Otros aspectos del viaje a Turquia: “comer y saber vender”

Los mejores vendedores.

comprasbazar-21

No quiero pasar por alto esta característica del pueblo turco. Visitamos tres fábricas donde vendían, en una turquesas, en otra  alfombras y en otra  pieles.

El ritual de la venta me pareció tan magistral que no creo que puedan superarles nadie. Ni los expertos en coaching, tan de moda en EEUU y ahora por España. Si quieren aprender a vender bien vayan por estas fábricas turcas porque en menos de unas horas, si son buenos observadores, aprenderán las mejores técnicas.Elegancia en las formas.

Primero salen a recibirte, todo el equipo, tanto jefes como trabajadores de la empresa. Te saludan amablemente y después pasas a diferentes salas donde te van a explicar, y en español puesto que ya tienen a alguien que hable el idioma del turista, las características fundamentales del producto que te van a vender.

pulseradeturquesaPor ejemplo, en el caso de las turquesas nos explican cómo se distinguen las auténticas de las falsas, la doble veta, el brillo intenso, etc. En la fábrica  de  pieles, nos montan un desfile privado, con música y modelos despampanantes, y en la de alfombras nos muestran paso a paso el proceso de confección de la alfombra .

alfombra-23Todo ello, relajadamente, en español y con un delicioso té de manzana en la mano, o un buen vino blanco. Cuando ya estás más que a gusto, te dejan mirar y te acompañan y asesoran nuevamente para la compra. Pruebas, regateas pero con elegancia, te hacen los arreglos que precises e, incluso como en el caso de las alfombras, te las envían ya a tú casa sin coste alguno. Pero también puedes traer la de seda en una bolsa de mano que ya tienen preparada para la ocasión.

alfombrabonita25Nadie te fuerza a comprar pero tú sí quieres comprar porque te han convencido, con su talento,  de que lo que estás adquiriendo es lo mejor, que sólo allí lo vas a encontrar y, además, te dan un certificado de autenticidad.  Haces la compra con placer, divirtiéndote en ese juego magistral que te han montado.

Yo no compré nada porque mi presupuesto no me lo permitía pero lo pasé de lo lindo observando las técnicas de venta del turco.  No cabe duda que los años de historia de esa ruta de vendedores de las caravanas (la ruta de la seda) dejaron su impronta en esta sociedad.

¡Qué bien saben vender! Tanto es así que incluso  los pillos que se nos acercaban por la calle para vendernos alguna chaqueta o cambiar en monedas sueltas de euro, lo hacían con tal maestría que a más de uno le desaparecieron  algunos euros al cambio. Como hábiles trileros hacían desaparecer las monedas ante nuestras narices sin darnos cuenta.

elafrodisiacodelbazr-26Incluso en el  “Bazar de las Especias”,  ya recibimos esa clase exquisita del buen vendedor. Nos dieron a probar todo, nos sirvieron un té con la mayor amabilidad y así todo un ritual que me fascinaba, acompañado de dosis ingeniosas de humor como este “afrodisíaco” de 34 especias que anunciaban.

La  variada comida: ricas verduras, carnes , quesos y yogures.

comida-28Nunca se conoce bien el lugar donde se viaja si no se degustan los platos más genuinos de ese país. En el caso de Turquia les puedo asegurar que tienen una cocina que a mi me encanta: verduras bien aliñadas con muchas especias,  carnes sabrosas y postres donde la miel y los frutos secos son los reyes. Todo me gustaba pero el yogur es algo excepcional. Lo tomé en la versión reconstituyente a la turca, liquido y con un chorro de agua fría más un poco de sal y bien batido. Resulta muy refrescante y te hidrata rápidamente, además de saber bien.

Los yogures: Aliñar con el toque turco.

Otro tipo de yogur, que tomamos en ruta hacia la Capadocia, venia servido con una generosa cucharada de miel y granitos de opio. Pues sí, opio, pero no la parte de la droga, sólo unos granitos como los de sésamo que, una vez bien removidos con el yogur y la miel, estaba delicioso.

quesoconopio-29Y en cuanto a las infusiones no cabe duda que el rey fue el té de manzana, aunque el té turco también sabe bien pero es algo más fuerte. Era el que yo tomaba en el desayuno con chorrito de agua para aligerar y un poco de leche. Nada que ver con los tés ingleses, por supuesto. Y otra de las infusiones que me parecieron buenísimas, fue la de canela, agua, limón y algún tipo de especia que nos dieron al acabar la función de los Derviches.

los tésguaperas-29En cuanto al café turco no puedo decir que me gustase, porque yo no soy mucho de cafés, pero sí tiene una personalidad muy propia. Alguien del grupo sí que lo tomaba y me dejó probarlo. Es un café que no se puede remover al momento sino que hay que dejarlo reposar. Tiene mucho poso y es espeso y amargo.

cafeturco-30Lo que sí causó furor en el grupo, además del té de manzana, fueron las “delicias turcas”, que el que más y el que menos trajo alguna cajita para regalar a la familia y amigos. Este dulce admite mil y una modalidad: con frutas, con pistachos, con almendras, etc, etc.

Readaptación a la española del yogur con…

Lo que sí les animo es a probar, aunque sea en versión sucedáneo, un yogur a la turca. Es decir, cojamos nuestro yogur natural de nuestra marca preferida, añadamos una cucharada de buena miel y un poco de sésamo y remover. Ya verán que resulta muy rico y le quita esa sosería del yogur y listo. Y si quieren experimentar y le ponen canela o jengibre pues a tope…

Echamos de menos a “Teco”, mascota-guia de los viajes del Centro.

TECOPor un olvido de todos, esta vez no nos llevamos al viaje a la “mascota-guia” del Centro. Ya saben, ese peluche con cara simpática que Carmen recicló y lo puso en una varilla de paraguas para que se viera de lejos. Viene siempre con nosotros y nos sirve para no despistarnos del guia. Pasa de mano en mano y todos queremos llevarlo un ratito. Cuando te cansas es como la antorcha olímpica, lo pasas al siguiente. Enfin, Teco va de mano en mano e incluso conseguimos que los guias también lo adopten.

letrerodecoia-29.Pero esta vez quedó en Vigo y tuvimos que seguir la mano del guia que sujetaba un impersonal cartel que ponía “Sendas – Coia”. Cartel que no nos motivaba demasiado y nadie quiso llevarlo ni un ratito. Así pues, como ven por la foto, el cartel llegó a descansar sobre las delicias turcas en el Gran Bazar. Para desagraviar a Teco sugiero a Carmen que organice otro viaje a Turquia, con la mascota incluida.

Nuestro compañero Paco también quiso mostrarnos sus dotes para exhibir modelos originales de pendientes ultramodernos. Y aquí está la foto, simpática como él, para que vean cómo lucen unos pendientes, casi de turquesas, en unas bonitas orejas como las del señor Francisco.

Pacoysuspendientes-30 Como ven, nuestro compañero llevaba al casi hermano de Teco al hombro.

Texto  y fotos :  Alex

A %d blogueros les gusta esto: