Mi suegra Elvira: “Su discurso de Navidad”

discurso de Navidad

-Me llena de orgullo y satisfacción en estas fechas tan señaladas, compartir con todos vosotros, amados vigueses, la paz y la felicidad que trae a nuestras vidas las cenas en familia, donde se cantan villancicos y se comen langostinos tigre y centollos de la ría… Resulta muy hermosa la reunión con nuestros hijos y nietos, participando en paz y armonía, de la concordia durante estas maravillosas festividades en las que celebramos el nacimiento de Jesús.  Porque ciertamente, amigos y amigas… queridos vigueses: Cada uno de los hombres y mujeres cristianos, tras las sencillas cenas navideñas, acudimos felices y contentos a la misa del gallo…  Me emociona y enorgullece contemplar esas iglesias rebosantes de feligreses devotos que deciden compartir unos con otros, su alegría al celebrar el nacimiento del niño Dios.
-Abuela ¿Cuándo viene Papá Noel?
-Calla Julito, que estoy dando el discurso de navidad.
“Sé que muchos de quienes me están leyendo –Continúa mi suegra Elvira- desean la llegada de la nochebuena, para reunirse en amor y compañía con sus seres más queridos.  Durante estas entrañables fechas, deben evitarse rencillas, así como riñas y menosprecios.  La envidia es muy mala consejera, por lo que no debemos presumir delante de los cuñados diciendo:
-Me he comprado en octubre un Golf GTD.
-A mi me entregan la próxima semana un Mercedes J.O.D.E.TE.
No, queridos vigueses, las chulerías no son para fechas de amorosas reuniones familiares. Por otro lado las cuñadas cuando se encuentran en casa de sus suegros, deben saludarse entre ellas con cariño y mucha educación evitando ciertas frases:
-¿Qué tal como estás?
-¡¡Pues anda que tú!!
Las damas elegantes han de presentarse en casa de sus padres o suegros con sencillez evitando las joyas recargadas. Recuerdo a la hija de alguien (Marichu) a quien conozco muy bien… ¡¡Ejem!!.. que llevó escondidos en un bolso, dos joyeros a la cena de Navidad. Después de los postres  fue al cuarto de baño y allí cambió unas por otras: Apareció resplandeciente con once pulseras en los brazos, nueve anillos, un reloj de oro de marcas buenas, dos gargantillas dobles entrelazadas, un juego de pendientes, dos pulseritas en los tobillos, un broche de pantera  en el foulard  y una esmeralda falsa en el turbante de la cabeza.
-No, queridas amigas –Continúa mi suegra Elvira- La sencillez es muy hermosa en una mujer.  Un simple diamante acompañado de unas perlas, algunos anillos entre los dedos, cuatro o cinco pulseras, una sortija de oro blanco a juego con los pendientes, son suficientes para destacar nuestra sencilla naturalidad, rodeada de  elegante hermosura.
No comáis mucho polvorón, y evitar los excesos como pasa en casa de mi hermana Rosalía que vive en Donosti. ¡¡No sé quien la manda comer!! Siempre tiene que jo… fastidiar el fin de año a los hijos. Todos los años sin faltar uno la internan en urgencias, a punto de reventar.
Deseo para este nuevo año 2.016, que todos vuestros deseos se cumplan y que sigáis leyéndome entretenidos en paz y armonía. Mucho cuidado con los berretes del turrón de chocolate y esas feas legañas del día siguiente.
Un cariñoso abrazo a todos mis lectores, de esta gran dama viguesa abarrotara de carisma, clase y buena educación, que lo es:
Elvira.   Miss Corujo 1957.

-Mamá este año viene a cenar por fin de año la madre de Roberto.
-¡¡No la puedo ver delante!! –Responde Elvira levantándose con sus papeles del discurso de navidad.
-Pero ¿Por qué?
-No te acuerdas cuando comentó que de mi barriga se podía sacar unto para dar sabor a los cocidos. No quiero ver de frente a esa vieja.
-¿Una vieja? Pero si es cuatro años más joven que tú. Además no recuerdo que hiciese ese comentario sobre tu barriga.
-Esa mujer no me gusta, Charo, es mayor y las mujeres cuando nos hacemos mayores, todas somos rubias, es una ley de las peluquerías. Pues ella no, tiene que dar la nota… El pelo de azul. Parece como si le hubieran echado añil…
-Y ¿A ti que más te da como se tiña el pelo?
-No es solo el pelo. ¿Nunca te has fijado que tiene “cariña de labradora?”.
-Mamá, no puedes pasarte la vida hablando mal de las personas humanas.
-¿Yo?
-Si, tú –Responde Charo rotunda.
-¡¡Ay Dios mío si yo hablase…!! –Dice Elvira entrecerrando los ojos y alzando la cabeza con mucha dignidad- Como dice Jaime Peñafiel “Valgo más por lo que cayo, que por lo que cuento”
-Mamá no entiendo que tienes en contra de tu consuegra.
-Pues que la madre de Roberto me cansa la lengua de tanto que habla ¿Te parece poco?
-Pero si habla ella ¿Como puede cansarse tu lengua?
-¡¡Por favor!! Es que te pasas la vida llevándome la contraria. Igualita que tu padre. Que Dios lo tenga donde se merece, y  que descanse si puede hasta que yo llegue.  Y deja de criticar que estamos en Navidad.

¡¡¡FELIZ NAVIDAD!!!

Texto e  Imagen:  Miguel A. Méndez González

 

11 comentarios sobre “Mi suegra Elvira: “Su discurso de Navidad”

  • el 23 de diciembre, 2015 a las 12:20
    Permalink

    FELIZ NAVIDAD, Miguel.

    ¡Menudo discurso preparó doña Elvira! ¡Cómo sería si tuviera malos deseos!
    Está visto que su forma de vivir es el chismorreo. Pues, a disfrutar señora.

  • el 23 de diciembre, 2015 a las 12:42
    Permalink

    Una suegra muy especial igual que su discurso navideño
    Me gusta mucho leer sus historias.
    Conchi

  • el 23 de diciembre, 2015 a las 14:35
    Permalink

    Las fiestas navideñas son un nido de discusiones donde se aprovecha para sacar lo que se acumula durante todo el año antipatía y frustración. Las familias ya no están unidas como antes. Es una lástima.

  • el 23 de diciembre, 2015 a las 18:29
    Permalink

    La Elviriña es muy divertida el domingo entré varias veces en la revista para leerla, pero debía estar muy ocupada preparando el discurso de navidad, ya espero la próxima.

    Estela

  • el 23 de diciembre, 2015 a las 18:39
    Permalink

    feliz navidad señora Elvira. y que siga divirtiéndonos por muchos años con sus ocurrencias y esa desbordante imaginación de su autor.
    Con cariño: Raquel.

    Feliz navidad suegra Elvira, que durante muhos años nos divierta con la misma gracia y que su autor Miguel no pierda ese humor y desbordante imaginación.
    Un saludo navideño. R.

  • el 23 de diciembre, 2015 a las 18:50
    Permalink

    veo por los comentarios que es una suegra y muy querida en Vigo… FABULOSO.

  • el 24 de diciembre, 2015 a las 12:08
    Permalink

    gracias señora Elvira, por los buenos ratos que nos ha hecho pasar. Felices fiestas

    Roberto

  • el 24 de diciembre, 2015 a las 12:09
    Permalink

    gracias señora Elvira, por los buenos ratos que nos ha hecho pasar. Felices fiestas

    M. Jesus y Roberto

  • el 25 de diciembre, 2015 a las 20:05
    Permalink

    Las cenas de Navidad son más complicadas que familiares
    Pero a pasarlas rapidamente y esperar que el próximo año
    si no puede ser mejor que no sea peor.
    Saludos y feliz año.

  • el 26 de diciembre, 2015 a las 12:58
    Permalink

    es cierto que las mujeres cuando nos hacemos mayores casi todas somos rubias la señora Elvira tiene toda la razón y si no la tiene habría que dársela porque fue MISS CORUJO.
    UN SALUDO SEÑORA ELVIRA SIGA ASÍ CRITICONA Y CON MUCHO CARACTER.

  • el 29 de diciembre, 2015 a las 19:30
    Permalink

    Un relato de humor pero bastante real con respecto a lo que pasa en muchas casas durante las cenas navideñas.
    Buen discurso señora doña Elvira.El pueblo de vigo la quiere y la respeta.
    Santiago.

Comentarios cerrados.