Mejillones gratinados o mejillones primavera

Si existe un alimento del mar muy consumido por parte de muchas personas en nuestro país, este es sin ninguna duda el mejillón, un producto natural y saludable con un sugerente y delicioso sabor.

La mayoría de su cultivo se hace por el sistema de bateas, las cuales consisten en plataformas sujetas al fondo del mar, de las que penden unas cuerdas a las que se adhiere la semilla del mejillón, mediante unas mallas.

Al poco tiempo, estas mallas se deshacen, dejando libre al mejillón, el cual ha fabricado ya el biso con el que se sujeta a la cuerda. No obstante, no es hasta pasados 4 meses cuando los mejillones se retiran de las cuerdas para ser colocados en otras para repartir el peso. Eso sí, no alcanzarán el tamaño comercial hasta pasado aproximadamente un año.

Beneficios y propiedades del mejillón

Rico en proteínas.

Contienen muy poca grasa, aunque la mayoría son ácidos grasos poliinsaturados omega-3.

Ricos en vitaminas (entre las que destacan niacina, riboflavina y tiamina).

Ricos en minerales (entre los que destacan el calcio, yodo, hierro, potasio y magnesio).

Dado su contenido en ácidos grasos, son ideales para prevenir enfermedades cardiovasculares, bajar el colesterol alto y prevenir el cáncer.

Ingredientes: (para dos personas)

  • 1.100 g de mejillones frescos
  • 1 cebolla
  • 5 cucharadas de aceite de oliva
  • ¼ l. de vino blanco
  • 1 manojo de perejil
  • 4 dientes de ajos
  • 80 g de queso parmesano rallado
  • 5 cucharadas de pan rallado
  • Sal y pimienta negra recién molida

Elaboración:

  1. Limpie muy bien los mejillones.
  2. Pele y pique loa cebolla. Eche 1 cucharada de aceite en una cacerola grande y sofría la cebolla hasta que esté transparente. Eche los mejillones y moje con el vino. Deje que se abran, tapados, unos 5 ó 7 minutos, sacudiendo de vez en cuando el recipiente.
  3. Escurra los mejillones y deseche los que no se hayan abierto, ya que no son comestibles. Quite la concha vacía a los demás y coloque los que llevan el molusco en una fuente de horno.
  4. Precaliente el horno a 250º
  5. Lave el perejil bajo el grifo y séquelo bien. Píquelo bien fino junto con los ajos pelados. En un cuenco o plato sopero, mézclelo con el queso y el pan rallado e incorpore el aceite de oliva restante. Salpimente al gusto. Distribuya esta mezcla sobre los mejillones.
  6. Ponga los mejillones en el centro del horno. En 5 ó 8 minutos habrán tomado un apetitoso color dorado. Si no dispone de grill tardarán un poco más.
  7. Sírvalos calientes.

Mejillones primavera

Un plato ligero y de bella presentación.

Limpie muy bien los mejillones. Deseche los que estén abiertos o ten la concha rota.

Ingredientes: (para dos personas)

  • 1/4 kg de mejillones
  • 1 cebolla
  • 2 cucharadas de aceite
  • 2 dientes de ajo
  • El zumo de un limón
  • ¼ l de agua
  • 1 puerro
  • 1 colinabo
  • 1 cebolla
  • 1 zanahoria
  • 2 cucharadas de mantequilla
  • 1,2 dl de vino blanco seco
  • ½ dl de crema de leche
  • 2 cucharadas de petit suisse
  • 1 pizca de sal
  • Pimienta blanca recién molida, y una pizca de pimienta de cayena. Perejil.

Elaboración:

Pele y pique finamente la cebolla. En una cazuela grande caliente el aceite y sofría la cebolla. Pele y pique los ajos y añádalos. Ponga los mejillones en la cazuela, añada el zumo de limón y el agua. Tape y deje cocer unos 7 minutos, sacudiendo de vez en cuando el recipiente para que se abran los mejillones

Prepare el puerro y el colinabo, lávelos y séquelos bien. Córtelos en rodajitas finas. Pele o raspe la zanahoria, lávela, séquela y rállela gruesa.

En una cacerola, caliente la mantequilla y sofría las verduras durante 8 minutos. Moje con el vino blanco. Añada la crema de leche, el petit suisse, mezcle y  espere a que dé un hervor.

Retire los mejillones y sáquelos de sus conchas. Cuele el agua de cocerlos y añádala a las verduras.  Sazone con la sal y las pimientas y añada los mejillones.

Lave y seque el perejil, separe las hojitas y píquelas finamente. Reparta los mejillones con su salsa en dos plato precalentados y espolvoree con el perejil picado.

Sirve ese plato con una buena ensalada o con arroz blanco.

Raquel

 

A %d blogueros les gusta esto: