Los cuidados faciales de mi suegra Elvira

mi-suegra-ElviraPiluca y Elvira charlan de sus cosas, mientras se dirigen hacia la parada del autobús que las llevará hasta la playa de Samil; allí merendarán como cada tarde en una de las terrazas, disfrutando las deliciosas puestas de sol de este  colorido otoño.

-Desde hace una temporada noto que nos miran, y no se por qué –Dice Elvira abriendo su cartera para coger la tarjeta del bus.
-Me alegro que saques el tema, porque de eso quería hablarte…
-Cuenta…
-El otro día escuché en la carnicería que hablaban de mí, decían que era la amiga de Elvira; sabían cosas de mi vida, y yo no las había visto jamás.
-Esto es muy raro Piluca.
-Si que es raro sí…
-A mi me llamaron la suegra Elvira en el súper, y  una vieja que no conozco le dio en el autobús un codazo a su marido y le comentó  que uso la “faja esterilizadora” de la figura de la mujer.
-Ay Por favor… ¿Y como lo supo?
-¿No te acuerdas que nos regalaron una faja a cada una en la reunión de los colchones ortopédicos, a lo mejor coincidimos con ella.
-No lo creo…
-Por alguna razón estamos convirtiéndonos en mujeres muy populares –Confirma Elvira asintiendo con la cabeza.
-Mira que si nos llaman del Sálvame para hacernos un “bolígrafo” de esos con los cables.
Piluca y mi suegra Elvira comenzaron a reír satisfechas.
-Pues tendremos que arreglarnos más.
-Uy, yo ya lo hago. Ayer me fui a la peluquería, porque al mirarme en el espejo me asusté… parecía una perra salida de una alcantarilla –Dice Piluca.
-Eso fue por lo del sábado cuando fuimos a la discoteca MADUROS, y te sacó a bailar aquel cojo, que te hizo sudar como una gata en celo.
-No es solo por eso…
-¿Por qué? -Pregunta Elvira con curiosidad.
-Me noto el cutis triste.
-Déjate de cutis triste, Piluca. Nosotras lo que necesitamos es una esteticista que tire bien de las arrugas, para ponérnoslas tiesas.
-¡¡¡Pero si la semana pasada fui a quitarme el pellejo de las células muertas de la cara y a comprar la  crema biológica integradora del ADN de la piel !!!
-Eso no es suficiente.
-¿Y que más tengo que hacer? –Pregunta Piluca con curiosidad.
-Yo  me pongo por la mañana la crema de día para abrir los poros, el serum reparador, el contorno de ojos y el anteojeras, primero que la crema tensora. Después el corrector facial con factor de protección 15. A mediodía antes de salir a tomar el vermouth me aplico una ampolla flash que estira la piel durante doce horas, y me doy la protectora y la crema de cuello.  De noche me desmaquillo, aplico el tónico aloe vera de proteínas de seda, junto a la crema resplandor total, y antes de acostarme me doy el extracto de las células frescas… Los sábados suelo hacer un extra y me aplico la mascarilla revitalizante con colágeno naciente y frambuesa salvaje, y cada quince días el peeling desincrustante y dos rodajas de pepino en los ojos.
-Ten cuidado Elvira, porque a Angélica, la suegra de Esmeralda se le estiró todo el cutis.
-Ay, no sabía
-Ella era mucho de echarse cremas, una tras otra, hasta que un día  le nació más cara.
-¿Le nació mas cara?
-Si.
-Ay, por favor…
-Fue entonces cuando un cirujano plástico de la cirugía estética de las facciones de Madrid, tuvo que operarla para retirarle toda la piel sobrante, y al tirar y estirar, y volver a tirar; la pobre mujer acabó con los pezones en las mejillas.
-Me quedo parva y congelada total.
Piluca entrecierra los ojos confirmando con una mirada que lo que acaba de contar es cierto. Elvira asustada se pellizca suavemente la cara para confirmar que todo continúa en su sitio… Parece que si, al menos… De momento.

Texto e  Imagen:  Miguel A. Méndez González

8 comentarios sobre “Los cuidados faciales de mi suegra Elvira

  • el 22 de noviembre, 2015 a las 11:18
    Permalink

    Claramente esta suegra es una mujer de carácter, muy divertida, resuelta y con las ideas claras.

    Afectuosamente: Ana.

  • el 22 de noviembre, 2015 a las 11:48
    Permalink

    Hacía tiempo que no entraba en la revista de coia, y me he encontrado con la sorpresa de leer un nuevo relato de humor de Mi suegra Elvira.
    Entretenida y con dosis altas de humor.

  • el 22 de noviembre, 2015 a las 13:37
    Permalink

    ¡Qué pena que no entraran las nueras en las opiniones! Pensemos que estén más actualizadas en conocimientos de productos cosméticos.
    Cualquier día veremos a Elvira y Piluca en el “bolígrafo” de Sálvame. ¡HORROR…!

  • el 22 de noviembre, 2015 a las 18:49
    Permalink

    permanecerá joven muchos años si se cuida tanto, pero mucha precaución .no le vaya a pasar como a su amiga
    a seguir así divertida y con mal caracter.

  • el 22 de noviembre, 2015 a las 22:26
    Permalink

    Me ha gustado mucho leer este relato, porque es cierto que hay muchísima gente que se gasta un dineral en cosméticos y operaciones faciales.
    Enhorabuena
    Guadalupe Aguilera.

  • el 23 de noviembre, 2015 a las 11:12
    Permalink

    Una buena clase de cuidados de belleza, me he reído un montón.

    SALUDOS.

  • el 23 de noviembre, 2015 a las 13:12
    Permalink

    Casi me pierdo a la suegra Elvira me acorde de mii suegra porque también se echa muchos potinges en la cara y esta bastate arrugada.

    Estela.

  • el 26 de noviembre, 2015 a las 12:27
    Permalink

    las mujeres debemos cuidarnos porque es un signo más de nuestra feminidad, un simpático relato.

    Esther

Comentarios cerrados.