Paseando con los grupos de lectura por el Casco Vello

TODO EL GRUPO-1

Con las compañeras y compañeros de los talleres  “Amigos Lectores” (Obra Social La Caixa), he organizado una salida cultural por el “Casco Vello de Vigo”. Éramos más de 25 usuarios de todos los centros sociales los que nos reunimos con Elisa, arqueóloga e historiadora, que fue nuestra guía en la ruta que  ofertaba el  Museo Liste y Concello de Vigo. Una  idea  que aplaudimos, por fomentar la cultura y el conocimiento de rincones preciosos de la ciudad.

Al pie de la fuente del Paseo de Alfonso XII, camino a la “Ferreria”

CALLE REAL 2

Partimos de este magnífico mirador que es el Paseo de Alfonso.  A pie de la fuente donde surge la vida y los encuentros de los vecinos de aquellos tiempos.

fuente-del-paseo-de-alfonso1Estamos donde se encontraba una de las puertas de Vigo, la de  la “Falperra”. Subimos por la calle  donde trabajaba y vivía el gremio de los “ferreiros” (herreros) y nos damos de bruces con el primer rascacielos que hubo en Vigo.  Mi querido compañero Paco, un hijo de estos barrios que conoce a la perfección, nos indica con orgullo que él nació en dicho edificio. Construcción que, entre la vox populi , llaman la “Torre de la Pulguita”. Pero nadie sabe a ciencia cierta dónde se encontraba en realidad.

Callejeando por la parte alta del “Casco Vello- La Ferreria”

Entre historia e historia, vamos caminando por calles empinadas donde, en otros tiempos, pasaban los carros con los bueyes. Calles de los gremios, de artesanos, calles y plazas de los  ferreiros, canteiros, zapateros, lineiros y así muchos etc. Trabajadores que  daban vida y desarrollo a nuestra desconocida ciudad olívica, siempre con rincones que descubrir y que nos sorprenden.

EN LA PLAZA GRUPO

En una de esas calles localizo una panadería pequeña, artesanal, como esa tradición que se respira por todos los rincones. Una pequeña panadería que han abierto un grupo de gente joven para rescatar el buen oficio del panadero de siempre, con horno de leña o levadura madre natural. Ya les contaré más cosas de esta panadería.

En una de las muchas plazas que nos salen al encuentro, Paco nos indica que justo detrás de nosotros, tras un anodino bajo con cierre metálico, se encontraba el que fue el popularisimo “Bar Abanico”, regentado por doña Esperanza Puentes, alias “La Collona”, famosa por lo que imaginan.

CALLE REAL

Y nuestro veterano Paco, nos ilustra con cifras claras y nos comenta que, en aquel tiempo había 35 bares en esta zona del Casco Vello, que alegraban la vida de residentes, viandantes y gentes que llegaban para coger luego los barcos que les llevarían a la emigración americana, el sueño del nuevo mundo que hizo que haya gallegos en toda Latinoamérica.

Las plazas con nombres actualizados que disfrazan su esencia.

OTRA DE LAS PLAZAS

Cruzamos  por plazas donde la actividad que allí se desarrollaba le daban nombre, como Plaza de la Leña, de la Verdura, etc. La modernidad y los intereses políticos  o lo que sea, borraron sus viejos nombres para llamarlas de otra manera, que no recuerda en nada ese origen. Así, ahora tenemos la Plaza de Calatrava, la Alameda.

PLAZA DE CALATRAVA

Genoveva, una de las usuarias del centro de Coia, nos dice que ella estuvo empleada, en el Paseo de Alfonso, en una  perfumería conocida como “La Única”. Perfumería que recordaban y habían conocido muchas de las compañeras que realizamos este recorrido por el Casco Vello.

Elisa , la guía, nos ilustra acerca de las  muchísimas cofradías que hubo en Vigo ligadas a los artesanos. Estaba la de “madre de Dios”, que mantenían y financiaban el grupo de los zapateros, o la capilla de la Misericordia, o la de los liñares, relacionada con el gremio del lino. Artesanos que se encomendaban a su santo preferido y mantenían estas cofradías, donde se reunían y hablaban de lo divino y lo humano. Cofradías donde estaban los canteros, conocidos y respetados por ser  grandes profesionales. Incluso, llegaban algunos de ellos a  asistir a la Escuela de Artes y Oficios, y se codeaban con lo más granado de los arquitectos de la época. Telmo, otro usuario del centro de Coia, nos informa que hay un excelente libro sobre  los canteros y ferreiros gallegos, con nombres propios incluidos.

CALLE EDUAYEN QUE DIVIDE EL CVELLO

Vemos un nuevo edificio y Paco, con ese humor único del que hace gala nuestro compañero, nos dice que en una de las esquinas , estaba la conocida como “Fruteria del maricón”.

Por la calle Real, en la zona baja del casco histórico vigués.

Bajamos hacia la calle Real, en la zona baja. La calle Eduayen sirvió como ruta divisoria entre estas dos zonas que tenemos del casco histórico, la de arriba y la de abajo (la Ferreria y la de la rúa Real).

GRUPO POR LA CALLE REAL

Ahora estamos en otra de las zonas emblemáticas de este amplísimo casco antiguo de Vigo. Un casco vello recuperado y restaurado donde viven artistas, jóvenes, comerciantes y gentes que le han dado la vida a  este bellísimo y primer corazón de Vigo. Es zona de vinos, juventud y todo tipo de fauna urbana, bares y garitos emblemáticos para tomar unas buenas tapas, vinos o hablar de literatura y lo que se presente.

Llegamos a una calle bien curiosa por lo inclinada que es, la calle “A Faixa” , estrecha y buena cuesta. Y pensar que por allí pasaban los carros con los bueyes…CALLE A FAXA

Elisa nos habla de la popular Plaza de la Constitución donde, en otros tiempos, se celebraba una famosa feria del roscón.

DETALLE EDIFICIO SIMEÓN

En torno a nuestra Puerta do Sol, vemos edificios elegantes, racionalistas y de una arquitectura bien bonita. Tenemos edificios como el Simeón, el conocido como “la Plancha”, etc. La guía nos dice que en la actual  “Casa de la Cultura do Pobo Galego”, donde hay una estupenda biblioteca y archivos de Fernández del Riego, antiguamente hubo un hospital de peregrinos, puesto que por Vigo también pasa el Camino de Santiago.

CALLE DE LOS CESTEIROS

Cruzamos por la calle de los cesteiros  y saludamos al último  de ellos, que aún se mantiene con su tienda abierta y sigue  confeccionando esos cestos. Cestos que en otros tiempos  fueron muy demandados por marineros y demás  gentes de Vigo y otros lugares.

CASA BÁRCENA

CASA DE LA TORRE

Nuevas paradas en casas tan emblemáticas como , la del Pazo Figueroa y en  cuyo conjunto se encuentra el Centro Portugués y el Centro de Interpretación de las Islas Atlánticas, o Casa Bárcena, entre otras muchas realmente bonitas.

Por la ” Rúa de  Pobradores” y la ” Praza do Peñasco”, las viviendas de los marineros.

PRAZA DO PEÑASCO

El recorrido fue amplio y nos llegó la noche, más de 2 horas gratísimas que hicimos pausadamente, aprendiendo y gozando de rincones que descubrimos de nuestra ciudad a la que amamos siempre y, a veces, lloramos por las aberraciones que se hicieron, por especuladores y la propia Administración. Como la que fue la bella Plaza del Berbés, que la destrozaron con losetas y una idea política terrible llamada “Abrir Vigo al mar”, que en el fondo era “Cerrar a las gentes de Vigo el mar y cederlo al comercio multinacional, con edificios monstruosos como A Laxe.

EL BERBÉS

Pero no nos amarguemos y sigamos subiendo escaleras para descubrir rincones tan literarios como La Plaza del Peñasco, donde las casitas de los marineros, las macetas con flores y la fuente, nos reconcilian con este Vigo entrañable que estamos descubriendo. Y a partir de aquí, los rincones bellísimos, sencillos y auténticos, se multiplican por la calle Pobradores, con fuentes y lavaderos donde las gentes de aquellos tiempos se reunían para lavar la ropa , y hablar de todo lo que sucedía en la ciudad.

EN EL LAVADERO COMUNAL

Pasamos por  el “callejón do bote”, en referencia a otro de esos gremios de artesanos que siempre han estado presentes en Vigo, los “boteiros” o, lo que es lo mismo, los artesanos encargados de arreglar los botes, barquitos ,de los marineros.  Así  llegamos hasta un Cruceiro grandioso con “peto de ánimas”, donde la figura de San Francisco lanza unas monedas para aquellas almas en pena, que están en el purgatorio, para invitar al caminante a que deposite allí también su ofrenda. Un árbol generoso que aún resiste el paso del tiempo, lo protege por detrás  contra viento y marea.

BONITA-CHARLANDO EN LA PLAZA DEL PEÑASCO

Subimos nuevamente por la zona y llegamos al punto de partida: el Paseo de Alfonso. Son las 8 de la tarde-noche, cálida y serena con olores de mar en calma. Volveré por la ruta, en solitario, a revivir y reencontrarme con estos viejos personajes, gremios de artesanos, edificios y épocas que hicieron de Vigo una ciudad donde yo soy feliz y vivo enamorada de ella.

Texto: Alex

Fotos: Pilar Guimerans, usuaria del C.S. Coia y Paco (voluntario del C.S. Coia)

2 comentarios sobre “Paseando con los grupos de lectura por el Casco Vello

  • el 4 de noviembre, 2015 a las 14:45
    Permalink

    No me extraña en absoluto que tuvieseis una visita guiada de lo mas agradable. Tengo el placer de conocer a Elisa y su don natural para hacer que incluso las clases de arte que impartía (no se si todavía sigue en eso) en el Programa de Mayores de la universidad de Vigo, fuesen muy entretenidas Lo que lamento es no haber podido disfrutar de la misma por desconocimiento de ella.

  • el 8 de noviembre, 2015 a las 1:59
    Permalink

    Paco hizo también muchísimas fotos preciosas. Gracias Paco por venir con nosotros y contarnos cosas tan divertidas. Alex

Comentarios cerrados.