Mi suegra Elvira : La tableta de chocolate

la tableta de chocolateHace un día de perros y mi suegra Elvira está merendando con su amiga Piluca en el “Bonilla”. Hablan sobre la nueva enfermedad de Elvira.
-Cuando el médico me vio y me tocó la espalda se puso a llorar.
-¿A llorar? –Pregunta Piluca sorprendida.
-Si, porque a mí en el Sergas me quieren mucho.
-¿Qué te dijo?
-Fue horrible lo que me dijo. Me mató rotundamente por dentro por el hundimiento que siento en la vida…
-Pero ¿Qué tienes?
-Entre sollozos el médico me dijo que tengo la espalda como un bacalao.
-¿Cómo un bacalao?
-Mismamente. No puedo hacer nada, de nada.
-¿Y entonces en que pasas el tiempo todo el día?
-Juego al parchís…
-Pero ¿Cómo puedes jugar tú sola?
-Con todas las fichas. Y no veas, gano muchas veces, porque a mí el parchís se me dio muy bien ya desde niña.
-¿Y no vas a ir a rehabilitación?
-No pueden tocarme la espalda por los “contracturismos”.
-Merceditas está muy mal también de la espalda. No sé si sabes que al hijo le tocó la lotería –Comenta Piluca para cambiar de tema, mientras  coge un churro y lo moja en el chocolate.
-No sabía.
-Si, me parece que le tocaron cien mil euros.
-Que suerte tuvo…
-Lo primero que hizo fue ir a la oficina de empleo, les dijo que iba a darse de baja porque era rico.
-¿Y ahora en que trabaja?
-No trabaja, solo va al gimnasio para sacarse los chocolates de la barriga.
-¿Los chocolates?
-Si mujer, esos que les salen a los hombres que hacen muchas gimnasias en los gimnasios –Responde Piluca tocándose la tripa.
-Ah, si. Mi yerno Miguel dice que también los tiene debajo de los michelines. Pero él es muy poco de presumir.
-¿Ya te has arreglado con él?
-No, pero tengo que tener cuidado y disimular –Dice cuchicheando en el oído de Piluca- Ya sabes que continúa escribiendo sobre nuestra familia en la Revista del Centro Sociocomunitario de Coia.
-Que mala perso…
-Chisssssss. Cómete otro churro y cierra la boca, Piluca. No la vayamos a armar.
-Debe estar muy grande tu nieto Julito –Comenta Piluca para cambiar de tema.
-Si, que está grande, pero es muy caprichoso.  El otro día cuando fui a darle un beso me dijo que solo quiere  a Dios y a Pepa Pig.

Texto e Imagen: Miguel A. Méndez González

11 comentarios sobre “Mi suegra Elvira : La tableta de chocolate

  • el 25 de octubre, 2015 a las 16:58
    Permalink

    Otra historieta más de la suegra Elvira, me hace mucha gracia.

    Estela.

  • el 25 de octubre, 2015 a las 19:29
    Permalink

    Me ha gustado mucho y como ya la conocemos al final acabamos cogiendole cariño. Y es que Elvira es única.
    Enhorabuena
    Atentamente
    Guadalupe Aguilera.

  • el 25 de octubre, 2015 a las 21:03
    Permalink

    Pobrecita suegra. Tiene un yerno muy malo escribiendo sobre ella y la familia.
    Eres tremendo. Como dicen los andaluces: Me dí una hartá de risa.

  • el 26 de octubre, 2015 a las 9:25
    Permalink

    Mis nietos solo quieren a Bob Esponja. Entretenido relato como siempre de esta singular suegra.

    Un afectuoso saludo.

  • el 26 de octubre, 2015 a las 10:13
    Permalink

    Vaya familia, el yerno escribiendo sobre ella, el nieto con los afectos confundidos, y ella ganándose a si misma al parchis.

    Simpático y entretenido relato.

  • el 26 de octubre, 2015 a las 20:21
    Permalink

    Cuanto me río con las ocurrencias de esta suegra es asombrosa tu creatividad.

    Enhorabuena.

  • el 28 de octubre, 2015 a las 12:12
    Permalink

    Me gusta cada vez más esta suegra viguesa y además mis corujo, me río como hacia tiempo.

    Sigue así.

  • el 29 de octubre, 2015 a las 11:28
    Permalink

    Muy entretenida y simpática esta Elvira, muchos no quieren presumir por eso tienen los abdominales debajo de la barriga.

    Ana.

  • el 30 de octubre, 2015 a las 11:31
    Permalink

    me parece dificilísimo conseguir que un personaje de relato corto pueda estar tan bien escrito

    la suegra Elvira es un descubrimiento.

    mi más sincera enhorabuena.

  • el 3 de noviembre, 2015 a las 11:43
    Permalink

    Todos los hombres tienen su tableta de chocolate, pero solo la sacan quienes quieren presumir.
    Ocurrente y divertida Elvra.

  • el 7 de noviembre, 2015 a las 17:29
    Permalink

    Hacía días que no entraba en la revista y he tenido suerte, hoy me han tocado dos historias de la suegra Elvira.

    Me hace reir

    Sludos.

    María Jesús.

Comentarios cerrados.