Pastel de ajoarriero

 

Beneficios del bacalao salado

Dada su alta cantidad de proteínas, el bacalao salado es un alimento recomendado especialmente para el desarrollo muscular. Los alimentos ricos en proteínas como éste alimento, están recomendados durante la infancia, la adolescencia y el embarazo, ya que en estas etapas es necesario un mayor aporte de este nutriente.

La abundancia de yodo que se puede encontrar en este alimento, es beneficioso para nuestro metabolismo, regulando nuestro nivel de energía y el correcto funcionamiento de las células. Además, el yodo del bacalao salado, ayuda a cuidarnos por dentro, regulando nuestro colesterol. Al ser un alimento rico en yodo, también ayuda a procesar los hidratos de carbono, fortalecer el cabello, la piel y las uñas.

El bacalao salado, al ser un alimento rico en fósforo, ayuda a mantener nuestros huesos y dientes sanos así como una piel equilibrada ya que ayuda a mantener su PH natural. Por su alto contenido en fósforo este alimento ayuda a tener una mayor resistencia física. Este mineral, contribuye también a mejorar las funciones biológicas del cerebro.

El alto contenido de vitamina B3 del bacalao salado, hace que sea un alimento beneficioso para el sistema circulatorio. Además, la vitamina B3 o niacina puede ayudar a reducir el colesterol. Por su alto contenido en vitamina B3, este alimento es recomendable para combatir enfermedades como la diabetes, la artritis o el tinnitus.

La vitamina B5 o ácido pantoténico, que se encuentra de forma abundante en el bacalao salado hace que este alimento sea últil para combatir el estrés y las migrañas. El contenido de vitamina B5  también es recomendable para reducir el exceso de colesterol.

La abundancia de vitamina B6, presente en el bacalao salado y también conocida como piridoxina tambien lo hace muy recomendable en casos de diabetes, depresión y asma. Además, la vitamina B6  ayuda a prevenir enfermedades cardiacas, puede reducir los síntomas del túnel carpiano e incluso puede ayudar en la lucha contra el cáncer.

Ingredientes

400 gr de bacalao

4 pimientos del piquillo

6 cucharadas de aceite

1 frasco de mayonesa

1 cebolla

2 dientes de ajo

4 patatas, aceite para freírlas

¼ l. de salsa tomate

Elaboración

Poner el bacalao en remojo en agua durante 24 horas, cambiándole 3 veces el agua, escurrirlo, quitar las espinas y cortarlo en dados. Calentar el aceite en una sartén y freír la cebolla pelada y picada con los dientes de ajo pelados y cortados en láminas.

Cuando empiecen a tomar color, añadir los pimientos cortados en tiritas y rehogarlos. Incorporar el bacalao y saltearlo unos minutos en el refrito d ajo, cebolla y pimiento. Cocer las patatas, escurrirlas, secarlas cerca del fuego y pasarlas en puré.

Poner una fuente refractaria el tomate en el fondo, encima una capa de bacalao, más puré y terminar con una capa de mayonesa que quede bien cubierto todo el puré. Gratinar en el horno encendido arriba y abajo hasta que se infle y se dore la mayonesa.

Esta misma receta se puede hacer con bonito, carne picada o restos de pollo asado. Es una buena combinación la mezcla de un picadillo con el puré de patata que queda redondeado con la mayonesa gratinada, que se infla como un soufflé.

Raquel

A %d blogueros les gusta esto: