Las restricciones a la mayoría

Las restricciones a la mayoría, provocadas por una minoría, es lo que pensé hoy.

Con esto de las restricciones en la hostelería, en los actos deportivos, conciertos, teatro, religiosos, el número de asistentes disminuye.

Hay una gran parte de la población que no puede ir.

Solo le queda la opción de quedarse en casa o pasear.

Pienso que hay otras necesidades para las reuniones o encuentros que no están incluidas entre las enumeradas.

Como son muchas de las que se desarrollan en los centros sociales, asociaciones de vecinos, y otras.

Una gran parte de los ciudadanos, somos humildes y honestos, cumplidores de las leyes y que acudimos a vacunarnos.

Es decir, que nos cuidamos y cuidamos también de no contagiar a nade.

Lo triste es que estemos sometidos a la tiranía de unos pocos, que no creen en la vacuna, ni en la medicina, ni en nada que no sean ellos mismos.

Es una postura prepotente, arrogante, egoísta y provocadora.

Pues yo no me voy a dejar provocar.

Sigo abogando por la paz, la solidaridad, la comprensión.

Mi admiración para los sanitarios, que arriesgando su vida, intentan salvar la vida de todos, incluso de los desaprensivos, a los que no les importa nadie.

Que la actitud de unos pocos no amargue nuestra vida.

Vamos a iluminar nuestras calles con una sonrisa.

 

Las restricciones a la mayoríaJesús Muñiz González

A %d blogueros les gusta esto: