Mi suegra Elvira “La Vajilla”

Miguel

-¿Mamá donde tienes la vajilla con el escudo de armas de la familia? –Pregunta Marichu a Elvira.
-Se la vendí a la baronesa de Beiramar.
-¿Se la vendiste? ¿Y por qué?
-Porque estudiamos juntas en las “Carmelitas calzadas esclavas de la virgen dolorosa de la sagrada Consolación” antes de que ella se casara  con el barón.
-Si ya  sé que estudiasteis juntas, pero ¿eso que tiene que ver?
-Verás: Un día nos encontramos esta navidad en El “Cortingles” y nos dimos dos besos de esos de judas en las mejillas muy cariñosas.
-¿Y que pasó?
-Charlamos un buen rato recordando otros tiempos y la invité a tomar café a mi casa. Cuando me vino a visitar  y vio la vajilla le entró mucha envidia.
-Bueno ¿Y qué?
-Tú Marichu, ya sabes que yo soy una mujer muy buena y con unos sentimientos muy profundos ante las necesidades de las personas humanas que sufren.
-Pero ¿Por qué sufría la baronesa de Beiramar?
-Pareces tonta, ya te lo he dicho, por la envidia que le entró.
-¿Le vendiste tu vajilla con el escudo de armas porque tenía envidia?
-Si, claro, se puso de rodillas con las manos derechas suplicándome que se la vendiese.
-¿Y tú que le dijiste?
-“Levántate que te perdono”  fue lo que le dije; y  entonces,  en un arranque de bondad y generosidad por mi parte, le entregué todo el cacharrerío, después de que firmara  un cheque por 3.000 euros.
-¿Le cobraste 3.000 euros por una vajilla usada de más de cuarenta años?
-Claro, y dos plazos más de quinientos a pagar en medio año.
-Eso fue casi una estafa –Dice Marichu asustada.
-La ley de la oferta y la demanda, hija mía… ¡¡Que no te enteras!!
-Pero si esa vajilla la compraste en el rastro en Madrid por doscientas pesetas.
-Si, pero doscientas pesetas del año 1.971, que hoy sería casi mil euros.
-La vajilla no esta completa, le faltan algunos platos y tiene  dos fuentes  astilladas.
-El valor se lo da  el escudo de armas de “SU” familia grabado en el fondo de los platos.
-Tú siempre nos dijiste que ese escudo de armas era el de la familia de nuestro padre.
-Cada día estás mas tonta, hija mía, es que te lo crees todo ¿Cómo iba a ser el escudo de armas de nuestra familia si la compramos en el rastro en Madrid?
-Pero entonces ¿por qué dices que tiene el escudo de armas de su familia?
-Porque la baronesa de Beiramar es tan falsa como yo, y  será lo que le diga a sus amistades cuando las invite a comer. Igual que hice yo toda la vida con los amigos de tu padre, cuando ejercía de primera dama viguesa.
-¿Como pudiste cobrarle  4.000 euros por una vajilla vieja y medio rota?
-Fueron 4.345 euros.
-Pero ¿No dijiste que fueron 4.000 en total incluyendo los dos plazos de quinientos, a pagar en medio año?
-Ya, pero le pregunté con mucha discreción personal ¿Cuánto traes en la cartera, para lo de la fianza?
-Elvira, te acabo de firmar un cheque ¿Y me pides una señal?
-Estamos haciendo negocios, señora baronesa –Le dije yo así… como resaltando lo del título de baronesa para que soltase la guita.
-¡¡Eres imposible!! –Dice Marichu.
-Me entregó todo lo que llevaba en la cartera, solo le dejé  diez euros para que volviera en un taxi… Porque claro, al ser de la nobleza, no iba a subirse en el Circular Centro con toda la loza…
-No me lo puedo creer.
-Mira, Marichu: la baronesa de Beiramar por hacerse con la vajilla, incluso me hubiera regalado un nieto si se lo pido…
-Mamá eres  una usurera.
-Pero ¿como puedes llamarme usurera?  ¡¡Ponte de rodillas ahora mismo y pídeme perdón!!

Texto e Imagen:  Miguel A. Méndez González

Nota del Autor:  Mi suegra Elvira ya se encuentra disponible en formato libro. Un estupendo relato en edición bolsillo para disfrutar y regalar…  Envío a domicilio sin gastos. Pedidos a: alientodecristal@gmail.com

12 comentarios sobre “Mi suegra Elvira “La Vajilla”

  • el 28 de febrero, 2016 a las 8:38
    Permalink

    Ya echaba de menos a la suegra
    le pasan unas cosas!!!

  • el 28 de febrero, 2016 a las 11:44
    Permalink

    cuato tiempo llevaba sin aparecer esta divertida suegra, ya la echaba de menos
    divertida como siempre.

    Ya espero la próxima

    Encarnación

  • el 28 de febrero, 2016 a las 12:42
    Permalink

    has tardado mucho tiempo en poner a la Elviriña, me he reido muchisimo, esta mujer es como el demonio quiero el libro, te mando el telefono al correo y me llamas cuando puedas gracias

    un saludo. Estela.

  • el 28 de febrero, 2016 a las 15:16
    Permalink

    Hombre, la suegra Elvira otra vez y esta con vajilla.
    muy buenas historias, divertidas y socarronas.
    No te retrases tanto enviando la siguiente.
    C

  • el 28 de febrero, 2016 a las 22:56
    Permalink

    Increible imaginacion, me sorprende tu creatividad.

    Marga

  • el 29 de febrero, 2016 a las 11:18
    Permalink

    Compré el libro cuando salió hace un mes y cuando quise comprar otro para regalar a mi suegra jajajjajaja estaba agotado. Llamé a Miguel y me dijo que se puede conseguir en TORRECEDEIRA 100. Dieguitos y Mafaldas. Acabo de comprarlo, el jueves es el cumpleaños de mi suegra….

  • el 29 de febrero, 2016 a las 17:08
    Permalink

    Esta suegra no puede ser mas divertida, me troncho y me parto

    saludos

  • el 29 de febrero, 2016 a las 19:12
    Permalink

    Este episodio de la vajilla es genial. ¡Menudo desparpajo se gasta la suegra!
    Como ya tengo el libro, lo saboreo. Resulta muy entretenido.

  • el 29 de febrero, 2016 a las 21:32
    Permalink

    Pensé que habías abandonado a la suegra ahora que has publicado el libro
    estoy contenta que sigas con estos pequeños relatos tan entretenidos. No
    dejes de mandarlos porque nos alegran con unas gotas de humor.

    Un afectuoso saludo.
    Isabel.

  • el 1 de marzo, 2016 a las 4:20
    Permalink

    Entro en la revista alguna vez pero no mando comentarios
    duermo mal y a estas horas busco algo que me haga reír, en
    la tele no hay nada y el humor está ausente por esta sociedad
    tan triste que nos ha tocado.
    hoy he querido felicitarel por Su Suegra que ha despertado
    mi curiosidad y alguna sonrisa
    Soy mas joven que Elvira y tambien mas triste. Me encantaría
    tener su vitalidad y a la vez su inconsciencia.

    Un abrazo muy afectuoso.

  • el 2 de marzo, 2016 a las 18:21
    Permalink

    Quiero dar las gracias a Miguel por enviarme tan rápido el libro.

    Saludos. No olvides seguir publicando.

    Santiago.

  • el 12 de marzo, 2016 a las 20:11
    Permalink

    Tiene muchos fans esta suegra. a mi mujer le gusta y me manda que escriba este mensaje porque ella no esta muy puesta en la informatica dice que se rie mucho y le recuerda a su madre que era mi suegra
    bueno

    hasta otro mometo.

Comentarios cerrados.