Pimientos rojos rellenos de carne picada y queso

Para esta receta he elegido pimientos rojos de carne gruesa. El relleno con carne picada y queso le da un sabor delicioso.
El pimiento es una hortaliza típica de la dieta mediterránea. Consumido en guisos, sofritos, y  en ensaladas.

Ingredientes:
2 Pimientos rojos 

400 g. de carne picada mixta (cerdo y ternera)
1 cebolleta grande
½ vaso de vino blanco
Tomate frito casero
Aceite de oliva virgen extra
Pimienta negra
Jengibre
100 gr. Queso parmesano rayado
Sal

Elaboración:
Lo primero que haremos es Lavar los pimientos y los secamos con papel de cocina. A continuación les damos un corte horizontal en la parte superior, creando una especie de tapa.

Los limpiamos retirando las semillas, y las partes blancas. Así nos quedará la parte interior para rellenar y el resto para tapar el relleno a la hora de hornear. Reservamos.

Picamos la cebolleta en trozos pequeños ‘brunoise’ y los ajos

En una sartén, con un poco de aceite de oliva, pochamos la chalota, y los ajos a fuego medio unos minutos.

Mientras salpimentamos la carne picada y la añadimos a la sartén. Con la ayuda de una cuchara de madera vamos deshaciéndola en pequeñas porciones, y mezclándola con la chalota y los ajos.

Cuando la carne coja color añadimos una pizca de jengibre, mezclamos y agregamos el vino blanco. Subimos un poco el fuego y dejamos que se evapore el alcohol.

Echamos el tomate frito y el queso rallado para darle sabor y color a nuestro relleno. Mezclamos bien todo, dejamos cocinar otros 10 minutos aproximadamente a fuego medio.

Precalentamos el horno 10 minutos a 200º C,.

Rellenamos los pimientos, sin pasarnos del borde. Tapamos con la parte superior que hemos cortado.

Los colocamos sobre la fuente del horno, de manera que no se toquen entre ellos. Comprobamos que estén bien cerrados, y listos para hornear.

Introducimos la bandeja en el horno. Bajamos la temperatura a 180º C, calor “arriba y abajo”, y horneamos unos 40 minutos, dependiendo del horno.

Pasado el tiempo, retiramos del horno y dejamos que reposen unos minutos antes de servirlos. Su piel estará tostada, pero el relleno estará jugoso.

Servimos un pimiento a cada comensal, y disfrutar de esta receta tan sabrosísima.

Nota:
Si os gusta el vinagre, podéis echarle unas gotitas en el momento de servirlo.

Texto y fotos:
Raquel

A %d blogueros les gusta esto: