de ocasiones, después de conocido el hecho violento, independiente de las consecuencias, la gente de su entorno, amigos, vecinos, familiares, manifiesta que el agresor era una “persona normal” y muy afectuosa. Se puede ser una cosa en casa y otra en otros entornos.Lo que está claro, es que el maltratador no es un enfermo, salvo en ocasiones, pero eso lo tienen que decir en cada caso los facultativos.”

¿Y cuál es el perfil de la mujer maltratada?

“Al igual que en el perfil del maltratador, el  de la mujer maltratada es múltiple , pero es suficiente con que se den unas pocas condiciones para que la mujer tolere y soporte el maltrato. Al margen de factores externos, como pueden ser determinantes económicos, o en el contexto particular familiar, hay unos elementos psíquicos que hace dependiente a la mujer del varón de una forma extrema. Alguna de ellas está relacionada con baja autoestima, una visión del amor asociado al sufrimiento, a la sumisión…”

¿Por qué las mujeres no denuncian o siguen aguantando?

“Sí, es un aspecto que llama la atención, pero  no solo está relacionado con el perfil psicológico, sino con situaciones personales externas, como la dependencia económica, las relaciones con los hijos. Un factor importante que lo puede explicar se encuentra en manos de la cultura. Puede haber vivido episodios de malos tratos anteriores en el entorno de su familia, y por ello considerarlo como normal, no soportar el fracaso y no reconocer la situación traumática en la en la que vive.

En definitiva una dependencia emocional enfermiza. No debemos de olvidar que la violencia no siempre se manifiesta de una forma explícita, también se hace patente de una forma oculta, y se encuentra latente en relaciones sociales toxicas”.

¿El violento, nace o se hace?

“La respuesta la hemos visto ya antes, al intervenir de forma determinante los factores culturales, el maltratador se hace en su devenir histórico. El niño y la niña se hacen personas, a través de sus relaciones en el juego, en el deporte, en la escuela, en el entorno de su familia, y salvo en los casos de existencia de aspectos patológicos de conducta, el maltratador se hace.”

¿Pero cómo actuar para cortar la violencia?

“El problema es complejo. Al intervenir factores culturales e históricos, la solución no es fácil y en cualquier caso se demorará en el tiempo. Considero que el camino está trazado, pero llevará su tiempo.El vuelco formativo que ha experimentado la mujer en los últimos treinta años, ha supuesto, que no solo la brecha formativa se redujera con los varones, sino que hoy los niveles educativos son mayores que la de los de hombres, tendencia que se mantiene. Eso ayudará a una mayor educación igualitaria entre géneros, y una menor dependencia de los varones.”

“La creación de legislación puede ayudar pero sus efectos, como hemos podido ver en la actualidad, no han mejorado la situación. Un aumento de la conciencia colectiva del problema y acciones de denuncia puede favorecer  para que esta lacra disminuya. Las acciones irracionales de los humanos no se pueden combatir con normas y leyes.”

Entrevista al Sociólogo y compañero Javier Garmilla

Texto-  Javier y Alex

Fotos – Distintas fuentes