Las seis claves que hicieron de un hombre pobre un hombre rico.-

HombreEra un joven casado con dos hijos que como dependiente no ganaba lo necesario para mantener a su familia por encima del umbral de la pobreza. Inteligente, trabajador pero sin suerte. En la mayor desesperación viendo a sus hijos y a su esposa pasar necesidades, se decidió a trabajar una representación de colorantes y se prometió que nunca más ni él ni su familia pasarían hambre. Desarrolló el siguiente plan de actuación y lo basó en seis claves:

ESTÍMULO.- Su mujer y sus hijos no podían pasar necesidades y él era el responsable. Esto fue la chispa que impulsó el arranque de su:

AMBICIÓN.- Diariamente veía lo que iba progresando, al final de cada jornada hacía un balance de sus gastos y de sus ingresos. Pasó mucho miedo pero lo fue venciendo con la práctica y se daba cuenta de que cuantos más clientes veía, más ganaba, siendo los gastos casi los mismos. La ley de los promedios le favorecía, a eso denominó:

TRABAJO.- Empezaba a las ocho de la mañana a visitar clientes y pronto aprendió a realizar una lista el día anterior y con esto tener claros los objetivos del día siguiente. Pronto consiguió otras representadas, muchas de ellas a consecuencia de la recomendación de sus clientes que apreciaban su actitud de trabajador, preocupado siempre por mejorar su:

CAPACITACIÓN.- Estudiaba como dirigirse a los clientes por la mañana, como tenía que vestir, como tenía que presentar sus mercancías. No se olvidaba nunca, al final del ejercicio anual de enviar un detalle, a todos los clientes que a lo largo del año, le ayudaban con sus compras. Esto le llevó al :

INGENIO.- Pronto se las ingenió para crear su propio almacén con un pequeño stock de las cosas que más solicitaban sus clientes, tuvo su primeros empleados. Siempre le aterraba fracasar y no disponer del dinero para pagar a sus empleados a final de mes y en su honor tengo que decir que siempre pagaba dos o tres días antes de fin de mes.
Por último tuvo la gran suerte de elegir una buena:

OCUPACIÓN.- Estaba dentro del mercado industrial, en un momento dónde la industria estaba empezando a desarrollarse y había muchas oportunidades para un hombre decidido como él. Tenía otras cualidades, educado, correcto, cumplidor y serio. Estaba siempre atento a las necesidades de sus empleados. Era sensible y comprensivo. Escuchaba con verdadero interés a todos y trataba a sus empleados como colaboradores de la empresa.
Hoy puede decir que ha triunfado y a sus 77 años, sigue siendo el trabajador número uno de su empresa. En 100 años más que viviera, no gastaría lo que ha ganado.
METODO.- CON ESTAS SEIS CLAVES CUALQUIER HOMBRE PUEDE TENER ÉXITO, EN MAYOR O EN MENOR MEDIDA, PERO SIEMPRE MEJORARÁ
Ceneme.- 9-02-10

A %d blogueros les gusta esto: