Los colores mágicos

Los colores mágicos vivían en un mundo sin color.

Los colores mágicos eran cuatro.

El primero era muy fuerte, vivía en el oeste y se llamaba rojo.colores mágicos rojo

Después estaba el blanco, muy grandote, que habitaba en el norte.

En el este vivía el amarillo, el más sonriente.

Y el cuarto vivía en el sur, el azul, tan grandote o más que el blanco.

Nunca habían estado juntos.

Cada uno estaba a lo suyo y nada más.

Ellos no sabían que la belleza se alojaba en su interior.

Su vida era monótona.

Allí nunca pasaba nada.

Todos los días eran iguales.

Nada alteraba el transcurso del tiempo.

Hasta que un día aparecieron en el cielo nubes inmensas cargadas de agua, como globos gigantes hinchados de más, a punto de reventar.

Saltaron chispas, los truenos ensordecieron el espacio y los relámpagos deslumbraron con su luz cegadora.

Se desencadenó una gran tormenta.

Luego empezó a llover torrencialmente.

Enseguida se formaron ríos caudalosos que se precipitaron por las pendientes rugiendo como una jauría salvaje.

Se crearon muchos lagos y los mares crecieron y crecieron hasta ocupar las tres cuartas partes de aquel mundo.

Al cabo del tiempo las nubes se agotaron y surgió el sol con una gran sonrisa.

Después de tanta lluvia el sol calienta mucho el ambiente.

colores mágicos azulPor eso el color azul sintió un enorme deseo de zambullirse en las tranquilas aguas de un lago.

Sin pensarlo más, se tiró al agua.

En cuanto lo hizo, oh maravilla, toda el agua se tornó azul, como el mismo.

Y el azul se reía feliz al ver que las aguas eran como él.

También el amarillo quiso bañarse en aquel lago de un color tan bello.colores mágicos amarillo

No hizo más que tocar el agua y esta cambió de color, se puso verde.

colores mágicos verdesQué contentos se pusieron el azul y el amarillo, se abrazaban y saltaban felices.

Al verlos así, el rojo se tiró al agua sin más.

Nunca hubieran imaginado lo que pasó a continuación, pues el agua del lago se cambió a marrón.

Descubrieron que mezclándose nacían nuevos colores.colores mágicos marrón

Cómo gozaban entonces fabricando colores diferentes.

Se dieron cuenta que si se mezclaba el blanco, los colores se volvían más claros.

En cambio con el rojo se hacían más oscuros.

Aquello les parecía magia y por ese motivo se llamaron mágicos.

No se cansaban de mezclarse.

De este modo hicieron que los prados tuvieran muchas tonalidades verdes y el cielo azules.

Para los troncos de los árboles se mezclaron el verde y el rojo.

Con las flores y las frutas emplearon multitud de mezclas.

Desde que descubrieron esto no dejaban de mezclarse y fabricar colores.

Aquel mundo cambió completamente.

Aunque al principio era como un desierto sin color, pronto se transformó en un mundo multicolor.

Aunque el color que más abundaba era el azul.

Por esta razón mezclándose los colores el mundo fue más hermoso.colores mágicos flores

Mucho tiempo después nacieron animales de todo tipo.

Unos querían volar y agitaban las patas delanteras que con el tiempo se transformaron en alas.

Otros preferían arrastrarse por el suelo.

Los que preferían caminar tuvieron cuatro patas.

Finalmente surgió un animal con la piel muy delgada que caminaba solo con dos patas.

Su piel era una mezcla de todos los colores.

Desde luego no podían volar.

Tampoco eran muy fuertes.

En realidad eran frágiles y se rompían con facilidad.

No obstante ejercían un dominio sobre el resto de los animales.

Algo tenía que ver con su forma de mirar.

Se hicieron los señores de todo.

Pronto aprendieron a domesticar.

Desde entonces disfrutaban domesticando animales y plantas.

Sin embargo surgieron luchas entre ellos, porque unos querían mandar más que los otros.

Dejaron de mezclarse como los colores.

Se fueron a vivir a lugares distintos.

Se alejaron los unos de los otros, igual que los colores antes de mezclarse.

El mundo seguía siendo hermoso.

Pero no todos eran felices.

Muchos animales de dos patas estaban tristes.

Se enfadaban por cualquier cosa.

Los que no se mezclaban languidecían.

Unos pocos vivían felices e intentaban que los demás también lo fueran.

Cuando no lo conseguían la belleza se desvanecía.

En cambio cuando si aceptaban hacían fiesta.

Con estas fiestas los colores mágicos se animaban a seguir fabricando colores para que el mundo no dejara de ser hermoso.

Una vez que se descubre la belleza ya no se puede vivir sin ella.

Crear belleza es un privilegio.

Lo mejor de la belleza es compartirla.

Texto: Jesús Muñiz González

5 comentarios sobre “Los colores mágicos

  • el 8 de abril, 2019 a las 13:39
    Permalink

    Muy bonito el cuento asi esta el mundo uno quieren mandar mas que otro por eso la guerra y la.mataciones porque no llegan al dialogo

    Respuesta
  • el 9 de abril, 2019 a las 18:10
    Permalink

    Qué felices seríamos todos si supiéramos ver la belleza en las cosas más sencillas. Haríamos grandes creaciones, y no sólo de pintura.

    Respuesta
  • el 14 de abril, 2019 a las 3:11
    Permalink

    Igual que los colores mezclándose enriquece la belleza de lo que nos rodea. Que agradable sería que los animales de dos patas, les gustase mezclarse para sacar todas las tonalidades posibles de su interior y vivir en un mundo en armonía de colores.
    Pero en muchas ocasiones no queremos mezclamos convencidos de que nuestro color es el mejor sin más, y nos encerramos y no queremos ni dar ni recibir nada de los demás. Si eso anular tofo lo que no es nuestro color y con esa actitud nos quedamos en un mundo de colores puros pero muy pobres.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: