Me leí de un tirón

Me leí de un tirón lo escrito por Anand y me fui a la cama.

Me pasé un rato dando vueltas y pensando en todo lo que había leído.

Ahora el muchacho se me había hecho familiar. Estaba deseando leer la continuación de la historia.

Se trataba de una verdadera odisea y prometía ser muy larga, pues el viaje había durado tres años.

A la mañana siguiente, cuando bajé a desayunar encontré a Anand en el ordenador, escribiendo su historia.

Le di los buenos días y lo dejé escribiendo mientras me fui a preparar el desayuno.

El día lucía espléndido. Desayunamos mientras charlábamos acerca de lo que había leído y me di cuenta que le transmitía mi entusiasmo por su relato.

Después del desayuno le comuniqué que tenía que ir al pueblo para hacer algunas compras.

Le pregunté si prefería acompañarme o quedarse escribiendo. Y prefirió acompañarme.

Nos fuimos primero al súper. Las dependientas me conocía todas y eran muy amables.

Me leí de un tirónRosita en cuanto me vio me saludó muy alegre.

─Que bien acompañado te veo Andrés.

Mi cabeza funcionó a velocidad de relámpago buscando algo que decir y tras una mirada rápida diciéndole que me siguiera la corriente le solté a la linda muchacha:

─Es mi sobrino.

Mi joven e inteligente amigo le tendió la mano a Rosita al tiempo que sonreía.

─Encantado señorita.

─Rosita, se llama Rosita. ─Le apunté.

─Que sobrino más lindo y educado Andrés.

─Le viene de familia.

Y nos reímos los tres.

Cómo no había casi nadie en el súper, todas las chicas quisieron conocer al sobrino de Andrés. Y hasta lo obsequiaron con un pastel de manzana.

─ ¡Qué éxito, chico. Las tienes a todas coladas por ti.

─ No se burle. Salta a la vista que están encantadas con usted.

Increíble que un cincuentón como yo sintiera aquel calor en las mejillas. Debí ponerme colorado como un pimiento morrón.

─ ¿Sabes lo que te digo Anand? Que a estas altura de la historia ya es hora de que me tutees, ¿No te parece? Además si vas a ser mi sobrino, no parece normal que un sobrino trate de usted a su tío.

No se porqué pero me pareció que el muchacho se había dado cuenta de mi azoramiento. Ahora el chiquillo parecía yo y el un señor adulto que se burlaba de mi.

─Si, tío, tienes razón.

Y se echó a reír con una risa tan contagiosa que acabamos los dos riendo como locos.

En la caja nos atendió Paula, un encanto de mujer, casada con Fermín, un señor tan mañoso que me arreglaba cualquier cosa en casa. Igual hacía de albañil, que de fontanero y electricista.

Anand enseguida sacó su tarjeta para abonar el importe, pero le hice un guiño a Paula y el lector rechazó su tarjeta.

Del súper nos fuimos dando un paseo a la panadería. Anand estaba encantado de lo amable que era la gente y la confianza con la que me trataban, gestándome bromas.

─ Anand, una pregunta, ¿No tienes equipaje?

─ Es cierto. Que cabeza la mía. Me había olvidado completamente. ¿Dónde está la estación de autobuses?

─ Muy cerca. Vamos.

Allí había dejado su mochila.

─ Si que vas ligero de equipaje.

─ Así es. Voy comprando lo que necesito por el camino. ¿Podríamos ahora ir a una tienda?

En un santiamén compro cuanto necesitaba: un par de mudas, camisetas y unas zapatillas muy cómodas.

El tiempo había volado así que lo llevé a comer a un pequeño bar de tapas y tomamos huevos rotos con jamón.

Tuve que pedir una ración más. Le encantaron.

Nos volvimos a casa y después de tomar un té yo me fui a echar una siesta y Anand se puso a teclear su historia.

Enseguida me dormí pensando en lo agradable que sería seguir leyendo su historia después de cenar.

 

Me leí de un tirónJesús Muñiz González

3 comentarios en “Me leí de un tirón

  • el 05/04/2021 a las 1:43 pm
    Permalink

    Hola Jesús, buenas tardes. Muy bonito cuento. El será mochilero y

    Respuesta
  • el 06/04/2021 a las 7:04 pm
    Permalink

    Hola Jesús buenas noches el chico es mochilero y los mochileros no llevan nada, donde se paran ahí compran una muda de ropa y lo necesario para seguir su camino.

    Respuesta
  • el 10/04/2021 a las 3:50 pm
    Permalink

    Muy bonita historia buen trabajo!!!

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: