Madre no hay mas que una

nino.jpg “Mi mamá es la más bonita del mundo”. De esta manera tan contundente suelen expresar los niños lo que ven cuando contemplan a su madre.
Una forma de dar a entender la relación única y absolutamente genuina que existe detrás de una palabra singular: “mamá”.
Esa mirada de los hijos es un auténtico regalo y la mejor cura para tantos miedos, inseguridades y estereotipos que acosan a la mujer desde el instante en que descubre que su ideal de madre perfecta comienza a desmoronarse casi desde el mismo momento en que se corta el cordón umbilical. El patrón moderno de la madre todo-terreno enseguida hace aguas cuando el cuerpo dice “basta” agotado tras largas noches en vela, visitas al pediatra y cambios de pañal. Todo ello, sin embargo, no es más que un aperitivo del apasionante y complejo mundo de una maternidad recién estrenada.psjsec_colabppal-madre2.jpg
En el despliegue de amor hacia los hijos también se cuelan otras tentaciones: la madre clueca, excesivamente protectora, temerosa de la vida y defensora a ultranza de los derechos de sus hijos por encima de los otros; la madre guay, moderna, juvenil (al menos de apariencia) y siempre ‘al loro’ para ganar puntos en el afecto de los hijos; la madre psicóloga, quien se considera la única indicada para traducir los gestos y tratar las demandas de los suyos; la madre creativa volcada en crear un mundo amable y de fantasía que logre sortear al máximo el sufrimiento…
Pero caer en la cuenta de estos riesgos no debería generar madres desesperadas sino mujeres esperanzadas a quienes sólo les importa revelar un amor mayor, el de Dios, más allá de sus fragilidades.
Así lo hizo MARÍA, la madre del Señor, en su gesta más grande: el “hágase”, con el que primó la acción de Dios y mostró al mundo que la convivencia con la debilidad es el caldo de cultivo de la gracia, ésa que los niños captan cuando, al mirar a su mamá, exclaman: “No hay otra como tú. Eres la mamá más bonita del mundo”.

Por Mª Dolores López Guzmán

A %d blogueros les gusta esto: