“Los incendios forestales”

El pasado día 31 de marzo del presente año, sufrimos un grave incendio en el Parque Natural de Las Fragas del Eume, parque que está considerado como uno de los mejores del mundo. Tiene una superficie de unas 9.000 hectáreas, con sus lagos, bosques, el Monasterio de Caaveiro, antiguos molinos y una rica flora y fauna.

Doy un mínimo resumen del Parque para situarnos, aunque el tema son los incendios forestales.


El fuego afectó a unas 750 hectáreas, unas 500 de masa forestal y 250 de monte raso. Obligó a desalojar a Aldeas como O Coto, Vilariño, A Ribeira, Teixido y A Capela.
En estos momentos tenemos en vías de extinción de un gran incendio en Las Cortes de Pallas y de Andilla, en la provincia de Valencia y que ha afectado a cerca de 5.000 hectáreas y lo que es peor, en este caso hay un muerto, un experimentado piloto de helicóptero el comandante J. A. N. de 60 años de edad que ya había participado en 12 campañas, que cayó mientras cogía agua en el pantano de Forata y el accidente que sufrió otro helicóptero pero que por fortuna sus dos ocupantes resultaron con heridas leves después de efectuar un aterrizaje de emergencia.
Este incendio ha provocado el desalojo por parte de la Guardia Civil de unas 3.000 personas, que ha afectado a 20 municipios y que ha estado cerca de quemar sus casas.
En las declaraciones de estas personas nos dicen la angustia que han pasado sin saber lo que estaba ocurriendo alrededor de sus casas en esos momentos, sin dormir y sin poder hacer nada, únicamente esperar noticias. Las declaraciones que he visto en TV por parte de los afectados han sido desgarradoras como cualquiera que estuviese en su lugar.
Según parece el incendio ha sido provocado, de hecho ha sido puesta a disposición judicial una persona y está en libertad con cargos.
La Xunta de Galicia tenía previsto el envío de medios aéreos pero dada la buena evolución para extinguir este incendio, dicha ayuda ha sido rechazada por la Comunidad Valenciana
Por lo que dicen, los incendios forestales se producen por la caída de una rayo, incluso por un tozo de cristal, pero el resto están producidos por el hombre bien de forma involuntaria o provocados en su gran mayoría. Quien no ha visto que desde el vehículo que nos precede que tira una colilla encendida, pues seguro que todos lo hemos visto.
Desde aquí quiero expresar mi agradecimiento y admiración a todos los que colaboran jugándose la vida colaborando en la extinción de estos devastadores incendios.
Voy a empezar por los Pilotos de los helicópteros y avionetas que realizan esas peligrosas maniobras, tanto al coger agua como al lanzarla entre el humo. Supongo que con una visibilidad nula, tratando de que caiga en el lugar más indicado. De hecho no recuerdo ningún año que no haya habido un accidente mortal de este tipo.
Podemos seguir por los Brigadistas, de guardia permanente, nerviosos e impacientes esperando por si son necesarios sus servicios, desplazándose por esas pistas en medio del fuego y humo, que con sus escasos medios, como puede ser una motobomba con dos mangueras o utilizando esas especiales palas, con el fuego a sus pies, con dificultades hasta para respirar, las temperaturas que tienen que aguantar, eso sin descartar que un cambio de viento les deje rodeados por el fuego -como ocurrió en el incendio de Guadalajara en que murieron 11 experimentados brigadistas y que en el juicio que se ha celebrado recientemente no ha habido culpables-. Un incendio que empezó por una negligencia humana, por una barbacoa y que por no actuar a tiempo y rechazar la ayuda de otras comunidades para su extinción, adquirió esas dimensiones en las que ardieron 13.000 hectáreas. Solución, prohibidas todas las barbacoas, si hay un accidente de moto prohibir su circulación y así con todo. Para mí si ha habido culpables, los que no actuaron a tiempo y encima rechazaron la ayuda, vergonzoso.
Y para no extenderme mucho, incluir con los mismos méritos a los miembros de la U.M.E, a la Guardia Civil y ha todos los responsables que cumplen con su trabajo para extinción de estos incendios. Mención especial para los “irresponsables”, para mí, del incendio de Guadalajara y la pésima gestión para su extinción.
Gracias a todos y que veamos lo menos posible esos desoladores paisajes de un bosque quemado.

Félix

A %d blogueros les gusta esto: