Las Setas

Les voy a hablar hoy de las setas, un producto de la tierra, natural y sin abonos ni fertilizantes, pues nacen en la humedad de la tierra en bosques o montes. Es poco frecuente en nuestras cocinas aunque ahora en la nueva cocina innovadora que están presentando algunos cocineros de prestigio se está dando a conocer, solas o como guarnición. Yo la verdad no he pasado de prepararlas en un revuelto, sirven de guarnición tanto de carnes o de pescados. No sé que clase de beneficios pueden tener para nuestro organismo, pues no están catalogadas como vegetal por no producir clorofila.

Esto me recuerda que en mi casa, sí se cocinaba bastante, pues a mi padre le gustaban mucho y mi madre (que era una excelente cocinera) sabía cocinarlas de distintas maneras, yo la verdad las comía a la fuerza pues no era mi comida favorita y encima oía decir que algunas eran venenosas, mi madre las compraba a una señora que traía diversas legumbres de su casa y las vendía (sin puesto) en la plaza del progreso, esta plaza tenía fuera un trozo grande de terreno donde vendían las señoras una vez a la semana la mercancía que traían de sus casas, creo que era los viernes, mi madre decía que eran de toda confianza pues la señora las iba a buscar ella misma y las conocía, pero yo cada vez que se las veía lavar, ya se me encogía el corazón, era una cosa parecida a lo que me pasaba con el aceite de hígado de bacalao cuando veía la botella en la mesa a la hora de comer, era horroroso tomar aquello con lo mal que sabía, pero bueno, hay que acostumbrarse a probar de todo y que no os pase como a una hermana de mi padre que le cogió manía a los tomates ya de niña y por más que le decían que al menos que los probara nunca lo quiso hacer, cuando ya con hijos, quería enseñarles a comer de todo, uno le hecho en cara que ella tampoco probara los tomates y no podía saber si le gustaban o no y entones en un alarde de valentía cortó y sin aderezarlo siquiera se lo comió y con asombró comprobó ¡qué le gustaba! y mucho además, y luego decía, que pena cuantos años perdí de comer tomates con los ricos que son.

En fin que como ven ustedes hay que probar de todo, aunque su aspecto no nos guste, asi que ya saben a probar las setas que seguro que les gustan. Yo a mis años ya me acostumbré a su sabor y me gustan.

Gracias

ESTRELLA

Un comentario en “Las Setas

  • el 25/11/2010 a las 11:52 pm
    Permalink

    Me encantan las setas, en el pais vasco es toda una tradicion y un arte. En su epoca solo a la plancha con un poquito de aceite y ajo son un manjar…y, como bien dices, hayq ue probar de todo; un fuerte abarzo.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: