Mis compañeros de la clase de pintura.

Antes de escribir sobre mi compañero Feliciano, quiero dar las gracias, a todos los que dejasteis vuestro comentario sobre el artículo de Teresa, por darme tantos ánimos, y un cariño muy especial para sus hijos y nietos.
Hoy os hablo de Feliciano.
Feliciano, pinta a mi lado,  es un cielo de hombre. Siempre viene de buen humor, es bromista, y de risa contagiosa.Tiene una forma de pintar muy particular, no usa caballete, prefiere pintar sobre la mesa de trabajo.
Cuidando el detalle.

Conocí a Feliciano el curso pasado y desde el primer día  congeniamos. Ahora es el que compra la lotería de Navidad para todos .
Al jubilarse, es cuando se da cuenta de que tiene mucho tiempo libre, y  se anima a ir a clases de pintura. Lleva unos cinco años pintando. Se fija mucho en el detalle , se puede pasar horas haciendo un árbol. Me comenta que tiene en estos momentos unos 11 cuadros empezados, y que va siendo hora de ir terminándolos.

Una casa de Altea.
El curso pasado, Feliciano, empezó un cuadro de una casa que vio en un viaje que hizo con su esposa Mari Luz, por las costas valencianas, en concreto  Altea.
En  principio iba a ser solo la casa, luego le hizo una piscina, y este curso siguió con la casa a la que le iba añadiendo siempre algo más,  porque perdió la foto y al no  recordar muy bien que tenia , pues le fue añadiendo cosas, un garaje, árboles, etc. También está pintando la figura de San Andrés, y lo esta haciendo muy bien.
Me llama la atención como cuida el material, trae sus pinceles en un estuche que hizo él, yo tengo mucha suerte, pues me limpia muchas veces mi paleta, dejándomela reluciente, también le hizo un estuche a una compañera.
Feliciano, es una persona que disfruta mucho pintando, lo veo tan concentrado en su cuadro que parece que lo mima. Me comenta que le gusta mucho pintar en casa, y que su mujer lo tiene que llamar para cenar, o para irse a la cama. Pintar de noche y en silencio, es rematar un día perfecto, me decía.

Espero que cuando hagamos la exposición, vengáis a ver y valorar el trabajo de esta gente, que después de pasarse la vida haciendo otras cosas, con que ilusión cogen un pincel, sin importarles, si son buenos pintores o no. Nunca es tarde para hacer lo que nos gusta de verdad, y ahora tenemos tiempo.

Isabel-Delegada de pintura

Un comentario en “Mis compañeros de la clase de pintura.

  • el 24/03/2011 a las 2:54 pm
    Permalink

    Veo Isabel que te vas soltando, y además te concedieron más espacio. Es buena señal. Animo.
    Amadeo

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: