Los labios

labiosQuizás la parte más sensible de nuestro cuerpo, a mi modo de ver, son nuestros labios, aunque siempre estuvieron relacionados con la sensualidad en la pareja pues siempre nuestros escarceos amorosos comenzaran por los besos ardientes que incitan al deseo sexual. Yo no niego de que ésta sea así, pues como mujer también he vivido esa experiencia, pero creo que nuestros labios también puedes ser una fuente de amor fraternal, de amistad, de cariño…

El otro día mi nieta trajo a mi casa a un niño de dos años, hijo de una amiga. Cuando marcharon, el niño le dio un beso al abuelo (A mi marido, a mi no quiso). Para llegarle se subió al sofá. Él le puso la cara y se quedó asombrado al ver que le dio un beso en los labios. Entonces fue cuando mi nieta dijo que en su casa tenían la costumbre de besarlo, así por eso el niño lo hacía.

La casualidad hizo que a los pocos días me encontrara con una amiga a la cual hacía mucho tiempo que no veía. Iba con su hija y su nieto pequeño. Como fuimos a tomar un café, la hija se marchó y la abuela se despidió del niño besándolo en los labios. Me quedé un poco perpleja al ver de nuevo ese gesto.

Ya en mi casa me puse a darle vueltas a la cabeza: ¿Por qué no? Si nuestros labios son tan sensibles que podemos transmitir con ellos nuestro cariño a esa persona que queremos, ¿Por qué no demostrárselo de esa manera? Posando nuestros labios suavemente de forma Sutil y amorosamente, fraternal, demostrando todo el amor que damos y recibimos.

Ahora voy a contarles un hecho que se me ocurrió cuando tendría aproximadamente nueve años. Mi padre tenía un amigo (Mayor que él). Era capitán del ejército ya retirado, soltero y vivía solo. Mi padre lo veía todos los días en tertulia del casino y de vez en cuando lo invitaba a comer a casa (Le gustaba mucho como cocinaba mi madre). Aparecía con su bandejita de pasteles y a mi siempre me traía un chuchería, una pulserita, unas mariquitas recortables, en fin, algo que a mi siempre me hacía ilusión. Jugaba conmigo a las damas, ¡A veces hasta le ganaba!. Me lo pasaba muy bien con él. Un día llegó mi padre diciendo que estaba ingresado en el hospital militar (parece ser que tenía un cáncer de hígado). En aquellos tiempos hablar de cáncer era tabú, a mi no me dijeron nada pero por cosas que fui escuchando me enteré. Mis padres fueron a visitarlo varias veces y un día me dijeron si quería ir a verlo, fui con ellos. Me dio mucha pena, estaba ya muy malito y muy delgado. Cuando legamos estaba una sobrina con él. Aprovechando que estábamos nosotros, bajó a tomar un café. De vez en cuando abría los ojos, mi padre le hablaba y daba a entender que nos conocía. Salieron mis padres a fuera al “cigarrillo” y me quedé yo sola con él, de pie a lado de la cama, de pronto me puse de puntillas para llegarle y le di un beso en los labios. Fue un impulso espontáneo, que yo misma no sé porque lo hice. Abrió los ojos, me miró y dijo muy bajito “gracias”. Sentí una emoción tan intensa que salí a llorar al baño, no sé porque, pero no le conté nada a mis padres ni a nadie y ahora al escribir sobre los labios, me vino a la memoria aquel momento vivido, y después de tantos años transcurridos, aún me emociona recordarlo. Murió a la semana siguiente.

Estrella.

Un comentario en “Los labios

  • el 29/10/2009 a las 10:52 am
    Permalink

    Estrella, tu gesto es de una humanidad tremenda, ojalá tu corazón nunca muera a las emociones ante la desgracia de un ser humano. Ceneme

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: