¿Ordenador portátil o sobremesa? Claves a la hora de elegir.

En pleno siglo XXI no engañamos a nadie si decimos que en cualquier hogar español se dispone de un equipo informático para realizar una gran multitud de tareas de diversa índole.

Ya sea por temas de trabajo o motivos de ocio, un ordenador es una compra casi imprescindible para poder realizar con cotidianidad muchos temas dónde se perdería tiempo si se realizasen de manera más “tradicional”.
Pero siempre nos surgirá una duda acerca de la mejor opción, por ello se nos presenta dos motivos esenciales que no son otros que un ordenador portátil o decantarnos por un robusto equipo de sobremesa.
Contestando a todos los interrogantes que nos surjan
Perfecto, ya tenemos decidido que queremos comprar un ordenador y, ahora, debemos decantarnos por las dos opciones antes mencionadas que no se suelen llevar muy bien entre ellas (aunque son muy compatibles entre sí).
Si hablamos de un equipo de sobremesa, siempre nos vendrá a la mente esa torre de ordenador bien grande que nos hará trabajar desde un ámbito casero con todas las garantías posibles y necesarias.
Si vamos al otro lado del río, hablar de portátiles es hablar de comunicación, trabajo y ocio desde cualquier parte de nuestra ciudad (sienta fenomenal ver las noticias tomándote un café en cualquier rincón mágico del mundo).
Planteado el terreno, es necesario exponer sus puntos clave para que os hagáis una idea y podáis comprar algo que sirve pero adaptable a vuestras necesidades básicas.
¿Cuáles son sus ventajas e inconvenientes?
Empezaremos por el ámbito equipos de sobremesa, y es por ello que sus ventajas son:
– Mayor rendimiento en general si lo comparamos con un equipo portátil.
– Precio más asequible para nuestros bolsillos.
– Opciones de configuración más altas en cuánto a temas de hardware.
Todo en esta vida tiene inconvenientes, por lo que ahí van algunos de ellos:
– Necesidad imperiosa de tenerlo siempre conectado a la red eléctrica.
– No podremos trabajar o disfrutar de nuestro tiempo libre en cualquier lugar de nuestra ciudad.
– Como antes mencionábamos, mayores opciones de configuración que repercuten a la larga en un coste superior a un portátil.

Si hablamos de portátiles, un buen punto de partida en cuánto a ventajas podría ser:
– Gran movilidad para trabajar desde casa o en cualquier lugar.
– Menores “quebraderos de cabeza” para configurar los componentes del equipo.
– Diseños muy elegantes comparados con equipos caseros.
Falta por contar (algunas) de sus desventajas:
– Mayor coste de compra respecto a su competidor nato.
– Garantía bastante costosa si alguna pieza esta defectuosa.
– El tema de la temperatura es algo esencial hablando de portátiles. Un sobrecalentamiento excesivo puede provocar averías desafortunadas.
¿Cuál es la conclusión?
Elijas lo que elijas es una buena opción, pero todo depende de tus gustos y la utilidad que le vayas a dar. No es lo mismo utilizar el ordenador para tus ratos de ocio que para trabajar.
Si lo utilizas muy esporádicamente recomendaría un sobremesa, por el contrario si tienes que estar “enganchado” a tu trabajo te recomendaría un portátil por la baza de la movilidad.
Pensando bien las cosas siempre se suele acertar.

Fran

Fotos cortesía de:
1) Revista Stuff.
2) Tecnologyc.

Un comentario en “¿Ordenador portátil o sobremesa? Claves a la hora de elegir.

  • el 15/08/2012 a las 1:31 am
    Permalink

    Gracias Fran por tu artículo. Seguimos aprendiendo estas cositas tan interesantes de los ordenatas. Un saludo. Alex

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: