Mi experiencia en el Xacobeo


Hace unos días, un grupo de personas nos disponemos a viajar a Santiago para ganar el Jubileo. Como todos éramos conocidos, en el autobús el ambiente era muy animado. Durante el trayecto cada uno va contando sus historias, sus peripecias, etc. Al llegar a Santiago nos dirigimos a la Catedral y ahí es donde empieza la odisea.
Para entrar solo se podía hacerlo por la puerta de Platerías, la cola era enorme. Íbamos a oír la Misa del Peregrino a las 12 de la mañana. Nos pusimos en la fila a las 11 h. para poder coger sitio ya que había personas mayores que no podían estar mucho tiempo de pie. Nuestra sorpresa llegó cuando entramos en la Catedral y vimos que estaba llena de andamios.
¡Había andamios por todos los sitios!
Los bancos ya estaban todos ocupados y la gente se tuvo que acomodar como pudo. Daba pena ver a personas sentadas en las columnas, confesionarios, escaleras, etc. Muchos de los visitantes de otras comunidades no entendían como se ponen a hacer obras sabiendo la cantidad de peregrinos que visitan el recinto, con el consiguiente riesgo de que pueda pasar algún accidente.
Más tarde empezaron los comentarios:  ¡Es por la visita del Papa!  ¡Es que van a pintar las paredes!
En lo que todos coincidían era en que no se debían hacer en este momento. También muchos de los que había allí se llevaron una decepción cuando supieron que no iba a funcionar el “Botafumeiro”, algunos incluso comentaban que habían venido de muy lejos y se iban a quedar con las ganas.
El comportamiento de la gente fue excepcional, ya que no se oía ni una mosca, a pesar de la multitud.
Yo me pregunto ¿para ocho horas que va a estar el Papa en Santiago, vale la pena organizar tanto follón? ¿Qué quieren, que lo vea todo reluciente?
Y si no es por la visita del Papa ¿creen que es el momento oportuno de ponerse a hacer tales obras en pleno Xacobeo?

Rosina

Fotos: Internet

2 comentarios en “Mi experiencia en el Xacobeo

  • el 25/10/2010 a las 8:28 pm
    Permalink

    Rosina: Desearía me aclarases algo que no está de acorde con lo que a mí me han dicho. Y es que para ganar el jubileo hay que justificar para obtener la credencial, haber realizado a pie o a caballo al menos los últimos cien kilómetros o doscientos en bicicleta. Usted dice que el viaje lo hicieron en autobús hasta Santiago. Claro que puedo pensar que el resto lo hicieron dándole las vueltas necesarias por la capital, mientras que también comían los callos…..
    Anécdota: Este jacobeo 2010 hace el número 119 desde el año 1122.
    Emiliano

  • el 26/10/2010 a las 2:00 pm
    Permalink

    Emiliano, te aclaro lo que es ganar el jubileo.
    Para conseguir la credencial o Compostela tienes que hacer el camino a pie, a caballo o en bicicleta, pero para ganar el Jubileo tienes que oír Misa y confesarte y eso lo puedes ganar yendo a pie en autocar o con tu coche particular.
    Germán

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: