Los números traviesos.

Los números traviesos vivían en un país lejano.

Era un país muy desordenado.

Por lo cual se reunieron en asamblea para buscar solución.

Después de un largo debate decidieron que sería bueno buscar a un experto en resolver problemas.

Luego Zorro y Pitón fueron elegidos para encontrar al experto.

Así pues preguntaron a unos y otros.

Pronto llegaron a la conclusión de que los más expertos eran Patito y Ardilla.

Acto seguido se fueron en busca de la parejita.

Patito se asustó cuando cuándo vio a Zorro y Ardilla no las tenía todas consigo al ver a Pitón.

El zorro
El zorro

En ese momento Zorro gritó:

-¡No temáis! Venimos en son de paz.

-Solo queremos que nos ayudéis con un problema.

Entonces Patito miró a Ardilla y ella a Patito.

-¿Crees que nos podemos fiar?

-No.

-¿Y qué hacemos?

-Por lo pronto yo me subo a una rama alta, donde esa no pueda alcanzarme.

-Pues yo me subo a esa roca. Desde ahí puedo volar.

Ya situados dijeron a Zorro y Pitón que se acercaran.

El zorro y la serpiente se acercaron.

-Yo soy Zorro.

Pitón
Pitón

-Y yo Pitón.

-¿Y vosotros dónde estáis?

-Aquí arriba yo.

-Encima de la roca, yo.

Al pronto Zorro y Pitón se miraron con extrañeza, sospechando si Patito y Ardilla no estarían un poco locos.

-Comprendemos que os extrañe nuestra postura.

-A fin de cuenta no nos conocemos.

-¿Qué queréis de nosotros?

En primer lugar habló Zorro.

-Tenemos un problema. Nuestro país está muy desordenado.

-Por tanto todo está manga por hombro- añadió Pitón.

-Así que solicitamos vuestra ayuda.

-Al parecer sois buenos resolviendo problemas.

Acto seguido Patito y Ardilla se hicieron señas.

Luego Patito tomó la palabra.

-Si queréis que os ayudemos tendremos que viajar a vuestro país.

Zorro miró a Pitón y luego se dirigió a Patito.

-Tendréis que confiar en nosotros.

-Eso está en razón. Confiaremos.

A continuación Patito y Ardilla se reunieron con Zorro y Pitón y sin más se pusieron en marcha.

Cuando llegaron al país de Zorro y Pitón, pronto Patito y Ardilla vieron lo que pasaba y sacaron conclusiones.

-¿Te das cuenta Ardilla? Los números aquí son muy traviesos.

-Además juguetones.

-Porque van en desorden.

-Encima no hacen bien las cuentas.

-Y brincan de un lado para otro.

-Así no hay manera de saber dónde está el 1 o el 2.

-Ni hay forma de saber cuando empieza el colegio.

-Cuando es la hora de comer.

-Pues todo está en desorden.

-¿Se te ocurre algo Patito?

-Tengo que pensar.

Con todo ello Zorro y Pitón se admiraban de lo rápido que Patito y Ardilla se habían hecho con el problema. Les trajeron comida.

Luego les dejaron tranquilos para que pudieran pensar con calma.

Después de una hora Patito dio un salto.

-¡Ya lo tengo!

-Qué bien Patito.

-Hay que organizar un concurso.

-¿Un concurso?

-Así mismo. Los números que consigan formar una cifra en menos tiempo recibirán premio.

-¿Qué premio?

-Un viaje al país de los ceros.

-¿Al país de los ceros?

-Naturalmente. Allí los números se divierten mucho porque todas las cifras son redondas.

Enseguida Patito informó a Zorro y Pitón de lo que habían ideado. En poco tiempo se organizó todo.

Los números estaban locos por participar en el concurso.

Así se alinearon en la salida.

Cuando sonó la campana y salieron como bólidos para formar cifras.

Parece que era más divertido que brincar y saltar en desorden.

Al poco tiempo disfrutaban desfilando en orden, 1, 2, 3, 4…

En resumen: El país se hizo ordenado.

Además las cuentas cuadraban.

Se llegaba puntual al trabajo y la escuela.

Cada uno hacía lo que qué tenía que hacer en el tiempo adecuado.

En conclusión que los números se dieron cuenta de que el orden es necesario.

Texto: Jesús Muñiz González

3 comentarios sobre “Los números traviesos.

  • el 5 de marzo, 2019 a las 19:18
    Permalink

    Muy bonito cuento y buenas enseñanza si no ponemos orden en nuestra vida todo ira pata ariba y todo va salir mar felicidades jesus

    Respuesta
  • el 15 de marzo, 2019 a las 11:21
    Permalink

    Me gusta mucho la moraleja del cuento y también que no siempre tenemos que juzgar sin conocer …como lo hacían con zorro y pitón . Felicidades Jesús

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: