Pontevedra: la bella desconocida

SOPORTALES DE UNA DE LAS CALLES RECCCCCCCCCCCCCCCCCC

Tuve que ir a Pontevedra por cuestiones personales y decidí buscar el alma de esta bella ciudad, tan cerca de Vigo y tan desconocida a veces. Sí, desconocida porque vamos allí con prisas y sin adentrarse demasiado en su esencia. Así pues, en las 6 horas que me quedaban, decidí hacer el recorrido sólo por sus plazas y alguna que otra iglesia. Porque, les aseguro, que Pontevedra a fondo y sin prisas, nos lleva bien dos días.

De plaza en plaza.

Nos adentramos en su bien tratado y conservado casco histórico. Está todo cerca y esperando al buen caminante ,que  sabe pararse a mirar. Las plazas salen a tu encuentro, una tras otra: Plaza da Ferreria, la de la Leña, la de la Estrela, la de la Verdura, la de Teucro, la de Méndez Núñez  con una escultura de Valle Inclán que se encuentra contigo ,  o la de Curros Enriquez.

PPPPPPPPPPPPPPPPPPPPP

MMMMMM

Todas ellas son una invitación al sosiego  y el goce del  lugar. A mí personalmente me gustan, sobre todo, la Plaza de la Verdura , donde descubrí una farmacia antiquísima, y la de la Leña. Pero tampoco me olvido de la Plaza da Estrela donde tomo un café en un local emblemático. Una vieja cafetería que mantiene intacta su decoración y sus ritmos, desde los años 30, que es cuando se abrió. Se llama “La carabela”. Es decadente y literaria. Todo un lujo cuando descubro que la mítica cafetería “Savoy”, la han convertido ya en una impersonal cafetería “actualizada”, como tantas otras. Precisamente Javier, el dueño de la estupenda taperia “El Pitillo”, me comentaba que ya sólo quedan tres locales en Pontevedra de los años 30-40. Uno es el suyo, otro “la carabela” y el otro “la Navarrica”, donde aún se puede tomar un buen vermout de barril.

Entre callejuelas e Iglesias.

 SANTA MARIAAAAAAAAAAAAAAAAA

Sigo el  plácido paseo y voy  hasta la Basílica de Santa Maria la Mayor.  Quedo fascinada por su  espléndida fachada plateresca y sus curiosas figuras. Observo que hay una escultura de San Jerónimo con unos anteojos. Al lado de la Iglesia también veo un  hermoso “Cristo del buen viaje”. Continúo caminando y perdiéndome entre las muchas callejuelas. Así llego a otra Iglesia del siglo XVII. Estoy en la iglesia de San Bartolomé, de estilo Barroco y en su interior descubro una escultura fabulosa: una María Magdalena obra del gran escultor Gregorio Fernández.

CRISTO DEL BUEN VIAJE

Los misterios de un convento.

Al final de la calle diviso un cartelito que me indica el convento de las clarisas.  (Les recomiendo que entren en el enlace azul  y verán, en un artículo del “Faro de Vigo”, la fascinante historia y misterios del convento).

Me acerco hasta allí y timbro en el viejo torno. Una monja, muy mayor pero con mofletes sonrosados y sonrisa amplia, me comenta que ahora no hacen dulces porque las únicas 4 monjas que quedan son ya muy mayores. Ante mi suspiro de resignación, la hermana me consuela ofreciéndome una visita a la capillita que tiene el convento. Me comenta en un tono totalmente convincente :“Puedes ver la capilla que es muy bonitiña”. Por supuesto que me quedo a ver la capilla.

Pasa bastante tiempo hasta que aparece un señor, con una gruesa llave, que abre la puerta y me invita a adentrarme entre pasillos y no demasiada luz. Reconozco que voy un poco asustada porque voy oyendo como se cierran las puertas detrás de mi , y el señor no habla nada. Al final llegamos a la capilla en sí, no con mucha luz, y aquello es fantástico. Es como entrar en otro mundo, en otra época. Hay muchas imágenes, un altar mayor esplendoroso y muy recargado, techos muy altos y una cortina roja donde diviso la silueta de una monja que pronto desaparece.

Enfin, toda una escena que me sobrecoge un poco. Voy rápida por el pasillo y descubro un cuadro de la Virgen de los Desamparados, me comentarán después. Al fondo creo divisar la sacristía pero ya es hora de marchar . Salgo al exterior como don Quijote cuando se adentró en la cueva de Montesinos y comentaba que había asistido a un mundo mágico y sobrenatural.

EDIFrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrr

Doy un último paseo por otra plaza donde se encuentra un bello pazo donde está  ubicada la Denominación de Origen “Rias Baixas”. No está abierto y tengo que marcharme. Me queda pendiente para la próxima visita, que será muy pronto.

Lo imprescindible  que tenemos que ver para entrar en la esencia de Pontevedra.

El Museo Provincial, las Torres Arzobispales,  la Casa de las Campás, donde cuenta la leyenda que el último pirata gallego, Benito Soto, dijo que había escondido su tesoro entre las paredes de esta casa. Nunca apareció dicho tesoro pero la señora que compró la casa por si las moscas, dejó bien especificado en la escritura que si aparecía el tesoro ella sería la única propietaria.

CASA DAS CAMPÁSrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrr

Después vean la “Casa de las caras”, el parador nacional, el concello o el mercado de abastos, todas las iglesias y monasterios ( incluida “la capilla bonitiña del convento de las clarisas, que abren a las 6 de la tarde).

EDIFICIO SARMIENTOrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrr

P3100063rrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrr

Tampoco olviden visitar sus muchos palacios, como el palacete de los Mendoza, el casino. También los jardines, como el de Castro Sampedro, y la llamada “isla de las Esculturas”, cerca del Puente de los Tirantes. Es un bello espacio verde situado al lado de este puente y del rio. Antes era una zona degradada que, por suerte, se recuperó y se ha convertido en un espléndido espacio para el paseo.

Irrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrr

Y, por supuesto, vuelvan a ver la Iglesia de “A Peregrina”.

Como ven, Pontevedra es la gran desconocida, a pesar de estar aquí al lado, como suele suceder. Yo la considero ese lugar especial “para sosegar el alma” , para escucharse a uno mismo.  Una ciudad donde volver siempre y descubrir cosas nuevas. Les aseguro que les va a sorprender. Desde el taller de literatura hicimos una simbólica “ruta virtual”, y todo el  grupo decidimos hacer pronto una escapada a esta hermosa ciudad. Buen viaje.

Texto y fotos : A.Garrido

 

 

 

 

4 comentarios en “Pontevedra: la bella desconocida

  • el 02/04/2014 a las 7:34 pm
    Permalink

    Estupendo artículo, Alejandra. Pontevedra tiene mucho que ver y un buen ambiente de tapeo, por lo que vale la pena pasarse por allí a dar una vuelta de cuando en cuando, sobre todo ahora que tenemos el tren tan a mano.
    Gloria.

  • el 03/04/2014 a las 2:18 pm
    Permalink

    Alex,me ha emocionado al ver este precioso artículo sobre mi Ciudad natal. Tenía ganas de haberlo echo yo, pero no podría en tan poco espacio espresar lo que pienso de esta Ciudad, su gente amable, muy tranquila, señorial…
    Todo el Casco Antiguo de Pontevedra es un monumento, al igual que el entorno de la Alameda, sus Iglesias, destacando la Basilica de Santa María la Mayor, que no la has visto de noche iluminada. Hablas de la antiquisima farmacia y demás. Es verdad que es una Ciudad desconocida, merece la pena cojer el tren, que el billete de ida y vuelta cuesta arrededor de 5,25 y en 20 minutos te pones en Pontevedra, pues una imagen vale mas que mil palabras y lo que puede todo es precioso. Gracias Alex.

  • el 04/04/2014 a las 11:18 pm
    Permalink

    Gracias a tí Félix, y me alegro que este artículo no esté muy descaminado de lo qué es la esencia de esta hermosa ciudad que, a mi también, me emocionó. Pienso volver con un grupito del taller de literatura. Pero cuando el sol decida salir y quedarse unas semanas en Vigo, ja, ja. Un abrazo compa. Alex

  • el 13/04/2014 a las 12:00 am
    Permalink

    Una ciudad preciosa, sin duda una de las más bonitas que he visto en España. Felicidades por el reportaje.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: