Mi suegra Elvira: La boda de Marinita

MIGUEL-mi-suegra-Mamá has tardado muchísimo en coger el teléfono.
-Hola Charo. No lo oí, estaba en la ventana porque se casa Marinita, la hija de Susana y quería verla salir y sacarle unas fotos con el móvil, para reírme luego con Piluca        –Responde Elvira-  Ya sabes que ella y la madre son mucho de presumir.
-¿Y al final pudiste verla?
-Si, una vergüenza, las vecinas en los balcones y en la calle aplaudiendo y gritando ¡¡GUAPA, GUAPA!! Cuanta falsedad en la gente, por favor. Parecía una boda gitana.  Marinita con corona de princesa toda de perlas falsas alrededor de esa cara de pan de pueblo que tiene; ni siquiera el día de la boda consiguió disimularla. Apareció con un vestido de novia en seda salvaje, color crudo, todo de encaje con dos flores grandísimas a ambos lados del escote que le daban al conjunto nupcial, un toque muy vulgar.  No se si te dije que la madre comentaba hace un mes en la frutería de Pepi que estaban buscando un coche descapotable clásico  para que  llevase a Marinita hasta la iglesia; pero como debía salirles muy caro, esta mañana la vimos entrar en un Ford Escort sin capota, con los asientos forrados de “leoparda”, todo adornado con flores baratas… Me quedé congelada total ¡¡Que pena de vida!! Nada de clase, sin pizca de elegancia……Charo –Continúa Elvira- No se como la gente sigue contrayendo matrimonio. Me decía el otro día tu sobrina la Vane:
“Abuela las bodas solo sirven para que haya un Cristo más y una virgen menos” La chiquilla es muy bruta, pero no puedo quitarle la razón.  Aunque  ahora todas las novias se vistan de blanco, hace tiempo que llegan al matrimonio con el cántaro roto… Al final Marinita, no ha conseguido hacer una buena boda como siempre había soñado la madre. Y lo peor no es eso. No sé…  el novio es  feo… pero muy feo, Charo. Porque a las cosas hay que llamarlas por su nombre.  Yo cada vez que lo vi, le colgaba un  moco de la nariz, tiene los dientes separados y dicen que al tratarlo te das cuenta que le falta un hervor y algunas primaveras… Pero yo eso como no lo sé, jamás lo cuento porque yo soy muy poco de criticar, que tu bien  lo sabes. ¡¡Ay Dios mio!! Cuantas veces no habré escuchado a Susana decirle a Marinita: “Una mujer tiene que ser muy lista para parecer tonta, hija mía” El tonto ahora lo tienen las dos en casa.  La madre siempre fue de mucho engaño, mucho tapar y aparentar. En el edificio la gente conocía bien la diferencia entre ambas familias. Lo nuestro siempre fue otra educación. Yo tuve la desgracia de quedarme viuda casi en mi adolescencia, pero con grandes sacrificios, logré sacaros adelante, siendo tu hermana y tú casi de mi edad. Y aquí estamos como una familia digna, respetada y queridísima tanto en Vigo, como en Corujo.
-…
-Charo ¿Me estás escuchando?
-…
-¿Charo?
-…
-¿Charo?
-…
-Esta hija mía me ha vuelto a colgar… ¡¡¡No la puedo ver delante!!! Es incapaz de mantener una charla normal entre madre e hija… Igualita que su padre. Que Dios lo descanse hasta que yo llegue.

Texto e Imagen:  Miguel A. Méndez González

 

12 comentarios sobre “Mi suegra Elvira: La boda de Marinita

  • el 5 de diciembre, 2015 a las 12:19
    Permalink

    Anda que me he reído un rato con esta suegra. Me ha divertido, es ocurrente y maliciosa y la hija no la puede ver delante.

    Epero la próxima crónica de sociedad.
    Un afectuoso saludo

  • el 5 de diciembre, 2015 a las 17:28
    Permalink

    a esta suegra le pasan muchas cosas, me río es muy divertida y siempre anda en líos con la familia.

    Ya espero la proxima historieta de la Elviriña.

  • el 5 de diciembre, 2015 a las 21:32
    Permalink

    No me extraña que la hija no quiera escuchar la “charla normal” de su madre, que es de tan poco criticar…
    En fin, que me río porque se ven muchas sinónimas de Elvira. Sales a hacer la compra y te las encuentras en las esquinas dándole al pico, y regresas y siguen dándole. En algo tienen que pasar el tiempo.
    Sigue, Miguel, que no falte el humor.

  • el 6 de diciembre, 2015 a las 10:09
    Permalink

    Siempre divertida esta suegra con aires de grandeza y muchas y entretenidas historias.
    Saludos.
    Isabel.

  • el 6 de diciembre, 2015 a las 20:44
    Permalink

    Otro relato muy divertido de la suegra Elvira y menuda imaginación que tiene para sacarle punta a todo y criticarlo.
    Enhorabuena
    Atentamente
    Guadalupe Aguilera.

  • el 6 de diciembre, 2015 a las 21:58
    Permalink

    Que ocurrente es Elvira,sobre todo para hacer comentarios malintencionados,divertido relato.

  • el 7 de diciembre, 2015 a las 12:13
    Permalink

    Un relato de humor muy entretenido, como siempre la actitud de hija y madre enfrentadas para sacarnos una sonrisa.

    R.

  • el 7 de diciembre, 2015 a las 12:33
    Permalink

    No siempre puedo leer a esta suegra, pero cuando me la tropiezo me saca una sonrisa.
    Me recuerda a esas series de televisión pero aquí en plan relato de humor.

    Te animo a seguir para disfrutar de buenos momentos leyéndolas.

  • el 8 de diciembre, 2015 a las 14:54
    Permalink

    Que ratos mas divertidos nos hace pasar esta suegra
    Refleja muy bien a un tipo de mujer que abunda y resulta intemporal.

    C.

  • el 9 de diciembre, 2015 a las 18:26
    Permalink

    Elvira es ya un personaje en esta revista digital, me gustan sus conflictos y aventuras.

    Santiago.

  • el 11 de diciembre, 2015 a las 18:42
    Permalink

    Fabulosa Elvira, una mujer de carácter y contradictoria como los buenos personajes de las obras literarias.

    Un cordial saludo
    Ana.

  • el 18 de diciembre, 2015 a las 20:19
    Permalink

    Un descubrimiento esta veterana suegra. Mi reconocimiento a su autor Miguel, por lo bien escritos que estan estos relatos.
    Saludos.

Comentarios cerrados.