Lasaña de tomate y berenjena con costra

La temporada del verano es la ideal para degustar nuevas variedades de tomate y aumentar así las posibilidades en la cocina. Una de ellas es el tomate kumato. Es un tipo de tomate de reciente incorporación en los mercados, de manera que es probable que los consumidores desconozcan su existencia o las características que lo distinguen de otros tomates. Es de muy buena calidad por su intenso y exquisito sabor, con características muy parecidas a las del tomate raf excepto en el aspecto.

El tomate kumato procede de las Islas Galápagos. Actualmente, en España se cultiva principalmente en la región de Murcia.

Color verde casi negro.

La característica más diferencial de esta variedad es su color, de un verde muy oscuro que en algunos ejemplares es casi negro. Su tamaño es pequeño y se asemeja a una ciruela en cuanto a su forma. Pero, indudablemente, una de las características que más se valora es su auténtico sabor dulce.

Al tratarse de un tomate de buena calidad y de reciente incorporación, el tomate kumato puede no encontrarse en todos los establecimientos. En cambio, en tiendas más selectas es más probable adquirirlo. Conforme este tipo de tomate vaya siendo más conocido, aumentará la demanda y serán cada vez más tiendas las que lo incorporen entre sus productos.

El tomate kumato comienza a madurar desde dentro y, poco a poco, va madurando su parte exterior. Por ello, a la hora de la compra, conviene elegir los más consistentes y prietos.

Una fuente de vitamina C para el verano.

El tomate es un buen antioxidante con cantidades destacadas de sales minerales y vitaminas

El valor nutritivo del tomate kumato es muy similar al del resto de variedades, con la salvedad de que éste tiene más azúcares simples, los cuales le confieren su particular sabor dulce.

El tomate es un alimento poco energético, ya que el 95% de su composición es agua. Así pues, dos ejemplares medianos tan sólo aportan 30 calorías, por lo que es muy aconsejado en dietas de adelgazamiento.

También es una fuente importante de ciertas sales minerales, principalmente de potasio y magnesio. De su contenido en vitaminas destacan la B1, B2, B5, vitamina C y carotenoides como el licopeno, un pigmento que da el característico color rojo al tomate. Estas dos últimas sustancias tienen propiedades antioxidantes y de protección de nuestro organismo. Durante los meses de verano, el tomate es una de las fuentes principales de vitamina C.

Las berenjenas son una de las hortalizas que no precisamente se destacan por su aporte de energías, proteínas o calorías. Todo lo contrario, ya que su composición es de un 92 por ciento acuosa.

 

El mineral más abundante en las berenjenas es el potasio. Este es muy importante para el buen funcionamiento del sistema nervioso, como así también para la actividad muscular. Además tiene buenos niveles de yodo, sodio y magnesio.

 

Debido a su composición acuosa, puede llegar a ser un vegetal con propiedades diuréticas. Además se le endilgan propiedades adelgazantes, debido a que posee una buena cantidad de componentes de capacidad antioxidante

Ingredientes

  • 3 Tomates
  • 2 Berenjenas
  • 100g Queso para gratinar
  • 3 Huevos
  • Para untar Aceite de oliva
  • Al gusto Sal
  • Al gusto Pimienta

 

Elaboración

Precalentar el horno a 180ºC. Cortar los tomates y las berenjenas en rodajas. Batir los huevos y salpimentarlos. En una fuente refractaria untada con aceite, formar capas con la berenjena y el tomate, salpimentada cada una de ellas y regándolas con un poco de huevo batido. Cuando acabemos, regarlo todo con el huevo restante y espolvorear el queso por encima. Hornear la lasaña durante 20 ó 30 minutos, retirarla, dejarla enfriar un poco y servir.

Raquel

A %d blogueros les gusta esto: