Mi suegra Elvira: “La máquina de escribir”

Miguel

Mi suegra Elvira ha invitado a su amiga Piluca a jugar unas partidas de tute, mientras espera que su hija Marichu le traiga a Julito.

-Elvira ¿Qué te pasa hoy que no apartas  la vista de la tele?
-Lo que más me gusta en este mundo son las series de televisión sobre enfermedades y hospitales. Es una maravilla ver  como otros lo pasan mal mientras yo estoy tan buena.
-Querrás decir sana.
-Si, eso… sana y también muy buena.
-Elvira a mi me parece que tu eres un poco narcisista por dentro de ti misma.
-No te lo voy a negar –Responde mientras canta- Cuarenta en bastos…
Llaman a la puerta. Es Julito, el nieto de Elvira acompañado por su madre.
-Mamá te lo dejo aquí que tengo que hacer unas compras. Luego paso a recogerlo.
-¿Quieres que le de la cena? –Pregunta Elvira.
-No, acaba de merendar hace un rato, yo en un par de horas vengo a buscarlo… Julito pórtate bien y no les des la lata ni a la abuela  ni a Piluca que están jugando a las cartas.
-Abuela me dijiste que me ibas a dar mi regalo de cumpleaños. Y todavía no me lo has regalado.
-Si es verdad Julito… que cabeza tengo, el día que lo celebramos se me olvidó –Dice mi suegra Elvira levantándose para ir en busca de un paquete enorme muy bien envuelto, que guarda en su habitación.
-Que grande está esta criatura –Comenta Piluca.
-Si, ellos crecen a lo alto y nosotras ahora alrededor –Responde Marichu– Mamá me voy.
-Vale. ¿Entonces no le doy la cena al niño?
-No.
Elvira aparece con su gran regalo envuelto en una preciosa caja.
-Toma cariño.
Julito comienza a romper papel y separar lazos hasta que descubre una máquina de escribir.
-¿Que es esto abuela?
-Una máquina de escribir Olivetti, muy valiosa, que perteneció a tu abuelo Andrés, cuando era director de una sucursal de banco viguesa.
-Y ¿Dónde está la pantalla?
-Las máquinas de escribir no tienen pantalla, porque no son ordenadores.
-Pero abuelita,  ¿La Olivetti esta donde tiene la wifi, para conectarse a Internet?
-No tiene wifi cariño, ya te dije que es una máquina de escribir muy valiosa que perteneció a tu abuelo Andrés.
-¿Y entonces como juego con ella?
-Pones una hoja de papel mueves este rodillo, así… y escribes encima.
-¿Y luego escaneas la hoja?
-Las máquinas de escribir no sirven para escanear, solo para escribir con hojas de papel.
-Pues vaya caca que me has regalado por mi cumpleaños.

Texto e  Imagen:  Miguel A. Méndez González

 

7 comentarios sobre “Mi suegra Elvira: “La máquina de escribir”

  • el 29 de noviembre, 2015 a las 10:24
    Permalink

    Las nuevas generaciones ya no saben lo que es una máquina de escribir, ni una cinta de video ni un casete para escuchar música.

    Saludos. Ana.

  • el 29 de noviembre, 2015 a las 13:00
    Permalink

    Esta suegra no conoce a los nietos piensa que es un gran regalo darle la máquina de escribir de su marido, ellos ahora buscan tablets o juguetes.

    Saludos

  • el 29 de noviembre, 2015 a las 19:01
    Permalink

    Me ha parecido un relato muy entretenido. Pienso que a Elvira la maquina de escribir le estorbaba en el trastero y aprovecho el cumpleaños del nieto para deshacerse de ella y ahorrarse el dinero de la compra del regalo.
    Enhorabuena
    Atentamente
    Guadalupe Aguilera.

  • el 30 de noviembre, 2015 a las 12:09
    Permalink

    Divertida y ocurrente suegra. Cuidado con los nietos porque ahora es dificil engañarlos.

    Un saludo.

  • el 30 de noviembre, 2015 a las 16:51
    Permalink

    Ahora quedan las navidades ¿que le regalará Elvira a su nieto? Julito, portate bien.

    Un saludo Isabel.

  • el 30 de noviembre, 2015 a las 21:19
    Permalink

    Todo se quedará en el olvido.
    Tampoco es ya buena idea regalar libros porque están los electrónicos así que habrá que prevenir a esta suegra para que no se lleve chascos.
    Hay que progresar doña Elvira.

  • el 2 de diciembre, 2015 a las 12:27
    Permalink

    Esta Elviriña siempre haciendo de las suyas tenia que haberle regalado un ordenador.
    Me rio siempre con ellla ojala fuese mi suegra

    Estela

Comentarios cerrados.