Los martes y los jueves

Los martes y los jueves pasa el camión de la basura.

A pocos pasos de casa está el contenedor, para una docena de vecinos, más o menos.

Los lunes y los miércoles, siempre está lleno.

A este, solo se debe llevar lo que no es reciclable.

Los contenedores para el reciclado están un poco más lejos.

Es un paseo de diez minutos.

Una buena disculpa para un pequeño ejercicio.

Y si te da pereza, o llueve, siempre lo puedes llevar en el coche cuando vas al pueblo.

El que está cerca de casa es el general.

El papel lo quemó cuando hago brasas, lo orgánico se va al compost, el plástico y vidrio a los contenedores especiales para ello.

Gran parte de los vecinos ahí lo echan todo: plásticos, vidrio, papel… Y el contenedor está a rebosar.

El otro día apareció roto.

Es una muestra de lo poco que se cuida el bien común.

Luego nos quejamos de la administración, de los políticos, de la alcaldía.

Sin darnos cuenta de lo mal que administramos lo que nos corresponde como ciudadanos.

Si en lo poco, en lo sencillo, somos descuidados, ¿Que ocurre con lo importante?

Porque esto de la basura apenas exige esfuerzo.

Pero en la convivencia si hay que hacer algo para que sea posible.

La paz, la armonía, el orden, no se consiguen pasivamente.

Hay que actuar, trabajarlo.

Para convivir como personas tengo que tener el huerto del corazón bien labrado y abonado.

Tengo que regarlo para que nazca y crezca el fruto.

Tengo que arrancar las malas hierbas de la comodidad, el egoísmo y la soberbia.

Quién se tumba a dormir la vida será engullido por la maleza.

Es necesario el mantenimiento y la puesta a punto del corazón a diario.

Cómo diría Cantinflas: “Ahí está el detalle”.

Vamos a ello.

No sólo los martes y los jueves, todos los días.

 

Los martes y los juevesJesús Muñiz González

Un comentario en “Los martes y los jueves

  • el 06/09/2021 a las 11:04 pm
    Permalink

    Muy buen mensaje eso mismo le digo yo a la gente el síndico y el gobierno no tiran basura en la calle y cuando estamos arropado de basura le echamos la culpa a ello

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: